ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 908 El viaje de negocios

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8628

Actualizado: 2019-12-23 00:02


Fue decisión de Sheryl seguir con BM Corporation y llevar a cabo su última tarea. No obstante, sintió como si lo hiciera por obligación. Aunque su corazón estaba en otro lugar, en Cloud Advertising Company, ella trataba de cumplir con sus deberes. A la mañana siguiente se despertó muy temprano, desayunó y se despidió de Amy antes de salir a trabajar. Cuando llegó a la puerta de la compañía, descubrió que alguien había llegado antes que ella.

"Señorita Ye", Sheryl saludó a Holley con voz débil. Desde que Holley la había amenazado, ya no la trataba como antes. Pero como tenía que seguir trabajando allí, era inevitable saludarla.

Holley miró a Sheryl y sonrió. "Sher, tú también has llegado muy temprano", respondió Holley mientras tomaba la mano de Sheryl de manera amable y confiada. Ella dijo con voz entusiasmada: "Pensé que los demás entraban más tarde. No esperaba que vinieras a trabajar tan temprano. Gracias a Dios ahora puedo charlar contigo para matar el tiempo".

Un destello de alegría apareció en el rostro de Holley, como si no hubiera pasado nada malo entre ellas.

Sheryl percibió el fingido gesto de Holley y puso una sonrisa diplomática mientras retiraba su mano de la de ella. En ese momento se dio cuenta de que no podía subestimarla. La actitud insidiadora de Holley la había asustado.

Sheryl respondió manteniendo la sonrisa en su rostro: "Este es el último trabajo que voy a realizar en esta compañía. Solo trato de hacerlo adecuadamente".

Luego miró a Holley y continuó: "Señorita Ye, renunciaré cuando termine. Espero que no intentes evitar que me vaya".

Holley sonrió con ironía y respondió: "¿Todavía me culpas por lo que pasó aquel día?". Ella miró a Sheryl con los ojos curiosos.

"¿Por qué debería hacerlo?", respondió ella con voz tranquila, ocultando su descontento. "Eres la directora de esta empresa. Es lógico que me pidas que haga algo", agregó Sheryl mirándole a los ojos.

Holley entrecerró los ojos para parecer más seria y dijo: "Sher, en ese momento no me quedaba otra opción. Espero que lo entiendas". Holley se detuvo por un momento, lanzó un suspiro y continuó: "Sheryl, deberías conocer la situación actual de nuestra compañía. En aquel entonces nos estábamos quedando sin personal. Hasta Sue se tomó la licencia de maternidad. No tuve más remedio que solicitar tu ayuda".

Holley fingió sentirse culpable y agregó: "Sé que me culpas, pero... espero que puedas entender mis preocupaciones. No es nada personal".

"Señorita Ye, estás demasiado susceptible", respondió Sheryl con una sonrisa. "En realidad no ten

culpara ante Holley, ya que no se encontraba bien para asistir a la cena e iba a acostarse temprano.

Susan inmediatamente se preocupó por ella y preguntó: "Sher, ¿qué te pasa? ¿Tienes fiebre?".

Caminando hacia Sheryl, Susan le tocó la frente y le dijo: "Gracias a Dios no tienes fiebre".

Luego frunció el ceño y agregó: "Estabas bien hace un momento. ¿Cómo puedes sentirte mal de repente?". Ella le lanzó una mirada penetrante a Sheryl.

A Sheryl le causó gracia esa repentina preocupación típica de madre que mostró Susan. "Estoy bien", respondió ella con una sonrisa. Luego agregó: "Estoy un poco cansada y quiero descansar".

Al escuchar las palabras de Sheryl, Susan levantó las cejas y dejó escapar un largo suspiro. Entonces dijo: "Eso está bien. Empacaré la comida y te la traeré".

"Gracias", Sheryl expresó con sinceridad su gratitud y sonrió para apreciar el gesto.

Susan bajó para unirse al equipo, pero no consiguió dejar de preocuparse por Sheryl. Holley frunció el ceño al ver a Susan salir de su habitación sola sin Sheryl y no pudo evitar preguntar: "Susan, ¿dónde está Sheryl? ¿No vendrá?".

"No se siente bien y le gustaría descansar", respondió Susan rápidamente. "Le llevaré la comida a la habitación, no se preocupe", agregó Susan. Pero Holley parecía enfurecida y estaba lejos de quedarse tranquila por su respuesta.

"No podemos dejarla sola", dijo Holley con el ceño fruncido. "Es la primera fiesta que hacemos. ¿Cómo no va a venir? Además, necesito discutir el acuerdo de mañana con todas ustedes durante la cena", continuó Holley.

Entonces miró a Susan y dijo con voz severa: "Ve arriba y llámala para que se una a nosotros ahora. Dile que la esperaremos hasta que baje".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir