ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 915 La estrategia perfecta

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7562

Actualizado: 2019-12-24 02:59


"¿Qué estás haciendo?", Sheryl entró en pánico cuando vio el comportamiento agresivo del hombre, ella se dio cuenta de que Holley estaba dispuesta a destruirla de un solo golpe.

Sheryl arrugó el ceño frustrada y estiró los brazos para recuperar su teléfono, pero el hombre era claramente más fuerte y más alto que ella, era obvio que Sheryl no podría ganar contra él.

Él miró hacia su dirección y dijo: "Confiscaremos su celular hasta que la actividad haya terminado, si quiere ir a algún lado la acompañaremos. Pero le recomendamos que permanezca en silencio, nunca se sabe cuándo pueden ocurrir accidentes, más vale prevenir que lamentar". Su voz estaba mezclada con una clara advertencia.

Sheryl nunca había esperado que la mantuvieran encerrada, además, no había forma de que ella se pusiera en contacto con Charles en ese momento, por lo que tenía que depender de sí misma para salir de aquí.

"Llévatela", le ordenó Holley al hombre.

Él asintió, se giró hacia Sheryl y le dijo: "¡Vámonos!".

Sheryl se vio obligada a ir con él, pero ella también estaba planeando su fuga.

Holley se burló al ver cómo se la llevaban, ella no le había contado a Sheryl nada acerca de sus planes del día siguiente para que no pudiera decirle nada a Charles.

Holley creía que esta vez tendría todo bajo control y Sheryl no podría huir tan fácilmente.

"Señorita Ye...", Coral observó a Sheryl alejarse y se dio cuenta de que ella había estado diciendo la verdad todo este tiempo.

Coral necesitaba dinero, pero quería encontrar una forma digna de ganarlo.

Holley se volvió hacia las modelos y sonrió desdeñosamente, entonces un escalofrío recorrió la columna de Coral. "Sé que todas ustedes están confundidas en este momento y se sienten obligadas a creer que Sheryl estaba diciendo la verdad, ¿cierto?", preguntó ella.

Todas las chicas permanecieron en silencio, algunas de ellas susurraron entre sí pero no levantaron la voz, finalmente Coral dio un paso adelante y dijo: "Sí". Ella miró a Holley con el ceño fruncido y continuó: "Señorita Ye, usted conoce la situación económica de cada modelo en la empresa. Nosotras elegimos esta carrera para ganar dinero y mejorar la vida de nuestras familias, hacemos uso de nuestra apariencia para ganar efecti

Sheryl renunció a su trabajo?', se preguntó ella.

Nadie se sorprendió de que Sheryl hubiera renunciado a su trabajo, pero la forma en que Holley la trató había sido demasiado cruel.

"¿No te vas a ir?", le preguntó una modelo a Coral. Las otras modelos estaban relajadas ahora que sabían que estarían a salvo mañana, Coral era la única que continuaba molesta.

Ella sentía pena por Sheryl y no podía evitar preocuparse por su propio futuro.

"Sí, de hecho ya me voy", exclamó Coral. En su camino de regreso al hotel, ella no dijo ni una sola palabra.

Al verla tan callada, una modelo intentó animarla, "Deja de preocuparte, la señorita Ye ya nos explicó todo, ¿cierto? Ese no es nuestro problema. Además, a ti ni siquiera te agrada Sheryl. Deberíamos aprovechar esta oportunidad para enseñarle una lección para que nunca vuelva a comportarse tan orgullosa y arrogante ante nosotras".

"¡Es suficiente", espetó Coral. Ella se sintió incómoda cuando escuchó esas palabras y se puso más nerviosa, entonces le gritó furiosa a su colega: "¡Sólo cállate y déjame en paz!".

La modelo la miró con desprecio por no estar agradecida con sus amables consejos, así que se dio la vuelta y caminó hacia las demás, dejando sola a Coral.

Coral se burló con frustración cuando vio la felicidad en todos los rostros de las modelos como si nada hubiera pasado.

'Están siendo demasiado ingenuas, esta vez Holley obligó a Sheryl a vender su cuerpo, ¿quién será su próxima víctima?', se preguntó a sí misma.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir