ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 921 Puedes intentarlo

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10300

Actualizado: 2019-12-25 00:26


Durante un tiempo, Holley había estado observando de cerca los progresos de Chuck, que al parecer, no podía esperar para poner sus sucias manos sobre la delgada cintura de Sheryl. Cuando esta notó que ese hombre malvado la tocaba, lo apartó con ira y con los ojos ardiendo de asco, le exigió: "Sr. Zhang, por favor sé más respetuoso".

"¿Respetuoso?", se burló Chuck cuando escuchó esa palabra, que nunca había formado parte de su vocabulario. "Es gracioso que digas eso. He pagado así que ahora, eres mía. ¿Por qué tendría que inclinarme ante algo que me pertenece? Déjame advertirte que será mejor que seas más dócil".

"¡No me toques!", le avisó la mujer furiosa, lanzándole otra mirada dura mientras las manos del hombre volvían a buscar el camino hacia su cintura. "¡Te arrepentirás si lo intentas de nuevo!".

"Bueno, bueno, eres muy rebelde", comentó Chuck, dándole una sugerente respuesta. "Muy bien, muy bien. Definitivamente, me gustas", añadió. Era como si estuviera admirando una obra de arte.

Con una mirada fría, preguntó en un tono desdeñoso: "Solo por curiosidad, ¿qué harás si te toco?".

"¡Inténtalo y lo descubrirás!", lo desafió, entrecerrando los ojos. "Sr. Zhang, creo que eres alguien importante en esta ciudad, y el estatus de las personas que están aquí contigo no puede ser bajo, ¿verdad? Muchos de ellos son incluso socios e inversores potenciales, así que, si alguna vez descubren el trato secreto que tienes con Holley, ¿se verá afectada tu reputación? Y por extensión, supongo, ¿tus negocios también?".

"¿Acaso me estás amenazando?", se burló Chuck. El cazador estaba claramente ofendido por el intento de contraataque de su presa. Incluso en ese momento, todavía se negaba a ceder a pesar de sus intentos de dominarla. "Perfecto. No eres como cualquier mujer, no es extraño que Charles te desee".

Sus repentinas palabras la confundieron. "¿Conoces a Charles?", preguntó. Verla atónita complació al hombre vicioso.

"Por supuesto", replicó. "No solo lo conozco sino que también hasta acabo de tener una negociación comercial con él".

"Entonces está...", dijo Sheryl, pero sus palabras se fueron apagando. La mujer examinó los alrededores, esperando ver la cara familiar. Si él también estaba allí, estaría perfectamente a salvo. Nadie podría lastimarla, no en su presencia.

"Sé lo que estás pensando, puedes dejar de buscarlo ahora mismo", aconsejó el hombre. "Tu querido Charles no está aquí".

Con esas palabras, el pequeño rastro de esperanza que le quedaba desapareció inmediatamente. Su rostro mostraba claramente su decepción, lo que trajo más alegría a Chuck.

Al fin, pudo observar una señal de derrota en su víctima, que tenía una fuerte voluntad. Riéndose, se burló de ella: "Mírate a ti misma, ¡qué cara tan deprimente! ¡Es tan patético!".

No mostró ninguna simpatía por esa lamentable mujer, más aún, se alegró de ello. "¿Qué tiene de bueno Charles para que estés tan enamorada de él? ¿Por qué no me eliges en su lugar? Te proporcionaría todos los meses una cantidad satisfactoria de dinero, suficiente para que te l

que Sheryl sospeche".

Cuando Coral sostenía la copa de vino, tenía la sensación de cargar con el peso de una montaña y apenas un minuto más tarde, se dio cuenta de que se debía a su ética. A diferencia de Holley, tenía sus principios. Pero por el otro lado estaba el dinero, que podía determinar el destino de su hermana menor, que tendría un futuro mucho más brillante con un título universitario decente en la mano. Al final, su sentido de la moral perdió la batalla, y cedió.

En voz baja, se susurró a sí misma: "Sheryl, por favor, no me culpes. No tengo otra opción".

Dirigiéndose hacia ellos, se paró delante de Chuck para proteger a Sheryl de ser molestada por el hombre cachondo.

"Sr. Zhang, ¿qué ha pasado? ¿Por qué está tan enojado?", empezó. "¿Quién eres tú?", preguntó Chuck con impaciencia.

Sonriéndole, respondió: "Me llamo Coral, trabajo en la misma compañía que Sheryl. Holley me pidió que le dijera que necesita hablar con usted ahora, lo espera allí".

Luego, señaló en la dirección donde se encontraba. En el momento justo, la mujer mencionada lo saludó inocentemente.

"Bueno, volveré en unos minutos", le lanzó a Sheryl antes de irse.

Tan pronto como estuvo fuera de alcance de sus oídos, Coral preguntó: "¿Estás bien?".

"Sí", respondió Sheryl. "¿Por qué estás aquí? ¿No le tienes miedo a Holley? ¿No sabes que habrá consecuencias si te involucras en este desastre?".

"Ella no me importa en este momento", respondió Coral, frunciendo el ceño. "Tenemos que marcharnos".

Apuntando con el dedo hacia la puerta, le aconsejó: "Ahora, mientras nadie te presta atención, ¡corre!".

"Es inútil", respondió impotente Sheryl, diciendo la verdad. Por mucho que quisiera salir corriendo, era consciente de que no había forma de escapar. Holley había organizado a su gente para que vigilaran la salida, y se había asegurado de que la enviaran de vuelta adentro en el momento en que intentara irse.

"Entonces, ¿qué hacemos?", preguntó Coral. "¿Nos limitamos a esperar a que este hombre tan desagradable regrese?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir