ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 947 Ya se puede ir

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8310

Actualizado: 2019-12-30 03:33


Sheryl no tenía intención de quedarse de brazos cruzados, ya que fue Holley quien comenzó la pelea. 'Le haré pagar por haber puesto sus manos sobre Susan. Nadie tiene el derecho a lastimar a las personas que son importantes para mí', pensó ella.

Mientras tanto, en el hospital, Susan portaba una expresión de impotencia mientras miraba a Cary.

"Señor Su, ¿qué es lo que quieres?", preguntó Susan con el ceño fruncido. Cary llevaba más de tres horas quedándose en la sala, pero aún no estaba dispuesto a irse. Eso por sí solo representaba una gran molestia para Susan.

"Ya te conté todo lo que sé. ¿Qué más quieres saber?", continuó diciendo ella, pero su visitante seguía sin responder. Como estaba comenzando a perder la paciencia, ella agregó: "Estoy cansada. ¿Podrías salir y dejarme sola, por favor?".

"Claro", respondió Cary perezosamente mientras miraba a la paciente. De alguna manera le parecía que Susan era linda.

"Pero primero debes comer la papilla", él se atrevió a negociar con una sonrisa astuta dibujada en su rostro. Cary levantó el tazón de gachas, lo colocó delante de Susan para después decirle con ternura: "Me iré de inmediato en cuanto termines de comer esto".

Susan no tuvo más remedio que aceptar su oferta, por lo que de mala gana, extendió la mano para quitarle el plato de gachas. Mirando a Cary, ella preguntó: "¿En serio?".

"Sí", confirmó Cary con una sonrisa.

Si no hubiera sido por Sheryl, Susan ya habría echado a Cary de su habitación.

Cuando estaba a punto de tomar el tazón de gachas, de repente él lo agarró con más fuerza. Por lo tanto, Susan terminó frunciéndole el ceño y le preguntó: "¿Qué estás haciendo? ¿Cómo voy a poder comer las gachas si no me das el tazón?".

Por otro lado, Cary no estaba para nada enojado. Al encontrarse con la mirada inconforme de Susan, él sonrió y dijo: "Permíteme que yo te alimente. Ahora eres una paciente".

"Solo me rompí las piernas, no me rompí las manos. Yo sola puedo encargarme de esto", espetó la mujer poniendo los ojos en blanco. Luego le lanzó una mirada de sospecha a Cary y le preguntó: "¿Pretendes engañarme?".

"¿Por qué lo haría?", respondió Cary con un aire de inocencia. Luego, con una sonrisa radiante, la persuadió: "Vamos, cariño. Abre la boca", dicho esto, él le dio una cucharada de gachas. En consecuencia, un repentino impulso de querer golpearlo cruzó por la cabeza de Susan. Sin embargo, terminó mordiéndose los labios mientras apretaba los puños, haciendo to

s de agregar: "¿Dónde están tus modales? ¿Por qué estás siendo tan grosera? Vino a visitarte de buena fe, pero mira cómo lo tratas".

"Papá, tú no sabes que él...", Susan vaciló porque no sabía cómo explicarle la situación a su padre. Jeremy Su todavía puso una cara larga. Obviamente, no tenía la intención de escuchar la explicación de su hija. Dirigiéndose a Cary, sonrió torpemente y se disculpó: "Lo siento. Mi hija es una malcriada por mi culpa, y por eso a veces se comporta de una manera ofensiva".

"Está bien", dio Cary con una sonrisa radiante. Al no ver ningún rastro de disgusto en el rostro del joven, Jeremy Su lanzó un suspiro de alivio y le dijo a Cary: "Por favor, tome un poco de comida. Como Susan ya almorzó, usted puede comer lo que traje. Si lo desea, le pediré a su madre que a la próxima prepare algo de comida para usted".

"Es muy amable de su parte, pero...", aunque Cary actuó como si hubiera rechazado la propuesta de Jeremy, ya se había llevado la comida a la boca.

"¡Guau! Sabe delicioso", comentó él con una amplia sonrisa. Al no resistir la tentación que le provocaba estar ante una comida deliciosa, tomó otro bocado y se lo comió con gusto. No soltó los palillos hasta que se comió todos los ravioles.

"Parece que le fascinan demasiado los ravioles", dijo Jeremy Su, quien sonrió de oreja a oreja al notar lo mucho que el joven apreciaba la comida que trajo. Él continuó: "Siéntase libre de pasar por mi casa cuando tenga tiempo. Le pediré a mi esposa que cocine los platillos que mejor sabe preparar. Estoy seguro de que a usted le encantarán".

"Trato hecho", accedió Cary mientras sonreía triunfantemente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir