ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 968 La guinda del pastel

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8733

Actualizado: 2020-01-04 00:02


Luego de una pausa, la mujer continuó hablando, con la mirada fija en Sheryl: "Además, ya hice un compromiso. Así que te sugiero que lo pienses con calma y tomes la decisión correcta".

"Tú...", Sheryl se dispuso a decir algo. En ese momento estaba sumamente aturdida y pensó: 'Esta mujer me está haciendo perder la paciencia'. Sin poder aguantarse más, finalmente le dijo: "¿Sabes? Me cansé de razonar contigo". Luego se volvió hacia Charles y le advirtió: "Cariño, no te involucres en esto, por favor; llamaré a la policía y que ellos se encarguen".

Inmediatamente sacó su teléfono y cuando estaba a punto de marcar el número, Charles la agarró por el brazo y le suplicó: "Cariño, no es nada grave; si lo que quiere son veinte mil dólares, entonces démoselos y acabemos con esto de una vez por todas".

"No lo entiendes, no es el hecho", gritó Sheryl con ira. Se quedó viendo a Charles por un momento antes de expulsar todo lo que tenía por dentro. "¡Nos está chantajeando! No puedo permitir algo así. ¡De ninguna manera le daremos ese dinero!".

Charles tampoco quería rendirse tan fácilmente, pero no quería armar una escena allí. Como hombre de negocios, siempre estaba un paso por delante y ya tenía un plan para lidiar con ellos. Nunca permitiría que esa mujer se aprovechara de su esposa de esa manera. Sosteniendo las manos de Sheryl, trató de convencerla para pagarle el dinero. "Confía en mí", agregó, "Te prometo que esto no terminará así".

La mirada extenuada de Sheryl lo preocupaba, lo único que quería era terminar con el asunto para que ella pudiera descansar cuanto antes.

"Veinte mil dólares ¿no es así?", le preguntó nuevamente, con toda tranquilidad. Era la calma que anticiparía la tormenta que se vendría. Se quedó viendo a la mujer con desprecio, esperando su respuesta.

"Así es", respondió ella al instante. Al haber presenciado la escena entre ellos, le comentó: "Tu novia es demasiado joven e irracional. Me alegro de que seas lo suficientemente inteligente como para entender que esta es una situación en la que todos podemos ganar. Pues si la aseguradora se involucra, esto podría tornarse turbio...".

Charles le dio la espalda antes de que la mujer pudiera seguir hablando. Inmediatamente se fue a su automóvil y le trajo los veinte mil dólares. El rostro de la mujer se iluminó al ver todo aquel efectivo y bastaba para que dejara de parlotear. Seguidamente, Charles le dio el dinero y le exigió: "Adelante, cuéntalo".

"Oh, no hay necesidad", dijo la mujer, tomando el efectivo a toda prisa. "Confío en tu palabra". Completamente cegada por la emoción, no se dio cu

e decirle cosas horribles. Aterrorizada, la mujer trató de alcanzarlo nuevamente para calmarlo y fue entonces cuando él la golpeó con un ruido seco, tirándola contra el auto. Luego, ella cayó al suelo y se quedaba allí, temblando.

Cuando terminó la escena, Charles encendió el auto y se puso en marcha.

Antes de dejar el lugar, le echó un último vistazo a la mujer y estuvo seguro de haber tomado la decisión correcta.

En el trayecto a casa, Sheryl permaneció muda, completamente absorta en sus pensamientos. Cuando llegaron a Dream Garden, ella se bajó del auto y se fue directamente a su habitación. Charles la siguió al interior y cerró la puerta tras él. Seguidamente, apoyó la mano sobre la suya y le dijo: "¿Qué ocurre? ¿Estás enojada conmigo?".

"No entiendo por qué hiciste eso", Sheryl frunció el ceño y apartó su mano antes de continuar: "Ese hombre no me hizo nada; más bien, me defendió. No creo que se merezca algo así", se quejó.

"Sher...", empezó a decir Charles. "Si bien lo hice para vengarte, también decidí hacerlo por otras razones", le confesó él.

Intrigada, Sheryl preguntó: "¿A qué te refieres?".

Luego, él le brindó una sonrisa tierna y le explicó: "Marcus Song quizás sea inteligente y experimentado, pero no tiene el carácter de un verdadero líder. Tan solo mira lo fácil que se dejó influenciar por los caprichos de su esposa. No puedo permitir que una persona como él ocupe un puesto tan importante en mi empresa. En los negocios de alto rango tendrá que lidiar con gente muy experimentada e influente, además de instituciones públicas y financieras; dime, ¿qué pasaría si su esposa lo convence de recibir sobornos o algo por el estilo? Me temo que no puedo tomar ese riesgo, ¿si me entiendes?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir