ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 971 La fiesta de cumpleaños

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9298

Actualizado: 2020-01-04 00:52


Finalmente, el gran día llegó. Era el cumpleaños de Helin, un gran evento, así que Sheryl se levantó antes de su hora habitual. Se preparó y manejó directamente hacia el hotel donde se celebraría la fiesta. Después de dejarle su auto al mayordomo para que lo estacionara, llegó al salón donde tendría lugar la celebración. Lo recorrió para supervisar al personal, comprobando la disposición de las sillas y mesas, las decoraciones florales y la comida. Después de hablar del diseño con el equipo, agarró su teléfono para asegurarse de que el maestro de ceremonias llegaría a tiempo.

Alrededor de las nueve de la mañana, Helin también llegó. Entró en el salón de fiestas impecablemente arreglado, miró a su alrededor con asombro y no pudo evitar apreciar la organización perfecta que había realizado Sheryl, que estaba allí de pie, tomando buena nota de la satisfacción en el rostro de Helin. Pronto, sus miradas se encontraron e intercambiaron una sonrisa formal. Sheryl se adelantó parta conducirla dentro de la sala

y mientras caminaban, Helin se quedó maravillada, pensando: 'Me encanta la decoración, estoy segura de que mis invitados también estarán impresionados'. Aunque estaba molesta con Sheryl por negarse a ayudarla, no pudo evitar apreciar sus esfuerzos para armar un diseño tan espectacular para su cumpleaños.

"Srta. He, el trabajo está casi terminado. ¿Qué opinas? Te ruego que me avises si tuvieras algún requisito adicional", le dijo Sheryl educadamente, mientras se adelantaba y se detenía frente a Helin. Esta mantuvo una cara seria y respondió suavemente, sin mirarla: "No está mal".

Sheryl lanzó un suspiro de alivio.

"Vigílalos, tengo que marcharme", dijo Helin, echándole una mirada rápida.

Su siguiente parada era el salón de belleza, uno de los mejores de la ciudad, donde había reservado una sesión de maquillaje. Giró su muñeca para comprobar la hora en su reloj de pulsera y pensó: 'Tengo que darme prisa'.

Sheryl la miró y respondió: "Sí, eso haré".

Helin le dio unas palmaditas en el hombro y dijo: "Te daré una buena recompensa por esto". Sheryl se sintió incómoda mientras seguía con los ojos cómo la mano de Helin llegaba a su hombro, por lo que esta la retiró.

Mantuvo una expresión indiferente frente a la reacción de Sheryl, mientras hablaba y se iba del lugar de la fiesta. Al parecer, ya la trataba como a una subordinada.

Sheryl se molestó pero ignoró su actitud arrogante y después de que se marchara, salió y compró algunas bebidas y frutas para los trabajadores. Después de todo, era un día caluroso y todos habían estado sudando para crear el arreglo perfecto.

Sheryl entregó las bebidas personalmente a cada empleado, y todos la miraron con respeto y agradecimiento. Entusiasmados y enérgicos, volvieron al traba

ar la puerta todavía. Su expresión evidenciaba la angustia que sentía.

Heron era completamente indiferente a los sentimientos de su hija, la miró con severidad y dijo: "Te he dejado hacer lo que querías desde tu niñez pero esta vez, no haré ninguna concesión. Si te atreves a hacer algo en contra de mi voluntad, no me culpes por herir tu amor".

Dicho eso, se dio la vuelta y se alejó. Helin seguía mirando su espalda, hirviendo de ira.

Sheryl le recordó: "Srta. He, son las siete, no creo que quede esperanza alguna de que venga, y los invitados están esperando que empiece la celebración".

"Ya veo", respondió Helin, impasible. Apartó la mirada de Sheryl porque todavía estaba enfadada con ella. '¿Habría venido Roger si hubiera aceptado hacerme el favor?', se preguntó.

"Está bien, entonces, que comience la fiesta", dijo finalmente, sonando totalmente deprimida mientras lanzaba otra mirada expectante hacia la entrada del salón.

Sheryl convocó al maestro de ceremonias para que diera su discurso.

"Aquí abrazamos el próspero verano, mientras nos reunimos para celebrar la fiesta de cumpleaños de la señorita Helin He. En primer lugar, ¡permítanme compartir mi sincero agradecimiento a todos los estimados invitados en nombre de la anfitriona!". Cuando la voz cautivadora del maestro de ceremonias resonó por la sala, una ola de aplausos estalló entre la multitud. "Ahora, demos la bienvenida a nuestra cumpleañera...".

A pesar de que lo repitió varias veces, Helin se quedó quieta, como si no oyera nada. Estaba distraída. La cara de Heron se ensombreció de furia. Sheryl fue hacia Helin y le susurró: "Es tu turno, Srta. He".

Su recordatorio rompió la ensoñación y se apresuró al escenario, caminando hacia el presentador. Tomó el micrófono y se dirigió a los invitados con una sonrisa; una sonrisa que no llegó a sus ojos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir