ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 985 La trampa de Donna

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7420

Actualizado: 2020-01-07 00:56


Después de terminar su trabajo, George se dirigió directamente a la casa de su madre y en cuanto entró, vio una gran variedad de deliciosos platos en el comedor y a Sula poniendo la mesa junto a Donna. 'Realmente parecen madre e hija, no es de extrañar que Holley se ponga celosa', pensó.

Cuando Sula oyó que la puerta se abría, se dio la vuelta y lo vio. Su rostro se iluminó de alegría y exclamó: "¡George, has llegado! La cena está lista, ¿por qué no vas a refrescarte?".

"Hum", respondió George rotundamente.

Durante la cena, no hablaron de la subasta benéfica. Después de la deliciosa comida, George se acomodó en el sofá del salón y miraba la televisión mientras Donna iba a la cocina. Consciente de que los dos podrían necesitar algo de intimidad, Sula se retiró a su habitación en el piso de arriba.

Donna trajo un plato lleno de frutas, lo colocó en la mesa central y se sentó junto a su hijo. Al ver la sombra de tristeza en su rostro, le preguntó: "¿Qué ocurre? ¿Holley te gritó anoche?".

"No, no lo hizo", mintió George, que no era el tipo de persona que hablaría a espaldas de su novia. Con una leve sonrisa, añadió: "Holley es una chica sensata".

"¡Oh, vamos, hijo! ¡Deja de defenderla!", lo reprendió Donna. Con una mueca fría, agregó: "La conozco mejor que tú".

"Mamá...", George frunció el ceño, preocupado, y como no podía contener sus dudas por más tiempo, expresó sus quejas. "No puedes culparla, ¿por qué tuviste que pujar por ese diamante?", protestó.

Se volvió para mirarla mientras la amonestaba: "Hubiera sido correcto si lo hubieras comprado para ti, pero ¿por qué se lo diste a Sula delante de ella? ¿En qué estabas pensando?".

"¡Tuve que hacerlo por ti! ¿Acaso no sabes que le has roto el corazón?", replicó Donna con enojo. "La he traído esperando que ustedes dos pudieran estar juntos, sin embargo, a pesar de que llevamos mucho tiempo aquí, la has ignorado por completo. Y como a todas las mujeres les encantan las joyas, entonces, le regalé una. ¿Hice algo malo? ¿No crees que le debemos al menos eso?".

"Yo...", George vaciló. 'Ha marcado un punto', pensó.

Una sonrisa amarga apareció en su rostro cuando dijo: "Pero mamá, no deberías haberle hecho un regalo t

en la cama y se quedó dormido a su lado. Sula tuvo sueños muy dulces aquella noche.

A la mañana siguiente, se despertó antes que él, y miró obsesivamente al hombre que yacía a su lado. Nunca podría cansarse de su rostro tan bello.

Cuando la luz de la mañana llegó a su cara, George parpadeó lentamente mientras Sula cerraba rápidamente los ojos, fingiendo estar dormida.

No sabía por qué hacía eso, quizás no podía enfrentarse a él después de tanta locura.

Cuando los ojos de George se adaptaron finalmente a la luz del día, se sorprendió al ver a Sula tumbada a su lado. Con el ceño fruncido, trató de concentrarse y recordar lo que había sucedido durante la noche, pero no lograba acordarse de nada y no tenía idea de por qué había acabado durmiendo con ella.

'¡Oh, Dios mío! ¿Qué está pasando?', gritó su mente.

Con una expresión agitada, apartó la colcha con manos temblorosas y sus pupilas se dilataron por la culpa y el asombro al descubrir que estaba desnudo.

Saltó de la cama sin hacer ruido, se arregló rápidamente, se acercó de puntillas a la puerta y se giró para mirar a Sula, que seguía dormida.

No podía creerse que había hecho el amor con la mujer que consideraba su propia hermana. Por instinto, eligió escapar de allí lo más rápido posible.

Pero tan pronto como salió, se encontró con Donna, que le preguntó, con la confusión y la sorpresa escritas en la cara: "¿Qué está pasando aquí, George? ¿Por qué sales de la habitación de Sula?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir