ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 995 La visita inesperada

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7453

Actualizado: 2020-01-09 03:49


"¿De verdad?", gracias a la promesa de Sula, George tenía una sonrisa de alivio dibujada en su rostro. Estaba tan emocionado que, sin pensarlo, extendió su mano para sostener la de Sula, pero esta última la apartó.

Sula miraba fríamente a George y dijo: "Señor Han, ya no me pidas más favores. Y por favor, no actúes como si estuviéramos en buenos términos. Lo nuestro se acabó. Que tengas una buena vida".

"¡Bien!", respondió George sin dudarlo. Debido a que lo que dijo e hizo fue por enojo, Sula nunca pensó que George estaría de acuerdo tan rápido. Sintió que se estaba rompiendo en pedazos por dentro cuando se dio cuenta de que su relación con él había terminado por completo. Su corazón estaba completa y verdaderamente roto al ver la expresión alegre de George.

'¿Qué tiene de especial Holley? ¿Por qué George está tan enamorado de ella?', se preguntó a sí misma.

Entusiasmado, George miró a Sula con una sonrisa y le hizo una promesa: "No te preocupes. Te devolveré el favor. Si después necesitas que alguien te ayude, solo avísame y yo lo haré".

"Si no hay algo más que debas decirme, me voy", con estas palabras, Sula terminó la conversación y se dio la vuelta para irse, avanzando con pasos rápidos e inestables.

Cuando estaba de espaldas a George, Sula no pudo contenerse más y finalmente estalló en llanto. Su corazón estaba destrozado y había sido abandonada por George.

Cuando Sula regresó a casa, Donna vio que la chica estaba realmente deprimida, por lo que fue a su lado y preguntó qué le había pasado. Con la cara húmeda por las lágrimas, Sula finalmente le contó todo a Donna, lo que hizo que la madre temblara de ira.

"¡Guau! Mi hijo realmente es increíble, ¿verdad? Ni siquiera me pidió permiso. Necesito hablar con él", la voz de Donna estaba llena de furia. La mujer sacó su teléfono y estaba lista para llamar a George, pero Sula la detuvo.

Mirando a Donna con impotencia, le suplicó: "Donna, por favor, detente. Ya no quiero tener nada que ver con él".

Cuando escuchó esto, un ceño fruncido se abrió paso en la cara de Donna. Ella miraba detenidamente a Sula, para después apagar la pantalla del teléfono y soltarlo.

Donna le pidió que se sentara en el sofá, y luego de suspir

se encontraba cerca, ya que a fin de cuentas, Donna era su invitada, así que lo mejor sería almorzar en un lugar decente. Cuando llegaron al restaurante, entraron en un compartimento privado y se sentaron. Fue entonces cuando Sheryl le dijo a Donna: "Señora Han, este restaurante coreano es el más auténtico y cercano a nuestra empresa. La comida de aquí es deliciosa. Tiene que probarla para creerlo".

"Es muy amable de tu parte, señorita Xia", respondió Donna con una tierna sonrisa. A ella le agradaba Sheryl desde la primera vez que la conoció. Donna no sabía exactamente por qué, pero la personalidad de esta chica era absolutamente magnética.

Había unas cuantas personas que le agradaban cuando las conocía; por otro lado, había personas que odiaba, sin importar cuántas veces volviera a verlas.

Después de ordenar lo que comerían, Sheryl le sirvió a Donna un vaso de agua y dijo: "Señora Han, yo...".

Con una sonrisa amable en su rostro, Donna interrumpió a Sheryl: "Señorita Xia, soy mayor que tú, entonces, si te parece bien, ¿podrías simplemente llamarme Donna? Se siente un poco extraño ser llamada señora Han".

"Está bien", Sheryl sonrió y dijo: "Solo con una condición, que usted llámeme Sher".

"Sher", Donna dijo el nombre de Sheryl y le sonrió, "Es un nombre hermoso".

"Donna...", Sheryl dudó por un momento y finalmente lo dejó salir: "Usted dijo que quería hablar en privado. Ahora ambas estamos a solas. Siendo así, ¿qué es lo que quería decirme?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir