ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1002 Desenmascarada

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8964

Actualizado: 2020-01-10 00:41


"¡No vuelvas a tratar de sabotear mi relación con Holley! Ambos estamos muy enamorados y nada podrá separarnos". Si bien George se sentó a su lado, todavía estaba inquieto. Luego, añadió: "No me importa lo que digas, nunca dejaré a Holley".

"¿En serio?", le dijo Donna con una sonrisa ladeada. Seguidamente, le echó un vistazo a Holley y le comentó en tono de duda: "Me pregunto si la señorita Ye estaría interesada en tener una pequeña charla conmigo, a solas".

"¡No, Holley!", gritó George, por instinto. Se opuso rotundamente ya que pensaba que Donna podría estar tramando una nueva artimaña para separarlos. De ninguna manera permitiría que eso sucediera, así que le advirtió: "No te daré esa oportunidad".

"No tienes de qué preocuparte; pues no es más que una pequeña charla y ya. Relájate un poco", respondió Donna. "Sin embargo, creo que...", pero se detuvo deliberadamente. "Quizás hay algo que la señorita Ye no querría que sepas". Luego, soltó una risa burlona y continuó: "¿No es así, señorita Ye?".

Al parecer, Donna sabía algo sobre Holley, por la manera en la que ahora se dirigía a ella. Y siguió insistiendo: "Por cierto, ¿conoces a una chica llamada Yvonne Gu? ¿Te suena el nombre?".

En el momento en que Holley la escuchó, su actitud cambió drásticamente. Al parecer, había subestimado a Donna; pues lo menos que esperaba era que ella descubriera la verdad.

Ferry ya le había asegurado que cualquier rastro de Yvonne Gu ya había sido borrado de la faz de la tierra, así que la única manera de que lo supiera era que se había aliado con Sheryl. Un escalofrío le recorrió la espalda al pensar en la sola idea de esa posible alianza.

Cayendo en cuenta de su situación actual, Holley se quedaba viendo a Donna con furia. Estaba tan molesta que las venas le brotaban en la frente. Podía sentir como si Donna la estuviera agarrando por el cuello, tratando de sofocarla.

"¿Qué clase de tontería es esa?", le preguntó George, mirando con curiosidad a su madre. Luego, frunció el ceño levemente y subrayó: "¿Por qué no puedes hablar de eso delante de mí? No soy ningún extraño".

"George, ¿por qué no las dejamos a solas un momento?", intervino Sula. Con una mirada dudosa, le sugirió: "Creo que Donna... Tiene algo que charlar con la señorita Ye y es mejor que las dejemos en paz".

"¡Cállate! ¡No eres nadie para decirme qué hacer!", gritó George con furia. "Eres una víbora, me engañaste. Nunca debí haber confiado en ti, ¡no quiero volver a hablar contigo nunca más!", continuó.

"George, ¿cómo puedes decir eso?", Sula empezó a sollozar cuando George la trató de esa manera.

"Hijo, mide tus palabras; no seas tan grosero con Sula", lo reprend

réeme que no es como piensas. Quiero que sepas que te amo, que siempre te amaré y que nunca habrá nadie más en mi corazón. Lo que sea que te diga mi madre, no le creas; voy a estar contigo sin importar lo que pase. Lo sabes, ¿no?".

Holley ladeó la cabeza y apartó la mirada de él. A continuación, George, abatido por su gesto, se encaminó fuera de la habitación. Una vez en la puerta, le dio un último vistazo y le dijo con dulzura: "Te espero afuera, cariño". Al no recibir respuesta de su parte, se fue, sintiéndose aún más deprimido.

Tan pronto como cerró la puerta tras él, sintió una punzada en el corazón. Simplemente se quedó paralizado en medio del pasillo vacío. Dejó escapar un suspiro, sintiéndose sumamente abrumado al pensar en que todo eso estaba ocurriendo por culpa de Sula.

Ella logró engañarlo, si bien le prometió su ayuda, la verdad era que lo había engañado desde un principio. De solo pensarlo, se enojaba más y más. Finalmente decidió ir a Quins Bar a enfrentarla.

Tan pronto como George abandonó la habitación, Holley se transformó por completo. Miró a Donna con frialdad y le dijo: "Realmente me has impresionado, debo admitir que debo admirarte por tu astucia".

"A ti tampoco se te da mal", respondió Donna. Y realmente lo creía, lidiar con Holley había sido mucho más difícil de lo que había imaginado.

"Ahora solo estamos nosotras dos en esta habitación, así que ya no hay necesidad de fingir nada. Vayamos al grano, ¿qué es lo que quieres?", le exigió Holley. No quería seguir regodeándose, por lo que decidió decir de una vez: "Sé que fuiste tú quien organizó el supuesto romance entre George y Sula. ¿No es así? Nunca se me había ocurrido que conspirarías en contra de tu propio hijo. Incluso lo culpaste, de verdad que eso no lo esperaba".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir