ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1015 El nuevo trabajo de George

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9969

Actualizado: 2020-01-13 12:02


Una vez en casa, Donna le recordó a George que llevara a Sula a su habitación, a lo que él accedió con gusto. Seguidamente, le ofreció su brazo a la chica para que se apoyara en él y la ayudó a subir las escaleras. Pero cuando iban a entrar en la habitación, Sula se detuvo y se soltó de su agarre, lo que tomó por sorpresa a George. Con la cabeza gacha, se quedó viendo el suelo por un rato; luego se inclinó tímidamente para ver al hombre que estaba esperando pacientemente a su lado. Con una leve sonrisa en el rostro, le dijo con timidez: "George, hoy estoy muy cansada. Necesito descansar bien, ¿puedo irme a dormir ya?".

Sula no quería que él le hiciera compañía y George pudo entender sus razones, por lo que no la obligó a dejarlo entrar.

Simplemente asintió y le sonrió. "Perfecto, no hay problema. Descansa bien; cualquier cosa, me llamas, estaré abajo".

"Descuida, eso lo haré", respondió Sula, con una dulce sonrisa. Ella se lo quedó viendo mientras bajaba las escaleras y decidió esperar a que estuviera fuera de su vista para entrar a la habitación.

Tan pronto como terminó de ducharse, se tumbó en la cama. Apreciaba la sensación de tener un momento de paz para sí misma. Y no podía evitar perderse en sus pensamientos y evaluar los sucesos que habían tenido lugar ese día. George le había pedido matrimonio y gracias a un chequeo médico, se enteró de que estaba embarazada. Todo había sucedido tan rápido que estaba un poco abrumada. Para ella era un tanto desalentador.

Inconscientemente, dejó caer sus manos sobre su vientre y, aunque no estaba hinchado en absoluto, sabía que en su interior estaba gestándose una nueva vida.

Su mente era un desastre en ese momento, pensando sobre todo aquello. Pudo darse cuenta de lo feliz y sorprendido que estaba George por eso, incluso Donna estaba emocionada también. Ambos estaban realmente entusiasmados con la llegada de ese bebé al mundo; pero ella no tenía ni idea de qué hacer a continuación, no estaba segura de querer un bebé

en ese momento de su vida. "Oh, pequeño... ¿Podrías decirme qué es lo que debería hacer contigo?", apesadumbrada, se dijo a sí misma en voz baja.

"¿Por qué estás aquí tan pronto?", preguntó Donna. George bajó lentamente las escaleras, sin dejar de pensar en los sucesos recientes. Cuando llegó a la planta baja, se dio cuenta de que su madre estaba en la sala, mirándolo fijamente. Ella volvió a preguntarle con el ceño fruncido: "¿Por qué no estás con ella? Se supone que debes acompañarla un rato".

"Tenía la intención de hacerlo, pero Sula me dijo que estaba muy cansada y necesitaba dormir, por eso no la obligué a que me dejara quedarme con ella". George seguía absorto en sus pensamientos. Mientras salió de su ensimismamiento, parecía estar satisfecho. "Madre, ¿podrías cuidar de Sula en los próximos meses? Ella necesita a alguien que la cuide y le proporcione una dieta balanceada para el embarazo".

"Por supuesto, con gusto. No tienes por qué preocuparte por

tu empresa?".

"Tranquila, querida; no es gran cosa", la tranquilizó George, agarrándole la mano y besándola. Luego, levantó la cabeza y le dijo: "Siempre estás preocupada de que no pueda cuidar de ti y él bebé, ¿no es así? Pues ya sabes que soy lo suficientemente capaz de ganar dinero y cuidar de los dos incluso si dejo la compañía".

George le acarició la cara con ternura y la miró con amor. "Confía en mí; aun tenga que partirme el lomo a diario, no tengo miedo de eso. Haré lo que sea para darles lo mejor siempre. ¡Lo prometo!".

"No, George. Escúchame bien; deberías dejar mañana mismo ese trabajo". Seguidamente, Holley agarró con ternura el rostro de George y lo instó a verla antes de decirle: "No tienes que pasar por eso, tan solo tienes que ser bueno con tu madre. Sé atento con ella, escúchala y complácela. Las cosas son así de simples, ¿por qué tendrías que hacerte sufrir trabajando sin descanso?".

"No, es muy distinto", replicó George, frunciendo el ceño. "Trabajé para ganarme ese dinero anoche, sin la ayuda de nadie. Eso lo hace diferente, mucho más gratificante".

Holley no pudo evitar soltar una risa irónica. Si bien había luchado tanto por estar con él, tampoco quería que George se desentendiera por completo de su familia.

"Cariño...", le dijo, inclinándose provocativamente a los brazos de George. Con su dedo, empezó a dibujar círculos en su pecho y luego se lo quedó viendo a los ojos, tratando de

seducirlo. Ella conocía muy bien sus puntos débiles, por lo que pensaba que si seguía tocándolo así, él no se resistiría a tener sexo con ella. Pensó que quizás si hacían el amor, sería mucho más fácil hacerlo entender sus razones. Era algo que podía funcionar.

Pero, para su sorpresa, George la detuvo, agarrándole la mano. Inmediatamente se puso de pie y se la quedó viendo seriamente antes de decirle: "Estás embarazada, no podemos hacer el amor en los primeros tres meses... Tenemos que pensar en la criatura que está en tu vientre".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir