ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1026 El parque de atracciones

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10863

Actualizado: 2020-01-15 05:39


"En realidad no es tan difícil como crees", dijo Sheryl con una sonrisa. "El instinto maternal es algo natural que se desarrolla en cada mujer cuando se convierte en madre. Luego de dar a luz, lo entenderás. Serás mucho más fuerte que antes, en especial si llegas a vivir una situación en la que corra peligro la integridad de tu bebé", aseguró, basada en su experiencia.

Sheryl se quedó un buen rato acompañando a Sue y hablando con ella. Finalmente, Sue se calmó un poco y se sintió más relajada. Con voz tranquila, miró a Sheryl y le dijo: "Tienes razón; por ahora lo más importante para mí es mantener al bebé sano y salvo, lo demás no debería importar".

"Exactamente", dijo Sheryl, dejando escapar un profundo suspiro de alivio ante sus palabras.

Por la noche, Laura la invitó a cenar con ellos pero ella rechazó cortésmente su ofrecimiento. "Oh, gracias, tía, pero les prometí a mis hijos que cenaría con ellos esta noche. Lo siento mucho pero ya tengo que irme".

Luego de escuchar sus razones, Laura supo que no podría hacer nada para convencerla y la dejó ir. Para ella, sus visitas ocasionales eran muy bien recibidas. Sabía que de esa manera, Sue tendría a alguien con quien hablar abiertamente sobre las dudas que pueden surgir en la mente de una futura madre. Al fin y al cabo, ¿quién podría ser mejor para hacerle compañía que una joven madre y gran amiga como Sheryl? Sheryl se despidió de las dos y condujo directo a casa.

Tan pronto como llegó, Shirley se le abalanzó encima y le pidió un abrazo. Sheryl rozó sus mejillas y la arrimó hacia ella. Con ternura, le preguntó: "¿Cómo está mi bebé hoy?". Al escuchar eso, Shirley frunció los labios y comenzó a quejarse: "Mami, ¿por qué volviste tan tarde? Por poco pensé que no vendrías".

"¿Cómo podría hacer eso?". Seguidamente Sheryl la dejó en el suelo y se agachó hasta estar a su nivel para responderle con los ojos fijos en su hija.

Ella era consciente de que desde que había empezado a trabajar nuevamente en la compañía, no había tenido suficiente tiempo para sus hijos y se sentía culpable por eso.

Sheryl había estado trabajando desde que ella nació; y en cuanto a Clark, sentía que le debía mucho más. Pero sus crecientes responsabilidades en la empresa le dejaban cada vez menos tiempo para compartir con sus hijos.

"No tiene ni idea de cuán ansiosa estaba por su llegada. Se quedó pegada a la ventana toda la noche esperando su regreso, de verdad la echó de menos", intervino Nancy, quien salió de la cocina y estaba sirviendo la mesa.

"¿De verdad?", Sheryl se sintió triste por eso y miró a su hija. Una vez más, acarició tiernamente la barbilla de Shirley.

Como Charles estaba en un viaje de negocios, Sheryl se llevó a los niños a su habitación para que durmieran con ella. Les leyó cuentos hasta que se quedaron dormidos, uno en cada brazo. Por un momento, ella también dormitó un poco hasta que se quedó rendida.

A la mañana siguiente, cuando se despertó, se sorprendió de no encontrarlos junto a ella. En vez de los niños, estaba Charles a su lado. Por un momento no pudo creer lo que veía; seguidamente, se frotó los ojos para aclarar su visión y volvió a encontrarse con Charles, quien la miraba fijamente. Inmediatamente, le preguntó: "¿Cuá

ando pudo ver mejor, se dio cuenta de que al final de la luz, estaban Charles con los niños agarrados de sus manos. Sheryl no pudo aguantar las lágrimas cuando vio que se acercaban a ella.

"Mami...", dijo Shirley, agitando las manos para llamar la atención de su madre. Con las lágrimas brotando de sus ojos, Sheryl dio un suspiro de alivio y puso las manos en su pecho para agradecerle a Dios. Al cabo de un momento, sus dos hijos ya se encontraban agarrados de sus manos. Luego, la llevaron hasta Charles, quien estaba parado cerca de ellos.

"¿Qué fue lo que pasó...?", Sheryl sintió que algo de lo que no estaba al tanto, estaba a punto de suceder. En un momento, el parque estaba lleno de gente por todos lados y de repente todo el mundo se desvaneció en la oscuridad. Hasta Charles lucía un poco diferente. Mientras que los niños si estaban animados como siempre. Intrigada, se paró frente a Charles;

luego, sus ojos se posaron en el ramo de rosas que él sostenía en sus manos. Pero antes de que ella pudiera reaccionar, él le dijo:

"Sher...". Sus palabras estaban llenas de amor. Con cariño se la quedó viendo y se puso de rodillas frente a ella. "Nos conocemos desde hace casi cinco años; muchas cosas nos han pasado en ese tiempo, buenas y malas. Entre las buenas, están estos dos niños maravillosos, de verdad me siento muy afortunado de haberte conocido".

"Pero, ¿qué estás haciendo?", dijo Sheryl, con un nudo en la garganta. Se sentía sorprendida y a la vez abrumada por ese gesto. Aunque no había nadie más que ellos, también se sintió un tanto apenada por estar en ese lugar público. Luego, miró a Charles y le dijo: "Vamos, levántate, que ya los niños nos están viendo, ¿no te parece que todo esto es un poco incómodo?".

Sheryl se agachó e intentó levantar a Charles, pero él se mantuvo firme y la tomó de la mano.

Con los ojos fijos en ella, continuó: "Sher, cuando desapareciste durante los últimos tres años, casi iba a enloquecer, buscándote por todas partes. Fue en ese momento que me di cuenta de lo importante que eres para mí. Nunca podré explicarte con palabras lo feliz que estuve cuando te encontré luego de tanto tiempo".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir