ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1032 Llámame suegro

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 12667

Actualizado: 2020-01-17 00:02


Caspar y Lizzy se miraron entre sí, sin saber absolutamente cómo reaccionar ante estas noticias, ya que para ambos era algo realmente sorprendente. ¡Realmente no esperaban que Donna le entregara sus acciones a su hija!

'La madre de George está dispuesta a entregar sus acciones a Sula, lo que demuestra su sinceridad', reflexionaron sus padres.

A pesar del extravagante regalo, Caspar aún dudaba en casar a su hija con George, ya que era del conocimiento público que había algo entre este último y Holley, por lo que Caspar no quería que su hija sufriera, ni ahora ni en el futuro.

Si sus padres quedaron sorprendidos con la generosidad de Donna, Sula quedó boquiabierta y con los ojos completamente abiertos. '¡Oh Dios! ¡¿Esto es en serio?!', pensó ella. "Emm... Donna, no puedo aceptar tu oferta. ¿No... ¿No crees que es demasiado?", preguntó Sula tartamudeando. Temiendo que Donna la malinterpretara al pensar que había decidido casarse con George solo por su dinero, explicó a toda prisa: "Elegí a George por quién es él, no por las cosas que puede y podrá darme...", tras decir esto, una expresión de preocupación apareció en el rostro de Sula. 'Espero que Donna haya sentido lo que realmente hay en mi corazón', rezó Sula.

La primera no se dio cuenta de que estaba conteniendo la respiración hasta que exhaló lentamente. 'Nunca esperé que de verdad ella se sintiera de esa forma', pensó Donna. 'Ella es diferente a las otras chicas que he conocido'. Entonces, ella le dedicó a Sula una gran y genuina sonrisa. "Lo sé", respondió Donna brevemente. "Estuve pensando en esto desde que me enteré de que estás embarazada. La compañía será suya mientras que yo disfrutaré de mi jubilación cuidando a mi futuro nieto".

"¿Estás segura de que esta es realmente una buena idea?", Sula pensaba que su futura suegra todavía era fuerte para trabajar y era más que capaz de administrar una compañía. Ella creía que había personas que nacieron para trabajar y Donna entraba en esa categoría. Además, temía que el futuro de la compañía estuviera en peligro si quedaba en sus manos, ya que no sabía nada sobre negocios, y mucho menos sobre la administración de una compañía. Como consecuencia, no quería que sucediera algo malo con la compañía a la cual Donna le había invertido tanto esfuerzo y sudor. Sula sabía que tenía muy buen criterio, pero ¿sería esto suficiente para administrar una compañía? "Además, no sé nada sobre BM Corporation. ¡Mis estudios y profesión ni siquiera están relacionados con eso!", continuó Sula argumentando.

Al ver el estrés de ella, George le dio la confianza que creía que ella necesitaba: "No te preocupes. Estoy aquí contigo y voy a ayudarte", dijo él gentilmente, y continuó tranquilizándola: "Como mamá ya decidió darte todas sus acciones, no puedes hacer otra cosa más que aceptarlo. Serás la nueva propietaria de BM, y yo me encargaré de que eso se cumpla", asumiendo un tono de broma para aliviar la tensión, George dijo entre risas: "Parece que seré tu empleado". Cuando lo escucharon, todos se rieron con él.

Como la conversación ya había tomado otro rumbo, Caspar y Lizzy se sintieron de alguna manera aliviados. Al ver que George estaba de acuerdo con la transferencia de acciones, creyeron que él iba enserio con lo de casarse con su hija. Si no fuera así, ¿por qué estaría de acuerdo con la decisión de Donna?

A pesar de que George le había dado palabras de aliento, Sula seguía sintiéndose un poco insegura. Mirándolo, ella sacudió la cabeza y le dijo: "No, creo que no puedo hacer esto. Yo...".

"¡Claro que sí puedes!", George la interrumpió y no dejó que ella continuara con lo que quería decir, ya que no podía creer que su novia se negara a recibir el regalo de su madre. Al parecer Sula seguía teniendo muchas excusas para no acept

ón en Sula, él preguntó: "¿Qué piensas? ¿Quieres que nuestra boda se lleve a cabo dentro de esta semana?", George comenzaba a sentir la emoción del matrimonio. Ahora, solo podía rezar para que ella lo aprobara, aunque él ya no podía esperar más.

Sula pudo notar la felicidad en George, y esto la hizo sentir muy amada y bendecida. Claro que ella tampoco podía esperar a ser su esposa. El sentimiento era mutuo. Con una sonrisa brillante, ella respondió: "Estoy completamente de acuerdo con que la boda se celebre esta semana. Desde que te conocí, he estado soñando con ser tu esposa. Ahora, ese deseo se está convirtiendo en realidad. ¿Por qué lo de la fecha sería un problema?", después juntó sus manos con las de George, las sostuvo y dijo dulcemente: "Creo que somos una pareja hecha en el cielo. Serás un gran esposo para mí".

George retiró su mano izquierda, la colocó en la mejilla derecha de Sula y la acarició. "¡Definitivamente! Lo seré", George asintió en confirmación. "Te trataré bien por el resto de mi vida", tras decir esto, George besó a Sula, sellando su destino.

Presenciar este intercambio de amor eliminó todas las dudas y emociones negativas que los padres de Sula tenían hacia George. "Como tu madre ha sido muy generosa con mi hija, debería darte algo a cambio", comenzó Caspar mientras miraba a George directo a los ojos. "Sé que querías comprar mi compañía, entonces, como ya vamos a ser una familia, dejaré que te hagas cargo de eso".

"Caspar, no hace falta que haga eso...", dijo George rechazando su generosa oferta, ya que no tenía ningún interés en quedarse con su compañía. En realidad no tenía la intención de comprarla; él únicamente había propuesto la adquisición de la compañía de Caspar solo para complacer a Holley Ye. Pero como aquella mujer ya no era parte de su vida, ya se había olvidado de ese plan.

En esta ocasión, fue Caspar quien comenzó a insistir. "No rechaces mi generosidad. Eso está decidido y ya nada puede cambiarlo. Ahora sigamos comiendo y disfrutando de nuestra comida, todavía tienes que lidiar con los asuntos de la boda más tarde".

George no pudo hallar las palabras correctas para decir, ya que en ese momento estaba muy feliz. "Gracias, Caspar", finalmente respondió.

"¿Caspar? ¿En serio?", con el ceño fruncido, el padre de Sula propuso: "Deberías llamarme suegro".

"Sí, suegro...", George se echó a reír mientras se rascaba la cabeza. Esta vez, su risa definitivamente rompió la tensión en el ambiente y todos comenzaron a pasar un buen rato.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir