ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1037 Ya no puedo permanecer aquí más tiempo

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7216

Actualizado: 2020-01-18 00:02


Sue se sentía un poco mejor después de que le desataron la soga. Sin embargo, ahora Peggy tenía que vigilarla todo el tiempo. Por eso, cuando se levantó para ir al baño, la agarró del brazo bruscamente y le preguntó: "¿Qué estás haciendo? Te lo dije, si te atreves a huir, te arrepentirás".

"No huiré", respondió ella, y mirando impotente a su madre, intentó convencerla: "Solo quiero ir al baño. Puedes venir conmigo si no me crees".

Al escuchar esto, Peggy frunció el ceño, y en vez de continuar discutiendo prefirió seguirla en silencio.

Para este momento Sue ya había pasado un día sin comer ni beber nada, y el estómago le comenzaba a doler. Esta situación la tenía preocupada, puesto que temía que su bebé sufriera las consecuencias. Por lo tanto, después de usar el baño se acercó a Peggy, "Mamá... ¿Tienes algo de comer? Estoy hambrienta".

"Eres una molestia", respondió ella con impaciencia. "¿No dijiste 'no' cuando te pedí que comieras hace rato? No puedo hacer nada por ti en este momento. Ahora, deja de actuar como si fueras la señora de la casa. Te lo estoy diciendo, nadie te va a atender, así que deja de fastidiar".

Sue permanecía en silencio mientras escuchaba cómo su madre la regañaba. Y tan pronto como terminó de hablar, la llevó de vuelta al garaje y cerró la puerta con seguro. Sin embargo, después de un rato regresó con una botella de leche. "Por suerte para ti, todavía queda una botella de leche de la última vez que fuimos a la ciudad. Toma, bebe un poco".

Se suponía que esa última botella era para Allen, pero al ver la pobre apariencia de su hija no pudo evitar sentir lástima por ella, así que decidió dársela.

Sue le dio las gracias una y otra vez al mismo tiempo que extendía la mano para tomar la botella, y enseguida se tomó su contenido. La leche no satisfizo su hambre, pero sin dudas se sintió un poco mejor.

Peggy solo la miró sin decir ninguna palabra. Un momento después, tomó la manta, se acercó a Sue, luego se acostó a su lado y le ofreció la mitad para que se mantuviera abrigada. Luego, le dio la espalda y se fue a dormir.

Sue se quedaba mirando la espalda de su madre, y no pudo evitar s

nthony fielmente. Pudo escuchar cómo su mujer lloraba, lo que le hizo más preocupado.

Al ver el afecto que había entre la pareja, Allen inmediatamente se sintió molesto e indignado, así que tomó el teléfono y terminó la llamada.

"Muy bien, suficiente con este drama", dijo con cara de descontento. Tomó su abrigo y guardó el teléfono en su bolsillo, luego se fue sin decir ni una palabra más.

Después de hablar con Anthony, Sue no pudo evitar sentirse miserable. Por alguna razón pensó que no era lo suficientemente buena para él, y también sintió pena de que su familia le causara tantos problemas.

Entristecida como estaba, se quedaba en silencio y permanecía sentada en un rincón.

Cuando llegó el mediodía, Peggy calentó lo que había quedado del desayuno antes de llamar a Allen para que comiera. Este miró la papilla, que parecía agua, y tiró el tazón.

"¡Gachas de nuevo! ¿No tenemos nada más para comer? Se está volviendo molesto comer esto todos los días", dijo con impaciencia.

Peggy trató de no enojarse por la reacción de su hijo; e intentando arreglar la situación, dijo: "Tenemos suerte de tener comida en este momento. Debes aprender a estar contento con lo que tienes. Especialmente porque sabes que todo se arreglará en unos días".

"No, ya no puedo permanecer aquí más tiempo", dijo Allen, y mirando a su madre con atención, le preguntó: "¿Dónde está el dinero que obtuviste la última vez? Dámelo ya".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir