ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1038 Allen se fue

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 6637

Actualizado: 2020-01-18 00:12


Peegy miró a su hijo con duda. "¿Para qué? ¿Vas a salir?", le preguntó, vacilante.

"Sí", respondió Allen con impaciencia. "No puedo soportar seguir comiendo esta basura; me hace sentir enfermo, tengo que comer algo fresco. Mamá, dame el dinero".

Pero a Peggy no le parecía una buena idea y se negó a dejarlo ir. "¡De ninguna manera! No puedo dejar que salgas, nos están buscando por todos lados. Si lo haces, te van a atrapar, ¿no puedes soportarlo por un par de días más?".

"No, no puedo", dijo Allen, acercándose a ella. "Créeme, seré lo más cuidadoso posible y volveré antes de la cena".

"No, no puedo permitir que te pongas en peligro de esa manera", dijo Peggy, firmemente. Si alguien lo reconocía, las consecuencias serían muy graves, así que Peggy no podía dejarlo salir.

Era como si no se hubiera dado cuenta de la gravedad de la situación.

"¡Dame el dinero de una vez por todas!", insistió de nuevo, impacientemente. Como vio que no se inmutaba, se abalanzó sobre ella y sacó el dinero de su cartera. Cuando se dio la vuelta para marcharse, ella trató de agarrarlo por el brazo, "Escúchame, Allen; de verdad no podemos salir hoy, quizás otro día, pero...".

"¡Otro día! Llevo escuchando lo mismo desde que estamos aquí, ¿cuántos días más hay que esperar? No he comido nada bueno durante todo este tiempo, ya necesito comer algo saludable. Mírame la cara, ¿no ves lo terrible que luzco? Así que no importa lo que digas, saldré porque lo necesito. ¡No hay más nada que decir al respecto!", le gritó Allen a su madre.

Ya no podía seguir soportándolo, así que le dio paso a que su ira estallara. Luego de sus últimas palabras, le dio un empujón a Peggy y la tiró al suelo. Antes de que ella pudiera levantarse, aprovechó la oportunidad para escapar.

A ella no le quedó de otra que suspirar y sonreír amargamente mientras él se marchaba. Con cuidado se levantó y empezó a comerse sus gachas. Luego de unos minutos de silencio, se volvió hacia Sue y le dijo: "Có

sado, estaba encantada de complacerlo.

Estaba a punto de marcharse cuando Allen la detuvo.

"No tienes que hacerlo, ya he comido afuera, te traje un poco también", dijo mientras le entregaba dos fiambreras. Una sonrisa maliciosa se esbozó en su rostro. "Hay verduras y carne suficiente para varios días".

"¡Oh, hijo, qué bueno eres!", dijo, con una mirada de deleite. Se sintió complacida y se le escapó una carcajada.

"Pero, de todas formas, no puedes tomar otro riesgo así; no podemos dejar que la policía nos encuentre", le advirtió nuevamente.

"Lo sé, lo sé", respondió Allen, haciendo un ademán con la mano.

"Deja de molestarme y come, voy chequear que todo esté en orden afuera".

Peggy sonrió y le asintió; luego, desató a Sue y le entregó una de las fiambreras.

"Él se preocupa mucho por nosotras; después de todo, es tu hermano menor y mi hijo", continuó diciendo Peggy.

"Incluso, todavía está caliente", dijo Peggy, tocando el costado de su lonchera mientras seguía parloteando sobre lo buen hijo que era Allen. Sin embargo, Sue no le hizo caso.

Al abrir la fiambrera, se sorprendió un poco al encontrar que solo había un pedazo de repollo frito con trocitos de carne picada. Y, a pesar de eso, Peggy se la comió agradecida; era claro que su hijo no debía hacer mucho para complacerla.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir