ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1039 El paradero de Allen

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7089

Actualizado: 2020-01-18 01:24


Sue no se quejaría de la "comida" que le habían dado; pues, al fin y al cabo, era mejor que la escuálida papilla de arroz que había estado comiendo.

Con un tono de autosatisfacción, Allen le dijo: "También traje un poco de leche, puedes beber un poco si quieres". Sue no tenía mucho apetito y se sintió satisfecha luego de comer un par de bocados de lo que le habían dado. Pero como sabía que estaba embarazada, se obligó a comer un poco más.

Allen apartó la comida y señalando la leche le dijo: "Te la compré porque necesitas nutrirte bien ahora que estás embarazada".

Con una mirada fulminante, añadió: "No te molestes conmigo, solo lo hago porque no me dejaste otra alternativa".

Orgullosa, Peggy comentó: "Oh, hijo, ahora eres un verdadero hombre; me siento tan orgullosa de ti". Realmente estaba contenta de ver a Allen actuando de esa manera.

Sue le brindó una mirada de disgusto y le dijo con sarcasmo: "Gracias".

Ella era consciente de que Allen lo hacía no porque fuera maduro, tan solo compró la leche porque estaba feliz de haber podido salir hoy.

"De nada", le respondió él, mecánicamente.

La única razón por la que permitieron que Sue estuviera tan "libre" fue porque estaban de muy buen humor. Sentada en el suelo, Peggy no podía dejar de pensar en el maravilloso futuro que les esperaba una vez que salieran de todo esto.

Luego, miró a Allen y le preguntó: "¿A dónde quisieras ir, hijo?".

Él se acomodó en el suelo y le respondió: "La verdad es que no me importa demasiado eso, siempre y cuando sea lo más lejos posible de este miserable lugar".

Peggy se rio y dijo: "Iré tras de ti a donde sea que vayas, mi mayor deseo es verte casado, formando una familia".

"Te prometo que así será", le respondió Allen, casi sonando arrogante.

Sue no dijo nada más mientras Allen la miraba. "No te preocupes; cuando nos vayamos, le diré a Anthony el lugar donde estás. A pesar de que no me agradas, todavía eres mi hermana y no los haré daño ni a ti ni a tu bebé".

"¿Ah, sí?", le dijo Sue, con la mirada fulminante.

Ya ella no quería hablar de eso con él. Era consciente de que,

sonrisa seductora y trató de agarrarlos por la espalda, pero ellos la apartaron bruscamente.

"Oh, queridos; si saben dónde están, ¿no? No pretendan ser ingenuos entonces, lo mejor es que vayamos al grano", dijo Fanny, sintiéndose un poco molesta.

"No vinimos acá por eso, queremos que nos responda un par de preguntas sobre este sujeto". Entonces, Andy sacó una foto de Allen y se la mostró a Fanny. "Por ahí escuché que vino a visitarte esta tarde, ¿tienes idea de dónde lo podemos encontrar?", le preguntó.

"Oh, ese hombre...", dijo Fanny, echándole un vistazo a la foto y continuó: "Pero, ¿por qué debería decirte algo? ¿Qué gano yo con eso?".

Seguidamente, Anthony sacó un fajo de billetes y se lo entregó antes de decirle: "Ahora dinos todo lo que sabes".

Los ojos de Fanny se iluminaron inmediatamente. Con una sonrisa de oreja a oreja, agarró el dinero y les ofreció: "Por favor, siéntense; les contaré todo lo que sé".

"¿Este hombre vino a verte hoy?", le preguntó Anthony, con el ceño fruncido.

"Así es", Fanny asintió y añadió: "¡Sabrá Dios de dónde habrá venido ese hombre! Estaba todo sucio y mal oliente; tan solo tenía doscientos dólares, pero tuvo el descaro de querer quedarse toda la noche, incluso trató de amenazarme diciendo que era un asesino, ¿pueden creerlo? Tengo tantos años ejerciendo este oficio que ya nada me sorprende, pero de verdad ese tipo era demasiado raro".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir