ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1040 Salvar a Sue

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8600

Actualizado: 2020-01-18 03:58


Después de que Fanny terminó de explicar lo que sabía, Anthony y Andy se miraron entre sí. Parecía que la persona a la que Fanny había descrito indudablemente era Allen.

"Oigan, por cierto, ¿por qué están buscando a ese tipo?", les preguntó Fanny con curiosidad.

"No hagas ninguna pregunta. No es asunto tuyo", respondió Anthony tajantemente, quien después miraba fijamente a Fanny y continuó preguntándole: "Dime, ¿él te dijo algo sobre dónde pudo haber estado? ¿Sabes dónde podemos encontrarlo?".

"Bueno...", Fanny comenzó a pronunciar algo, pero luego se detuvo en seco. Parecía que quería continuar hablando, pero algo se lo impedía, por lo que solo se le quedó mirando a Anthony intensamente. Este último de inmediato entendió lo que su vacilación significaba. Él dejó escapar una risa burlona y sacó otro fajo de billetes de su cartera, pero en esta ocasión no se lo dio directamente a Fanny, sino que agitó el dinero en su cara y le dijo: "Si puedes proporcionarme su dirección, el dinero es tuyo, y que ni se te ocurra mentirme, porque si lo haces, me aseguraré de que todos los días del resto de tu vida vivas en desolación y miseria".

"Usted puede estar tranquilo. No me atrevería a disgustar a un hombre como usted". Los ojos de Fanny brillaron de alegría cuando vio el dinero. Tenía muy en claro que incluso si entretenía a seis clientes, no ganaría la cantidad de dinero que Anthony le estaba ofreciendo. Además, solo tenía que decir unas cuantas palabras para ganárselo.

Realmente era su día de suerte.

"Cuando ese hombre me pidió que lo acompañara, tuvimos una pequeña charla. Me preguntó si estaba dispuesta a dejar este lugar e irme con él, y... que viajaría al extranjero en unos días. Me vi tentada por su propuesta, así que intenté preguntarle dónde vivía ahora", Fanny sonrió amargamente mientras continuaba: "Saben que lo que más deseamos las mujeres que trabajamos de esto es encontrar a un hombre confiable que nos pueda dar una vida mejor. Ninguna de nosotras quiere estar toda la vida dedicándose a esto", después, ella suspiró, como si lamentara su propio destino. "No me dio una respuesta muy clara, pero mencionó algo sobre un garaje abandonado. El garaje abandonado más cercano al club está en las afueras de la ciudad. Me di cuenta de que él no quería hablar de eso, así que ya no le seguí preguntando".

"¿Un garaje abandonado? ¿Estás segura de que eso fue lo que dijo?", repitió Anthony.

"¡Sí!", dijo Fanny asintiendo con firmeza. Ella comenzó a contarle a Anthony todo lo que sabía sobre aquel lugar: "Por si usted no lo sa

on la intención de despertarla. Como esta última estaba lo suficientemente alerta, abrió los ojos de inmediato para después gritarle a Sue con impaciencia: "¿Qué crees que estás haciendo? ¿No puedes guardar silencio por un momento y cerrar los ojos? Es muy tarde y estoy cansada".

"Yo... tengo que ir al baño", explicó Sue con ansiedad. Este fue el único pretexto que se le pudo ocurrir en ese momento. Después de todo, ella era una mujer embarazada y era normal que tuviera que orinar con frecuencia.

"¡Eres una chica tan problemática! ¡Siempre me andas dando molestias!", se quejó Peggy, quien a pesar de no estar feliz de hacerlo, terminó desatando a Sue. Ella la instó: "¡Hazlo rápido!".

"Entendido", Sue asintió obedientemente y relajó sus muñecas y tobillos. Cuando estaba a punto de salir, se dio cuenta de que Peggy la seguía observando.

Sue frunció las cejas y la trató de persuadir: "¿Por qué no vuelves a dormir? No tardaré mucho, solo tengo que orinar. De todos modos, no puedo escapar".

"¡Cállate!", murmuró Peggy con impaciencia y ordenó: "¡Que ni se te ocurra tratar de engañarme!".

Sue no tuvo elección más que acceder y aceptarlo.

Ella caminó muy despacio y no perdió de vista a Anthony durante todo el trayecto. Cuando se acercó a la puerta del frente, Anthony hizo contacto visual con ella y le hizo una señal; Sue se hizo a un lado de inmediato. Cuando Peggy se dio cuenta de que algo andaba mal, de repente una gran mano surgió por detrás de ella y cubrió su boca. Finalmente se encontró sometida por un hombre muy fuerte, por lo que no pudo moverse ni emitir ningún sonido.

Anthony susurró en voz baja: "Sue, ¡vete ahora! Date prisa. Sher te está esperando allá afuera".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir