ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1041 Controlar a Allen

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8340

Actualizado: 2020-01-18 04:49


Sue solo vio a Anthony y a Andy. A pesar de que Charles también había venido, estaba acompañando a Sheryl. Sue miró a su novio y le preguntó: "¿Qué hay de ti?".

"No te preocupes por nosotros, solo vete", le respondió él. Anthony había hecho su mayor esfuerzo para tener la oportunidad de atrapar a Allen, así que debía quedarse allí para enseñarle una lección.

Él seguía tapándole la boca a Peggy, por lo que ella no podía hacer ningún ruido; aun así, intentó zafarse de su agarre para poder avisarle a Allen.

Anthony se acercó a su oreja y le susurró en tono amenazante: "Quédate quieta o tendré que ponerme violento contigo para que me hagas caso".

Si bien ella no podía emitir palabra, sus ojos irradiaban un odio inconmensurable.

Como Anthony la estaba sujetando por detrás, no pudo ver la mirada de muerte en su rostro; pero Sue si se dio cuenta.

Curvando los labios en una sonrisa, ella le dijo en voz baja: "Por favor, no me reproches nada. Debiste prever esto cuando Allen mató a Doris, él es un criminal e incluso si los dejan ir hoy, la policía los va a perseguir hasta encarcelarlos. Tú, particularmente, estabas dispuesta a ayudarlo a escapar".

Peggy la miró con los ojos encendidos de furia y repulsión.

"Aquí, tan solo átala bien para poder dejarla y nosotros vamos a por Allen", sugirió Andy.

"Muy bien", dijo Anthony, quien estaba de acuerdo con que esa era la mejor oportunidad que tenían. Entonces trajo una soga y ató las manos de Peggy detrás de su espalda. Por un breve momento, le quitó la mano de la boca y ella aprovechó la oportunidad para gritar y alertar a su hijo, "¡Corre, Allen, huye...!".

Al escuchar su voz, Allen se despertó de golpe. Miró a su alrededor y se dio cuenta de que Sue no estaba por ningún lado. Inmediatamente salió y pudo ver que Anthony y Andy ya habían atado a su madre.

Cuando Anthony vio que Sue seguía allí y que no se había ido como le había pedido, inmediatamente dejó a Peggy y se puso frente a su novia. "¡Te dije que salieras y buscaras a Sheryl! ¿Por qué sigues aquí? ¿Qué pretendes?".

"Ehmm...", Sue le dirigió una sonrisa desafiante, luego agregó: "No me voy a ir sin ti, si nos vamos, lo hacemos juntos".

Anthony, al darse cuenta de que no había nada que pudiera hacer para cambiar su decisión, respiró hondo y le respondió: "Está bien, pero debes apartarte; ten mucho cuidado y no permitas que Allen se acerque a ti".

"Muy bien", dijo Sue, asintiendo ligeramente con la cabeza. Luego se alejó y se

r una perra lasciva; mi hijo le hizo un favor al mundo al deshacerse de ella y del engendro que llevaba en su vientre, quien, sin dudas, sería como ella".

"Tú...", la cara de Sue se puso blanca cuando la ira se apoderó de ella. Alterada, le respondió: "Perfecto, si todavía sigues defendiéndolo, no tengo nada más que decir, de todas maneras, tendrán que pagar por todo el mal que han hecho".

Cuando terminó de hablar, Sue se apartó de ella y se negó a hablarle de nuevo. Sabía que estaría malgastando su saliva si trataba de convencerla, pues era inútil.

"¡Eres una perra malagradecida! De haber sabio que te convertirías en esto, te habría matado al nacer. ¡Te odio, odio que existas! Ojalá tu hijo nazca con alguna enfermedad, tú...", al ver que no los ayudaría, Peggy no pudo contener su ira y empezó a maldecirla.

Normalmente, ella no le hacía caso; pues, al fin y al cabo, era su madre; pero en ese momento cuando escuchó sus maldiciones hacia su bebé por nacer, no se pudo

aguantar. Su instinto maternal se activó inmediatamente y se abalanzó sobre su madre, propinándole una cachetada.

"Ese niño que está en mi vientre es tú nieto. A mí me puedes maldecir lo que quieras, pero, ¡¿cómo te atreves a desearle mal a esa criatura?!", le dijo Sue, con mucha rabia.

"¿Mi nieto? ¿Cómo podría ser mi nieto si tú ni siquiera eres mi hija?", le respondió Peggy, con una sonrisa despectiva.

"Muy bien, si así lo deseas, para mí no hay problema. ¡De ahora en adelante, ya no serás mi madre y no tendré nada que ver contigo o con tu hijo bueno para nada! Espero que ambos se pudran en la cárcel por el resto de sus miserables vidas", arguyó Sue.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir