ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1044 ¡No estoy celoso!

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10188

Actualizado: 2020-01-19 04:39


"¿Qué dijo el doctor?", le preguntó Anthony a Sue al mismo tiempo que el rostro le empalidecía. Había estado muy estresado últimamente y por muchos días le fue imposible dormir. Después de llevar a Peggy y Allen a la estación de policía para entregarlos, se fue inmediatamente a buscar a su mujer.

Sue, al escuchar la pregunta de su novio, hizo una mueca y se quedó en silencio. "El médico dijo que... El bebé sufre de desnutrición. Sin embargo, todo lo demás está bien", aclaró finalmente. A pesar de que se sentía débil, forzó una sonrisa puesto que no quería que Anthony se preocupara. Entonces, recordó que Allen lo había herido, así que revisó su herida de inmediato. La sangre se había coagulado, lo que significaba que todavía no había sido tratada adecuadamente.

"Deberías ir ahora mismo para que te revisen esto", dijo ella frunciendo el ceño.

"Estoy bien. Es solo un pequeño corte, no te preocupes", y tan pronto como terminó de hablar tomó la mano de su mujer al mismo tiempo que suspiraba de alivio. Con ella a su lado se sentía en paz, a gusto.

Desde hacía dos días que no podía dormir ni comer bien debido a la preocupación, pero, afortunadamente, todo estaba bien ahora.

"Perdóname por no haber estado ahí para protegerte", murmuró, la culpa lo consumía. "De lo contrario, no habrías pasado por todo esto".

Cuando se dio cuenta de lo que acababa de decir, se sentía aún más avergonzado.

Si fuera posible, preferiría sufrirlo todo por Sue... Una vez, le prometió que la protegería por el resto de su vida, que no permitiría que nada malo le sucediera. Sin embargo, sentía que había fracasado, y que incluso le había causado más problemas.

"¡Amor! ¿De qué hablas?", dijo Sue riéndose cariñosamente de él. "Yo soy quien debe disculparse. Peggy es mi madre y Allen es mi hermano. Si no fuese por mí, nunca habrían planeado aprovecharse de ti, sin mencionar que jamás habrías pasado por todo esto. ¡Todo es mi culpa!", mientras hablaba, sus labios se curvaron en una sonrisa amarga, y parecía que estaba abrumada por la emoción. Intentando calmarse, tomó una profunda respiración y enfatizó: "Yo soy quien debe disculparse".

Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos para consolarlo y hacer que se sintiera mejor, Anthony se negó a escucharla, y todavía pensaba que era culpable de todo lo que le había sucedido. De hecho, cuanto más intentaba consolarlo, más culpable se sentía. Finalmente, la miró directamente a los ojos, y con solemnidad dijo: "Sue, escúchame. Es mi responsabilidad protegerlos a ti y a nuestro hijo. El hecho de que Peggy y Allen son tu familia no me importa. Lo único que me preocupa es no haber podido protegerte cuando más me necesitabas. Lo siento...", pero Sue, de repente, tomó su mano, la apretó suavemente, y le dijo: "Está bien... No tiene sentido que sigamos disculpándonos el uno con el otro".

Una sonrisa adorable apareció en su rostro, y Anthony no pudo evitar sentirse aliviado. En ese instante, se quedaba viéndola con absoluto cariño, y le preguntó: "¿Tienes hambre? ¿Qué tal si...?

una sonrisa compasiva. En ese momento, Charles sintió que era su oportunidad para aprovechar la debilidad de Sheryl.

"Debes tener cuidado al bromear de esta manera. Además, ¿por qué debería estar celoso de Anthony? ¿Acaso sientes algo por él?", preguntó con malicia.

"Ciertamente no", respondió ella con firmeza, sin atreverse a dar entender otra cosa. "Aunque la verdad es que hemos discutido antes por él", agregó con seriedad, y continuó: "Él está con Sue ahora, y lo que es más, están esperando un hijo. No hay razones para que estés celoso".

Mientras hablaba, miraba a Charles fijamente a los ojos, esperando con ansias su respuesta.

"Tú...", el hombre se había quedado sin palabras, así que se acercó a Sheryl y sin previo aviso la tomó en sus brazos. "Creo que te has vuelto más atrevida, ¿no? Quizás has olvidado cómo comportarte. Si es así, dímelo y te daré una lección. Vámonos a casa", dijo finalmente con absoluta firmeza.

Al escuchar esto, Sheryl no pudo evitar sentirse un poco avergonzada; aunque todavía era muy temprano por la mañana, ya había algunas personas caminando por aquí y por allá. Inmediatamente, enterró su cara sonrojada en el pecho de Charles para esconderse.

Sin embargo, este simplemente se rio de sus payasadas.

Últimamente, debido al problema de Sue, Sheryl no había estado de humor para ocuparse de los asuntos de su compañía, además de que no pudo hacer lo que George le había pedido.

Pero ahora Sue se encontraba finalmente a salvo, así que Sheryl podría por fin irse a casa y descansar. Más tarde ese día, condujo a su oficina para ver cómo iban las cosas.

Había dejado a alguien a cargo del trabajo relacionado con la boda de George, pero eso había sido una decisión con la que Isla no estuvo completamente de acuerdo. Para garantizar que todo saliera perfectamente, Isla permanecía en la empresa como supervisora.

Tan pronto como vio el auto de Sheryl en la entrada del edificio, salió a recibirla. "Sher, ¿cómo estás?", dijo, y luego le dio una botella de agua.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir