ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1051 Déjalo ir

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 13378

Actualizado: 2020-01-20 09:33


"Tengo algo que hacer aquí", Charles respondió rotundamente. Luego de eso, echó una mirada a su mujer, quien estaba parada nerviosamente a un lado. Charles quería regañar a Sheryl por lo que había hecho, sin embargo, cuando vio su cara triste, no podía pronunciar nada ya que sentía pena por ella.

En el momento en que Charles terminó sus asuntos pendientes, fue al lugar de trabajo de Sheryl para recogerla pero sólo se encontró con el personal de limpieza. Después de algunas preguntas, él supo que su esposa había entrado en una habitación privada, además le dieron las instrucciones para llegar al lugar donde estaba ella.

Charles se sorprendió al ver la escena que se desarrollaba frente a sus ojos cuando entró en la habitación, la mayor parte de su cuerpo estaba inmóvil mientras miraba fijamente a Oliver. La mano de Oliver estaba levantada, lista para abofetear a Sheryl, entonces su instinto devolvió a Charles a la realidad, ¡quería correr para golpear sin piedad a ese bastardo!

Luego sus ojos se posaron en su esposa, lo que de alguna manera suavizó la furia que estaba sintiendo y comenzó a recuperar la compostura.

"¿Qué está sucediendo?", Charles preguntó con un tono tan duro e indiferente que resonó por toda la habitación. La mano de Oliver se congeló un poco en el aire, y recordando su intención, la bajó de repente. "¿Están teniendo una fiesta o algo así?", Charles continuó preguntando, enfatizando la palabra "algo" y no planeaba detenerse. Esta vez miraba fijamente a Oliver, ya que nadie parecía querer responderle y continuó diciendo: "Escuché ruidos aquí mientras caminaba por el pasillo".

"Así es, Sr. Lu...", Oliver comenzó a explicar mientras le daba a Charles su mejor sonrisa halagadora. "Esta chica dijo que era su esposa, lo que sabemos que es imposible, así que tomamos lo que ella dijo como una broma y sólo nos divertimos", él continuó con su aclaración.

Puesto que Charles no respondió, Oliver continuó bromeando: "Será mejor que le oculte esto a su esposa, de lo contrario ella se molestará mucho y desquitará su coraje contra usted". Después de decir esto él se rio a carcajadas, encontrando su broma muy divertida.

Controlando la furia que se acumulaba en su interior mientras escuchaba la broma más tonta que había oído en su vida, Charles comenzó a asentir levemente y respondió: "Tienes razón". '¡Te voy a dar una lección que nunca olvidarás!', dijo para sí mismo. Esta vez, Charles frunció el ceño con la intención de reflejar su preocupación, "Vine aquí directamente del trabajo, estoy buscando a mi esposa. Busqué por todas partes pero no pude hallarla, tenía la intención de llevarla a casa, ¿a lo mejor sabes dónde puedo encontrarla?".

"¿La Sra. Lu está aquí?", Oliver preguntó sorprendido. Luego miró a su alrededor y se quejó: "Vamos, Sr. Lu, ¿por qué no nos presentó a su esposa? Debería hacerlo. De esa manera podríamos haberla invitado a comer".

"Mi mujer es tímida, a ella le agrada ser discreta y yo sólo hago lo que mi esposa desea, así que simplemente la dejo que sea como quiere", respondió Charles. Entonces, él contempló a Sheryl y lo hizo con dureza, esto era lo que estaba tratando de explicarle sobre ser discreta. Instancias como esta seguramente seguirían sucediendo, ¡y Charles no quería que esto se volviera a repetir nunca jamás!

Sheryl vio la expresión en la cara de su esposo y esa mirada le envió un escalofrío por la espalda, para evitar que este problema se agrandara, ella caminó al lado de Charles con la cabeza agachada sin decir ninguna palabra.

Aun así, después de varios segundos, Charles seguía sin dirigir ni una sola palabra a Sheryl. 'Él está realmente enojado esta vez, apuesto a que me culpa, aunque, bueno, realmente no hay nadie a quien culpar excepto a mí...', pensó ella.

"¿Qué estás haciendo?", Oliver preguntó en un tono sorprendido, haciendo énfasis en cada palabra. Después frunció el ceño cuando vio a Sheryl parada al lado de Charles y le ordenó con severidad: "¡Ven aquí! Estás h

esposa, ¿eh? ¿Con cuál de las manos?".

Oliver se sintió tan asustado que sus rodillas temblaron violentamente, debido a que ya no podía controlar el estremecimiento, sus piernas se relajaron y se desplomó en el suelo.

En el mundo de los negocios, no era ningún secreto cuánto amaba Charles a su esposa, así que Oliver no se sorprendió al verlo comportándose de esa forma. A pesar de ello, él no podía dejar de temer por su vida, sabía que lo había insultado al ofender a su esposa, esta vez cometió un error muy grave.

Oliver miró a Charles y comenzó a sudar, toda su frente comenzó a brillar. El temblor ya no era sólo en sus piernas, su cuerpo completo comenzó a estremecerse. "Sr. Lu, sé que cometí un error, no sabía que ella es su esposa, de lo contrario no hubiera...", él empezó a defenderse.

No obstante, fue interrumpido mientras se excusaba, Charles le había quitado la palabra, "Pero ella te lo dijo, ¿verdad? ¡Lo que no pude entender es por qué no le creíste!". Oliver estaba tratando de encontrar una explicación, pero su mente se congeló cuando se sintió intimidado por la mirada de Charles, ¡las cosas no estaban saliendo bien!

"Yo...", Oliver intentó responder pero falló. ¡Estaba sin palabras! Por lo que decidió permanecer en silencio en medio del caos. De todos modos, había sabiduría en medio del silencio, entre menos hablara, menos oportunidad había de que cometiera algún error.

Sheryl compadeció a Oliver a pesar de la actitud que había tenido con ella y fungió como mediadora. Sheryl sostuvo cariñosamente el brazo de Charles y susurró: "Vamos, cariño, sólo déjalo ir, no me hizo daño, llegaste justo a tiempo".

Charles no quería dejar así a Oliver sin castigarlo por lo que le había hecho a su mujer, por lo tanto, la miró enojado y luego dijo: "Me ocuparé de ti más tarde".

Sheryl sacó la lengua y dijo juguetonamente: "Amor, no te enojes conmigo, ya he aprendido mi lección". Como ya casi era la cena, ella agregó unas palabras agitando las pestañas de sus hermosos ojos para convencerlo: "Tengo hambre, ¿puedes llevarme a cenar ahora mismo?".

Verla hacer esto con coquetería alejó la ira de Charles, después de todo, rara vez Sheryl se comportaba tan dulce con él. Con una expresión resignada, Charles suspiró y dijo, "¿Qué debo hacer contigo?".

Sheryl conocía muy bien a Charles, por eso, en momentos como este, ella sabía cómo suavizarlo para que no se enfadara más. Esa era también la razón por la que Charles no podía seguir enojado con su esposa, aquellos que realmente los conocían podrían decir que Sheryl podía lograr que su marido hiciera lo que ella deseara tan sólo con utilizar sus encantos femeninos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir