ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1075 Un anuncio importante.

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9139

Actualizado: 2020-01-25 03:18


Melissa pensaba que siempre y cuando estuviera con su hijo, tendría un hogar.

"Eh, ¿habla en serio, papá? ¡Gracias, muchas gracias! Yo...". Aunque ya lo esperaba, no podía contener la emoción al escuchar la respuesta de Gary. Sintiéndose en el séptimo cielo, le dijo, "Prometo que lo cuidaré bien, papá".

"No, gracias. Soy viejo, pero gozo de buena salud y puedo cuidarme solo. Todo lo que quiero es que trates bien a Charles, a su esposa y a sus hijos", enfatizó Gary con seriedad.

"Charles es mi hijo. Por supuesto, que seré amable y buena con él", se apresuró a responder Melissa. Luego, hizo una corta pausa y agregó: "Y también con sus hijos".

Gary no notó que Melissa no había incluido a Sheryl, pero incluso si lo hubiera notado, no le habría dado demasiada importancia. Ya habían vivido juntos antes y él conocía bien a Melissa.

Charles lo era todo para ella, de eso, no le cabía la menor duda.

"Bueno, eso es todo. Si no hay nada más de lo que quieras hablar, puedes irte. Primero necesito avisarle a Charles que vendrás a vivir con nosotros. Me temo que le resultaría difícil asimilarlo si su madre solo aparece de la nada", le propuso Gary, suponiendo que, como Melissa ya había obtenido lo que quería, tal vez ya no le interesaba permanecer allí.

"Sí, ya me tengo que ir. Se está haciendo de noche, así que por favor no se quede aquí afuera hasta muy tarde", respondió Melissa pensativa. Como todo había transcurrido sin problemas, tal como esperaba, decidió irse. Después de todo, ya no tenía nada más que hablar con el padre de su esposo.

Después de salir del trabajo, Charles condujo directamente a Cloud Advertising Company para recoger a Sheryl.

Su esposa era adicta al trabajo. Siempre que tenía mucho trabajo que hacer, perdía la noción del tiempo y trabajaba durante largas horas. A pesar de que ahora era la directora ejecutiva, seguía trabajando tan duro como antes.

Charles esperaba tranquilamente a Sheryl en el auto. Observaba cómo los empleados de Cloud Advertising Company iban saliendo uno por uno, pero aún no había señales de su esposa.

Se estaba poniendo cada vez más impaciente, así que sacó el teléfono y marcó el número de Sheryl. Pasaron varios minutos, pero nadie contestaba el teléfono.

Se preguntó si ella tenía las manos tan ocupadas que ni siquiera podía atender a su llamada. Cuando estaba a punto de colgar y entrar a las oficinas a buscar a Sheryl, escuchó una voz del otro extremo de la línea. "Hola, Charles".

"Vamos, cariño, ¿sabes qué hora es? Ya es hora de salir del trabajo. No importa lo que estés haciendo, déjalo y recoge tus cosas. Te estoy esperando afuera del edificio", le indicó. Estaba un poco molesto con ella por haberlo hecho esperar tanto ti

n directamente al comedor. La cena ya estaba servida en la mesa y tanto Clark como Shirley parecían estar esperándolos en sus asientos. Los dos niños voltearon a mirar hacia la puerta simultáneamente y empezaron a quejarse cuando vieron entrar a sus padres: "Papá, mamá, finalmente regresaron. ¡Nos estamos muriendo de hambre!".

"Vaya, ¿estamos celebrando algo? ¡Cuánta comida hay en la mesa!", exclamó Charles alegremente, fijándose en los platillos que estaban sobre la mesa mientras su estómago comenzaba a gruñir.

"Charles, Sher, cuando terminen de lavarse las manos, únanse a nosotros. Tengo un anuncio importante que hacer", dijo Gary amablemente. Tomando asiento, desvió la mirada hacia sus nietos y dijo: "Shirley, Clark, pueden empezar a comer si tienen hambre. Sus padres se unirán a nosotros pronto".

"No, bisabuelo. Esperaré a papá y mamá", respondió Clark obedientemente.

"Yo también", añadió Shirley.

"Ustedes son buenos niños", los elogió Gary. Le dedicó una larga mirada a los dos obedientes niños y se sintió abrumado por la alegría.

Sheryl y Charles regresaron y tomaron asiento. Este último sonrió mientras le preguntaba, "¿Qué vas a anunciar, abuelo? ¿Acaso preparaste una fiesta?".

"Sí, abuelo, ¿qué pasa?", preguntó Sheryl con curiosidad.

"Comamos primero", sugirió Gary mientras tomaba los cubiertos y comenzaba a comer.

Charles abrió la boca con la intención de seguir preguntando, pero controló su curiosidad cuando notó la expresión de Gary. Levantó la cabeza y miró a Sheryl, pero al parecer ella tampoco tenía idea de lo que estaba pensando el anciano. Con desenfado miró a sus hijos y les dijo: "¿No decían que tenían hambre? Pueden comer ahora".

Atendiendo a lo que Sheryl había dicho, Charles se dio cuenta de que Gary solo anunciaría la noticia después de cenar.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir