ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1084 Gritos a la medianoche

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 16716

Actualizado: 2020-01-27 00:27


"¡Mami, mira!", Clark gritó alegremente mientras se acercaba a Sheryl, el pequeño estaba sosteniendo algo en su mano. "¡Este Transformer es fantástico! ¡La abuela me lo compró!", lo que el niño no entendió fue por qué su abuela ignoró a su madre. '¿Hubo algo malo con el saludo de mamá?', pensó él. De todas maneras, esta era su forma de rescatar a su madre de la vergüenza, mostrándole su nuevo juguete para evitar la incomodidad del momento. 'Ya no me gustan los juguetes, esos son para niños pequeños, ahora prefiero aquellos que se puedan armar o que funcionen con baterías. Pero lo entiendo, la abuela acaba de salir de la cárcel, aún no sabe lo que me gusta y lo que no', pensó Clark. El pequeño sabía exactamente cómo comportarse y estaba dispuesto a llevarse bien con Melissa, por lo que fingió ser feliz para que ella se sintiera bien con él, la armonía familiar necesitaba el esfuerzo de todos.

"¡Guau, está increíble! ¿Dijiste gracias?", Sheryl respondió con una dulce sonrisa. Ella estaba sorprendida por las palabras de Clark, porque conocía los intereses de su hijo, él era realmente muy maduro para su edad. Aun así, había momentos en que Sheryl aún se sorprendía por el talento precoz de Clark para la comunicación, mirando la carita de su hijo, ella estaba llena de orgullo.

"Sí, le agradecí y la abuela dijo que de nada", Clark respondió mientras sostenía el brazo de su madre.

"Eso es bueno, eres un chico muy educado", comentó Sheryl. Clark se sonrojó ante los halagos de su madre ya que era muy tímido. Debido al trabajo ocupado de Leila, él estaba acostumbrado a estar solo, así que era una nueva experiencia el hecho de ser elogiado debido a su cortesía.

"¡Mami, mami! ¡La abuela también me compró algo! ¡Mira estas muñecas Barbie! Yo también le agradecí...", de repente se escuchó una dulce voz. La atención total de Shirley estaba en sus nuevas muñecas, pero cuando escuchó hablar a su madre y a su hermano, corrió hacia Sheryl y le mostró sus juguetes.

"Oh, ¡Shirley es tan buena como Clark!", Sheryl exclamó y besó a sus hijos en sus regordetas mejillas. Ella se ocupaba de hablar con sus pequeños diariamente cuando llegaba a casa del trabajo, escuchar lo que habían hecho en su ausencia la hacía muy feliz y también eliminaba todo su cansancio después de un día agotador. Pero últimamente, a Sheryl le preocupaba vivir con su suegra pues le estaba resultando difícil adaptarse a su presencia. También le angustiaba que a los niños les resultara complicado acostumbrarse a la vida con su abuela, pero esta noche, ver felices a sus hijos era un alivio para ella.

Melissa la estaba pasando muy bien con sus nietos, sin embargo la llegada de Sheryl la puso de mal humor ya que vio que a los niños les agradaba más su madre que ella. Esto hizo que la cara de Melissa se endureciera al recordar que en los años de infancia de Charles, él no era muy cercano a ella. ¿Cómo podrían Clark y Shirley estar unidos a Sheryl? Melissa quería que ellos estuvieran más cerca de ella que de su propia madre. La mujer estaba abrumada por los celos, atrás quedó la sonrisa en su rostro, no miró a Sheryl ni un solo instante y seguía sentada en el sofá.

Mientras tanto, Charles miraba a su esposa e hijos, pero cuando giró los ojos hacia su madre, vio que ella no estaba contenta y que era bastante obvio cuál era el motivo. Él se dirigió hacia Melissa, le guiñó un ojo a Sheryl y le dijo: "Mamá, mi esposa tiene un regalo para ti, espero que te guste".

Charles sabía que Sheryl había comprado algo para Melissa y pensó que era una buena manera de disminuir la ira de su madre.

"Sí, mamá, le compré un obsequio, la verdad es que no conozco sus gustos pero espero que le agrade, eche un vistazo y dígame qué le parece", Sheryl dijo mientras sacaba un reloj Patek Philippe de su bolso. "Si no le gusta, lo cambiaré por algo que le agrade más", ella le entregó respetuosamente el reloj pero Melissa no lo tomó y tampoco dijo nada.

Por segunda vez, Sheryl se sintió avergonzada. Elegir un regalo adecuado había sido algo exhaustivo y le llevó mucho tiempo, cualquiera se sentiría insultado después de recibir un trato así. 'Pensé que Melissa era amable y fácil de tratar, es obvio que no le agrado, aunque no tengo idea de por qué no le caigo bien, me temo que nuestra relación no será algo fácil de llevar', pensó ella. A pesar de que Sheryl estaba triste, decidió no decir nada, ella sabía que era importante tener una buena relación con su suegra. Sheryl mostraría su sinceridad y respeto, también haría todo lo posible para llevarse bien con ella, después de todo, vivirían juntas por muchos años.

Todos podían sentir la incomodidad de la situación, así que para aligerar el ambiente, Charles tomó el reloj de la mano de su esposa y se lo mostró a Melissa. "Mamá, Sheryl compró esto para mostrarte su respeto y para darte la bienvenida, sólo míralo para ver si te gusta", él dijo con una sonrisa halagadora.

Sin embargo, Melissa no estaba satisfecha con el obsequio, pero

de las cucharas, tenedores y vasos, todos estaban mirando sus platos concentrados en comer, el pesado ambiente que se sentía era justo como el del desayuno. Fue Melissa quien rompió el silencio y comentó: "Charles, después de una cuidadosa consideración, decidí usar la habitación al lado de la tuya, sé que costaría mucho salir de la alcoba a la que estás acostumbrado".

"No se preocupe, mamá, está bien, hoy llegué temprano a casa, después de la cena Charles y yo sacaremos nuestras cosas, no tomará mucho tiempo", respondió Sheryl. Sheryl y Charles hicieron contacto visual mientras ella le ofreció su ayuda para trasladar sus cosas a la habitación contigua.

"No hay necesidad, de verdad, me di cuenta de que ha sido su habitación desde que se casaron, ¿cómo podría quitársela?", declaró Melissa. "Sólo quédense en su habitación, ya soy vieja y realmente no me importa dónde quedarme. Además, subí las escaleras hace rato y encontré la habitación vacía situada entre la suya y la de los niños, esa me gusta más", ella agregó con falsa cortesía. En realidad a Melissa no le importaba en qué alcoba estaría, ella sólo decidió utilizar la habitación principal por capricho para hacer enojar a Sheryl. Pero después de ver los dormitorios de arriba, a Melissa le agradó más el que se encontraba en medio, así podría estar más cerca de sus nietos.

Cuando Melissa les dijo que quería vivir en su alcoba, en realidad, a Charles no le agradaba en absoluto la idea de mudarse, simplemente no podía decirle que no a su madre porque no quería que ella se sintiera mal. Esa habitación era testigo de su felicidad y tristeza, así que él se sintió contento y aliviado de que su madre se diera por vencida con esa idea.

Al ver que Sheryl estaba a punto de hablar, Charles la interrumpió y dijo: "Dado que mamá ya decidió usar el dormitorio contiguo, tenemos que respetar su decisión".

"Está bien", Sheryl respondió brevemente, luego asintió mientras entendía el mensaje oculto bajo las palabras de su marido. Ella tampoco estaba dispuesta a salir de su habitación, pero por respeto a Melissa podía comprometerse a hacerlo, de todos modos, estaba tratando de ganarse a su suegra.

Melissa estaba muy complacida de que Charles y Sheryl estuvieran de acuerdo con su elección.

Alrededor de la medianoche, cuando ya todos estaban profundamente dormidos, un grito penetrante hizo añicos el silencio en la oscuridad. Sheryl fue la primera en despertarse, se giró hacia Charles y vio que él también se había despertado con aquel sonido.

"Cariño, ¿escuchaste algo?", preguntó ella. Aunque Sheryl oyó el grito, quería asegurarse de que no escuchara mal, quizás podría estar soñando con eso, después de todo era medianoche.

"¡Sí, lo escuché! Definitivamente fue un grito. Vino de la habitación de mamá", Charles respondió después de juzgar su dirección. Ahora los dos estaban totalmente despiertos, Charles se puso de pie apresuradamente y Sheryl lo siguió tan rápido como pudo, ambos estaban preocupados por Melissa.

Pero antes de que pudieran salir, otro grito los sorprendió.

Entonces corrieron deprisa al dormitorio contiguo, él agarró la manija de la puerta y la giró, ¡pero estaba cerrada con llave! Charles no tuvo otra opción más que golpear la puerta con fuerza y gritó con ansiedad: "¡Mamá, abre por favor! ¿Qué sucede?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir