ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1093 Su as bajo la manga

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10550

Actualizado: 2020-01-29 00:12


Melissa había pasado sus últimos quince años encerrada en la celda, y solo habían pasado unos días desde que la liberaron, por eso todavía se estaba acostumbrando a la vida de una mujer libre. Debido a esto, se esperaba que todos fueran más pacientes y comprensivos al tratar con ella.

Este era el as bajo la manga de Melissa, y también era la base para que ella actuara por completo sin escrúpulos.

"Está bien, lo sé. No digas más, solo haré lo que dices", interrumpió Sheryl a Charles. Él ya había dicho lo suficiente, y ella ya no quería escuchar sus palabras.

"Sher, lo siento, pero créeme que pronto todo volverá a la normalidad. Cuando mamá se haya acostumbrado a vivir en esta casa y a su nueva vida, tendré una buena conversación con ella, y no permitiré que nos separe, solo necesito algo de tiempo. Sher, ¿me lo darás?", le preguntó Charles con profundo afecto, y Sheryl sintió el desconcierto que tenía en sus palabras. Entendió que su marido ahora estaba en apuros, y, como Melissa era su madre, no podía desafiarla. Por lo tanto, ella también tenía que comprometerse, así que asintió débilmente con una sonrisa forzada.

"Está bien, entonces, vamos a cenar ahora", dijo Charles y se sintió aliviado cuando finalmente la vio sonreír. Se acercó para tomarle la mano y llevarla a cenar, pero Sheryl no se movió de su asiento. Solo negó con la cabeza y dijo: "Charles, realmente no tengo hambre, así que creo que pasaré esta vez, puedes ir tranquilo y comer con tu madre. Ahora me voy a bañar y luego me iré a acostar, estoy tan cansada", dijo Sheryl, quien ya había aceptado el hecho de que tenía que compartir la misma habitación con su suegra todas las noches, entonces decidió que preferiría estar dormida antes de que Melissa regresara a su habitación.

Pensó que debería limitar las interacciones con su suegra para evitar conflictos, ya que no quería enfrentarla cuando estaban solas en la habitación, y también temía que la mujer terminara contándole cosas molestas cuando estaba despierta.

"¿Estás segura de que no tienes hambre?", preguntó Charles con preocupación, frunciendo las cejas. "Sí, estoy segura. Además, creo que tu madre estaría más feliz si yo no estuviera durante la cena, de todos modos, estoy cansada y tengo sueño, así que prefiero acostarme temprano. Entonces, ¿por qué no vas a cenar ahora? Tu madre ya debe estar esperándote", respondió Sheryl mientras estiraba los brazos y bostezaba.

Charles no insistió cuando vio que Sheryl realmente estaba cansada. "Está bien, pero si tienes hambre a la medianoche, puedes enviarme un mensaje de texto", dijo suavemente, además, para mostrar su cuidado amoroso, agregó: "Me levantaré y cocinaré para ti, querida".

"De acuerdo", respondió Sheryl con una sonrisa de complicidad. En este momento, parecía sentir el cariño entre ella y Charles, un tipo de cariño que existía pero se desvaneció después de que Melissa viniera a Dream Garden a vivir con ellos.

"Bueno, está bien, entonces ve a tomar un baño y descansa bien, iré a cenar ahora. Si necesitas algo en cualquier momento, solo dímelo", le recordó Charles amorosamente, luego bajó las escaleras.

"¿Por qu

no le agrado? Es solo que tu abuela acaba de regresar a casa de otro lugar y todavía no está acostumbrada a vivir con nosotros, por lo que puede actuar de manera un poco diferente, solo necesita algo de tiempo para adaptarse", trató de explicarle Sheryl a su hijo. Tenía solo tres años, sería demasiado estresante para un niño saber los problemas reales.

Clark levantó la cabeza para mirar a su madre y dijo: "Mamá, no tienes que disimularlo. Lo sé, solo quiero decirte que pase lo que pase y cuando suceda, siempre seré tu hijo, y siempre estaré a tu lado".

Esas palabras no eran algo que diría un niño de tres años, Clark era tan dulce que tocó el corazón de su madre.

Esta mañana era la segunda vez que Sheryl sintió el cariño de alguien que la cuidaba, y tenía más confianza en el futuro, con sus hijos a su lado. "Está bien, mi buen chico. Mamá lo sabe".

"Mamá, a veces cuando te escucho hablar a ti y a la abuela, pareces infeliz. No sé de qué están hablando, pero puedes estar segura de que yo también estoy a tu lado", dijo Shirley, mientras miraba a su madre con sus inocentes ojos brillantes.

"Bueno. Mamá es tan afortunada de tener dos buenos ángeles siempre a su lado", dijo Sheryl sin poder evitarlo. Sus lágrimas comenzaron a rodar de sus ojos, ya que estaba profundamente conmovida por las palabras de sus hijos. Ellos amaban mucho a su madre, y ella estaba agradecida de tener dos hijos encantadores para apoyarla. En ese momento, estaba decidida a defender su amor y su familia, independientemente de lo que le sucediera, y estaba segura de que viviría feliz con Charles y sus hijos.

"Mamá, ya casi llegamos, entraré con Shirley para que puedas ir a trabajar", dijo Clark mientras señalaba la puerta de la guardería.

"Está bien. Mamá se quedará aquí y los observará entrar, una vez que ambos estén adentro, mamá se irá a trabajar", respondió Sheryl y luego le sonrió suavemente a Clark.

"Shirley, dame la mano. Vámonos". Clark se comportó como un adulto pequeño, estiró su manito y tomó la de Shirley, luego caminaron hacia la puerta mientras balanceaban las manos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir