ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1115 Dame un poco de crédito

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7575

Actualizado: 2020-02-02 01:23


Sheryl asintió automáticamente con la cabeza en aprobación, sumiéndose en un pensamiento profundo, si esas falsas fotos de ella fueran expuestas a la mañana siguiente, su reputación se arruinaría completamente. Incluso si Sheryl les explicara a los demás que esas imágenes habían sido editadas, ellos no creerían sus palabras.

Entonces, lo crucial en este momento era evitar que los medios las publicaran.

Mientras tanto, Charles estaba ocupado contactando a los medios. Cuando Sheryl salió de su aturdimiento posó su mirada sobre él y se dio cuenta de que tenía el entrecejo arrugado, aunque no podía escuchar lo que le decían del otro lado de la línea a su esposo, ella podía deducir por su expresión que no eran buenas noticias.

Cuando Charles colgó el teléfono, Sheryl preguntó: "Cariño, ¿qué te dijeron?".

"¡Es una maldita! Rachel ya llamó a los medios. Ella los amenazó con exponer sus sucios secretos a los espectadores si no publican tus noticias como titulares en primera plana mañana", gruñó Charles. Volviéndose loco de coraje, él pasó la mano sobre los documentos en su escritorio y dejó que todo cayera al suelo.

"Ay, Dios mío... ¡Esa mujer es tan ruin! ¿Qué secretos tienen que guardar los medios y cómo los sabe ella?", Sheryl se enfureció entrecerrando los ojos, ella no creía que Rachel fuera capaz de tramar una conspiración tan perfecta.

"Los medios son una industria compleja, hay algunas reglas ocultas y negocios desagradables que vienen con eso, pero ninguno de ellos se expondría entre sí para trabajar en paz, Rachel Bai estaba en ese círculo del espectáculo, así que sabe cómo funciona todo", Charles explicó tratando de calmarse.

Luego de un momento, él miró a su mujer y suspiró profundamente.

"¿Qué vamos a hacer ahora?", Sheryl preguntó con una mirada de angustia.

"Rachel conoce sus asuntos turbios así que no tienen más remedio que obedecerla, ¡las cosas se pusieron mucho más complicadas de lo que pensaba!", Charles habló con frustración por la impotencia que sentía.

De pronto, el silencio llenó la oficina, después de pensar por un momento, se le ocurrió algo a Charles. Frotándose la barbilla, él dijo: "Quizás esto podría funcionar... lo voy a intentar".

"¿Cuál es el plan? ¡Dime!", Sheryl lo instó, i

esión resignada, luego se giró hacia su madre y le dijo con seriedad: "Después de que juegues con ella un rato deberías ir a tu habitación y descansar un poco".

"Está bien, cariño, no estoy cansada", Sheryl trató de asegurarle a su hijo.

"Ustedes los adultos siempre se comportan así, te ves exhausta y aun así insistes en que no lo estás, no tienes que ser tan dura contigo misma, mami", Clark no le creyó en absoluto a su madre.

Sheryl se quedó sin palabras, ella sabía que no podía engañar a su hijo pues era un niño inteligente.

Mientras Sheryl se preguntaba cómo responder, Clark continuó: "Espero que no te hayas olvidado de la actividad de padres e hijos que tendremos mañana...".

Sin su recordatorio, ella lo habría olvidado todo ya que había tenido un día difícil.

"¡Por supuesto que lo recuerdo! Papá y yo llegaremos a tiempo a tu colegio, no te preocupes", Sheryl respondió con serenidad.

"Eso es bueno, no lo olvides", Clark la exhortó. Parecía que él había percibido que su madre le había mentido pero no hizo nada para desenmascararla.

"Vamos, cariño, dame un poco de crédito", Sheryl dijo con una sutil sonrisa.

En ese momento, Shirley bajó las escaleras con su muñeca Barbie. "¡Mami, vamos a jugar!", ella gritó alegremente.

"¡De acuerdo!", exclamó Sheryl. Ella tomó la muñeca de su hija y le propuso: "¡Juguemos a la casita! ¿Qué dices?".

"Sí, mami, me encantaría, ¡eres la mejor mamá del mundo!", Shirley gritó con regocijo mientras juntaba sus pequeñas manos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir