ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1135 La codicia puede llegar a ser algo muy peligroso

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7267

Actualizado: 2020-02-06 00:19


"No, no... Es solo que me pongo un poco nerviosa cada vez que los veo. Además, cuando era niña mis padres siempre me decían que escuchara a la policía y que los llamara si tenía alguna emergencia, por lo que...", explicó Vivi, pero el líder la interrumpió, "¡Suficiente con tus tonterías!".

Luego giró la cabeza y gritó: "Ahora, todos, presten atención. Warren, ve a buscar un taxi, y tienes que llevar a Vivi al lugar donde se encuentra Duncan sirviendo como taxista", ordenó.

"¡Sí, señor!", respondió Warren, e inmediatamente hizo lo que le habían ordenado.

"Baron, Stanley, ustedes quédense conmigo. Seguiremos al taxi desde lejos".

"¡Entendido, jefe!", dijeron los dos hombres al mismo tiempo que asentían.

"Señor, ¿qué hay de los compañeros que fueron a buscarlos? ¿Deberíamos llamarlos?", preguntó uno de los policías.

"Diles que vayan a Beauty Mountain Villa. Asegurémonos de que el sospechoso sea capturado con vida y sin causar ningún daño a los niños".

"Sí, señor".

Un momento después, Warren regresó en un taxi. "Vivi, sube a ese auto", le ordenó el líder, y ella lo obedeció en seguida. Pero antes de abandonar el auto, preguntó: "Señor, ¿tengo que llevar la maleta conmigo?".

"Sí, pero no de esa forma", respondió por su lado Warren.

"¿De esa forma? ¿Qué quiere decir?", respondió Vivi sin entender a qué se refería.

Warren se dio la vuelta y clavó sus ojos en una pila de ladrillos no muy lejos. En ese instante, sonrió: "Saca el dinero de la maleta y pon esos ladrillos dentro".

Vivi miró los ladrillos y después asintió; estaba preparada para hacer lo que la policía le pidiera. Sencillamente, ella quería tener una buena vida, lo cual era todo lo que siempre había deseado. Incluso si arrestaban a Duncan, todavía podría estar con su novio actual.

Y a pesar de que ese hombre era demasiado tacaño como para comprarle algo elegante y bonito, era por mucho mejor opción que un secuestrador como Duncan.

Además, Vivi siempre fue una mujer realista.

Sabía muy bien cuál era su objetivo y, naturalmente, nunca se dio ni se daría por vencida en su camino hacia una buena vida.

Haría lo que fuera necesario para lograr su

o cuántos secuestradores se encuentran allí, o si tienen armas".

"Tienes cinco minutos para averiguarlo, ¡así que date prisa!".

"¡Sí, señor!", respondió el oficial.

Duncan se encontraba de buen humor. Miró a los dos niños, que estaban frente a él, y pensó que era innegable que le habían traído buena suerte.

Sin embargo, la codicia natural del ser humano lo invadió, lo que le hizo pensar que podría obtener mucho más si se quedaba con ellos más tiempo. La ambición oscureció su corazón, y las ansias por más lo llenaron completamente. Si obtuviera más dinero, Vivi y él podrían tener una vida muchísimo mejor, por lo que inmediatamente se arrepintió de haber pedido tan poco.

'¿Por qué no pedí más?', pensó, olvidando su razonamiento inicial de quedarse con números pequeños. Al fin y al cabo, todo estaba en sus manos, tenía absoluto control de la situación, y podría haber pedido cien millones sin problemas.

Además, sabía que Sheryl era sumisa y obediente, así que estaba seguro de que le daría cualquier cosa que le exigiera.

En este punto, ya ni le importaba que Vivi estuviera de camino a encontrarse con él, y sin pensarlo más, decidió correr el riesgo.

Enseguida, ató a Clark y Shirley, otra vez les puso las vendas y las máscaras.

"Oye, ¿qué haces? ¿No acabas de decir que nos ibas a dejar ir?", dijo Clark nervioso. Había visto la mirada en los ojos de Duncan, y sabía que sus planes habían cambiado para peor.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir