ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1139 Enfrentamiento

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9860

Actualizado: 2020-02-07 02:06


Cuando Warren se encontraba lejos de los dos, Duncan empujó a Vivi con todas sus fuerzas. Luego recogió rápidamente el arma junto con la maleta, todo de una vez, y corrió hacia el garaje subterráneo.

Al verlo, Warren reaccionó de inmediato y fue tras él. Quería atraparlo ya que representaba una amenaza para los demás, especialmente porque iba armado. El oficial era muy consciente de que los rehenes estarían en peligro una vez que el criminal hubiera escapado. Cuando pasó junto a Vivi, se dio cuenta de que ella estaba tumbada en el suelo ya que se desmayó debido a la falta de oxígeno.

"¡Vivi! ¿Cómo te encuentras? ¿Estás bien?", gritaba sin dejar de sacudir el cuerpo inconsciente de la mujer.

Después de unos segundos, esta parpadeó varias veces, jadeó para tomar aire y le respondió en un tono débil: "Yo... Estoy bien".

"¿Sabes conducir?", le preguntó apresuradamente. Esperaba que dijera que sí porque no tenía ningún otro recurso.

Después de una larga pausa, ella pronunció: "Sí...". Su voz era ronca y sonaba muy débil.

Warren notó que ella todavía estaba en shock por lo que acababa de suceder.

"Aquí. Toma las llaves y conduce dirección suroeste. Mis compañeros oficiales están allí esperándote. Yo iré a atrapar a Duncan". Tras darle las llaves a Vivi, corrió al estacionamiento subterráneo para ir a por Duncan.

Justo cuando ella iba a responder, Warren ya se fue.

Estaba enojada por lo que Duncan le había hecho, pero no tenía el valor de quedarse allí o buscar venganza. No tenía la energía ni la fuerza suficiente para hacerlo.

Duncan parecía haberse vuelto loco. Vivi recordaba claramente la expresión vengativa en el rostro de ese loco, y un escalofrío le recorrió la espina dorsal al pensar que él la mataría si volvían a encontrarse.

Asustada, se dijo: '¡No, tengo que irme de aquí de inmediato!'.

Se puso de pie, pero todavía estaba muy débil. No obstante, estaba decidida a llegar al auto y salir de allí. Así que corrió hacia el vehículo, se sentó en el asiento del conductor, arrancó el motor de inmediato y se alejó tan rápido como pudo.

"Señor, me temo que perdí a Duncan. Tomó mi arma y huyó hacia el estacionamiento subterráneo. Sospecho que los niños están escondidos allí. ¡Necesito ayuda!", Warren hablaba por su auricular mientras corría hacia el estacionamiento.

"Mark, por favor ve al garaje subterráneo ahora mismo, ten cuidado, el criminal va armado con una pistola y me temo que los rehenes podrían estar encerrados allí. Debes mantener a los niños seguros, es prioritario", ordenó el líder a Mark primero. Luego notificó la maniobra a sus otros subordinados.

Después de informar a todos los miembros del equipo, rápidamente llevó a sus hombres al garaje subterráneo.

"¿Qué está pasando? ¿Y si vamos a buscar más dinero ahora? Estoy muy asustada...", le dijo Sheryl a Charles con voz temblorosa. Tras recibir las instrucciones del líder, su corazón se volvió más pesado

de que Duncan pudiera alcanzarla. "¿Querías esto?", preguntó volviéndose hacia él.

"¿Qué demonios haces, Warren? ¡No corras riesgos ahora! ¡No es el momento adecuado!", le advirtió Mark como si pudiera leer su mente y percibiera su próximo movimiento. No quería ver a su compañero herido.

"Relájate. Está bien", dijo Warren, y le dio una sonrisa tranquilizadora a su compañero. "La vida es dura. Todo lo que hacemos es trabajar para poder sobrevivir", continuó, volviéndose otra vez hacia Duncan.

"Sin embargo, nuestro trabajo es mucho más que eso, sirve a un propósito diferente. Mi responsabilidad fue y siempre es proteger a los demás. Tengo que dedicarme al público, sin embargo, tampoco quiero perder la vida por el bien de los demás", prosiguió.

Tras decir esto, dio un paso hacia Duncan con la maleta en la mano.

"¡Detente! ¡Quédate donde estás!", gritó este en un tono amenazador y nervioso mientras la mano con la que sostenía el arma comenzaba a temblar. No quería que nadie se acercara a él a pesar de que el oficial no iba armado y venía con cincuenta millones en efectivo.

"Bien, de acuerdo... No me moveré, simplemente esperaré y hablaré contigo desde aquí", Warren cedió, deteniéndose por un segundo. Se quedaba mirando en dirección al lugar donde el arma de Duncan apuntaba.

"Hago esto minuciosamente porque tengo miedo a la muerte y solo quiero sobrevivir. Después de todo, tengo una esposa y un hijo. No quiero sacrificar mi vida en esto. Creo que te sientes así también, ¿no?", comenzó.

"¡Deja de contarme mierda!", espetó Duncan impaciente. Pero a pesar de lo que dijo, no le importaba tener a Warren parado justo delante. Era casi como si hubiera dejado atrás todo su miedo.

"Vayamos al grano, Duncan. ¿Podemos hacer un trato? Te doy cincuenta millones y, además, puedes retenerme como rehén y salir de aquí discretamente. Solo te pongo una condición, que me devuelvas la pistola cuando te vayas sin hacer daño a nadie".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir