ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1151 Una situación difícil

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 13334

Actualizado: 2020-02-09 07:53


ʺ¡No seas tontita, Sher! ¡No hay necesidad de que seamos tan formales entre nosotras!ʺ, dijo Isla, sacudiendo la cabeza y sonriéndole con cariño a Sheryl. Después puso una expresión seria y añadió: ʺ¡Gracias a Dios que estás aquí! La compañía se encuentra en una situación realmente crítica en estos momentos, y no sé qué hacer. ¿Tienes algún plan?ʺ.

ʺ¡Primero lo primero! ¿Cuánto personal tenemos?ʺ, Sheryl preguntó. Sabía que la situación no era nada buena, pero quería saber qué tan mala era, exactamente. Y justo por eso había ido a Cloud Advertising Company.

ʺHemos perdido más de la mitad de nuestro personal. Los que todavía siguen aquí parecen poco confiables. No creo que estén planeando quedarse por mucho tiempo; simplemente no han encontrado nada mejor todavía. Ya sea por esa razón o por alguna otra, siguen indecisos acerca de lo que quieren hacer. No creo que ninguno de ellos siga aquí porque confíen en nosotrasʺ. El rostro de Isla se volvió aún más sombrío, porque parte de ella había esperado que Sheryl milagrosamente pudiera encontrar una solución para resolver ese terrible problema. Parecía como si estuviera viviendo una pesadilla. De hecho, ni siquiera en sus peores pesadillas pudo haber imaginado que la compañía enfrentaría una situación tan crítica.

ʺDe acuerdo, Isla, esto es lo que necesito que hagas. Avísale a todo el personal que necesito que se reúnan en la sala de juntas en cinco minutos. Tengo un anuncio importante que hacerʺ, dijo Sheryl con firmeza.

ʺEstá bienʺ, Isla estuvo de acuerdo, sin pensarlo dos veces. No dudaba en lo absoluto en el juicio de Sheryl, así que no hizo ninguna pregunta. Solo asintió y se fue a informarles a los empleados. Durante el tiempo que Sheryl había estado ausente, Isla había tenido que dirigir la compañía sola y lidiar con todos los problemas. Sentía como si estuviera a punto de colapsar debido al agotamiento, no obstante estaba contenta de pasarle la difícil tarea a Sheryl.

Estaba sumamente agradecida de que Sheryl estuviera ahí para apoyarla. Aunque los propios problemas de Sheryl aun no se habían resuelto, por lo menos podría ayudar a aliviar un poco la presión que pesaba sobre la espalda de Isla, dándole el pequeño respiro que tanto necesitaba.

A decir verdad, Isla sabía perfectamente que no había nada que Sheryl pudiera hacer para resolver el problema. Una vez que se había corrido la voz, era imposible deshacer el chisme. Si Sheryl quisiera ser egoísta, fácilmente podría mantenerse al margen y no habría nada que Isla pudiera hacer para obligarla a que la ayudara. Lo único que podían hacer en ese momento era esperar y dejar que ese chisme fuera reemplazado por otras noticias importantes y eventualmente la gente se olvidaría de él.

El tiempo curaba todas las heridas, no solo las heridas físicas sino también las emocionales.

Cinco minutos después, los pocos miembros del personal que aún quedaban, se reunieron en la sala de juntas.

ʺCreo que ya todos se enteraron acerca de los eventos acontecidos recientemente, por lo que no voy a entrar en más detalles al respecto. Tampoco los he reunido aquí para poder contar mi versión de la historia y tratar de hacer que todos me crean. No espero que ninguno de ustedes confíe en mí ciegamente. Sin embargo, lo que sí quiero decirles es que no voy a dejar esta empresa. De tal forma que si alguno de ustedes piensa que permanecer aquí y tener algo que ver conmigo será perjudicial para sus carreras o su vida personal, entonces le suplico que presente su carta de renuncia lo antes posible. No estoy obligando a nadie a quedarseʺ, dijo Sheryl, pensando cada una de sus palabras cuidadosamente y hablando en un tono claro. Cuando terminó de hablar, miró a todos los presentes, para verificar si habían comprendido su mensaje.

No le sorprendió en lo absoluto que todos evitaran mirarla a los ojos. Algunos estaban jugaban con sus plumas, girándolas o abriéndolas y cerrándolas. Otros simplemente miraban sus manos o la mesa, sin mo

r favor diríjanse al departamento de recursos humanos. Una vez que hayan completado todos los procedimientos de salida, podrán retirarse. Bien, eso es todo por esta reunión. Ya no hay mucho trabajo en esta empresa. De hecho estaba planeando reducir el personal. El haber tomado la decisión de irse no es solo por su propio bien, sino también por el bien de la empresa. ¡Han tomado la mejor decisión!ʺ.

Poco después de que Sheryl terminara de hablar, todos los empleados salieron de la sala de juntas, cuchicheando entre ellos.

Sheryl no podía escuchar de qué estaban hablando, y tampoco quería enterarse. Se limitó a verlos salir de la sala, con total indiferencia.

ʺ¿Sher, por qué permitiste que todos se fueran? ¡Ahora solo quedamos nosotras dos! ¿Qué tipo de empresa tiene solo dos empleadas?ʺ, dijo Isla, con un profundo suspiro. Finalmente pudo liberar todo el estrés que había sentido durante la reunión. No pudo evitar interrogar a Sheryl, una vez que todos se habían ido.

ʺ¿Por qué no le cuentas a Charles lo que está pasando? Estoy segura de que si se enterara de la situación en la que se encuentra nuestra empresa, podría hacer algo para ayudarnosʺ, sugirió Isla, quien no podía soportar ver a Cloud Advertising Company colapsar de esa forma. Ella y Sheryl habían dedicado muchos años y esfuerzo a esa empresa, y se resistía a aceptar que ese fuera el final. ¿Había trabajado tan duro por nada?

ʺNo puedo pedirle ayuda cada vez que me enfrente a una dificultad. Aunque no tengamos personal, nos tenemos la una a la otra. ¿No es así como comenzamos esta empresa? Si lo hicimos una vez, definitivamente podremos hacerlo de nuevo. ¿Qué dices? ¿Me apoyarás y salvaremos juntas esta empresa?ʺ, Sheryl no creía que ese fuera el final de Cloud Advertising Company. De hecho, le parecía que la renuncia de todo el personal había sido una bendición, ya que podrían reconstruir la empresa con personas sinceras y trabajadoras. Aunque la reputación de Cloud Advertising Company no era muy buena en ese momento, confiaba en que sus habilidades y carisma las ayudarían a reclutar más personal y poder colaborar con otras compañías. Estaba ansiosa por comenzar el desafío de volverse a levantar con nuevos bríos y con Isla a su lado.

ʺSí, nosotras seguimos aquí, pero...ʺ, comenzó a decir Isla, pero no pudo terminar de hablar.

El personal de los departamentos de finanzas y de recursos humanos también querían renunciar, pero afortunadamente eran más conscientes que el resto de los empleados. Eran lo suficientemente considerados como para permanecer más tiempo y poder ayudar a los demás trabajadores a completar los procedimientos de salida.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir