ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1161 El estado de salud de Nancy

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11407

Actualizado: 2020-02-11 02:10


Después de tener un momento dulce juntos, Charles y Sheryl se abrazaron fuertemente, sintiendo la calidez y el amor en el abrazo del otro. Pronto cayeron plácidamente en los brazos de Morfeo y

ambos durmieron muy bien esa noche. Sin embargo, tan pronto como el sol de la mañana empezó a colarse por la ventana de la habitación, no tuvieron más remedio que levantarse y hacer un esfuerzo por estar listos para sus ajetreadas vidas, a pesar de que ninguno de los dos quería levantarse todavía.

La noche de Sheryl había sido maravillosamente plácida y tranquila y, sin embargo, la mañana que le esperaba era totalmente lo contrario, tenía que ajustar y revisar todos los cambios tan drásticos que habían tenido lugar en Cloud Advertising Company, ya que habían renovado gran parte de sus clientes y empleados.

Tenía un día extremadamente ocupado por delante, desde tratar de familiarizarse con sus nuevos clientes hasta mostrarles sus funciones a los empleados recién contratados. Lo cierto era que la compañía no había estado tan ocupada desde hacía mucho tiempo.

Sheryl sabía que muchos de sus nuevos clientes llegaron a la compañía debido a que confiaban en ella y, también, gracias a la buena reputación de Charles y, además, conscientes de la conexión de ella con el gran director ejecutivo, nadie se atrevería a provocar problemas. Por otra parte, mientras los proyectos pudieran satisfacer sus bolsillos y sus carreras, la mayoría de los clientes estaban dispuestos a ignorar los pequeños problemas que causaban los nuevos empleados de esta empresa.

Sin embargo, Sheryl era la jefa y siempre buscaba la perfección, a pesar de que los clientes ignoraron esos pequeños detalles, ella no podía dejarlos de lado, por pequeños que fueran. Así que se ocuparía de ofrecer la mejor calidad a sus clientes y de enseñar y guiar a sus empleados, de manera que optimizaran sus proyectos y pudieran resolver esos pequeños inconvenientes, hasta que todo funcionara a la perfección.

Gracias a que les enseñó de manera práctica y durante bastante tiempo, el personal nuevo se familiarizó finalmente con su trabajo, y la cantidad de problemas disminuyó poco a poco.

Sheryl encontró finalmente un momento de descanso en su día, y pudo recostarse en la silla por un momento para cerrar los ojos y tomarse un respiro. Momentos después, llamaron a su puerta y entró Isla con una carpeta en la mano. Entonces abrió los ojos y se enderezó mirando a su amiga, quien, luciendo una brillante sonrisa en su rostro, se acercó al escritorio y le entregó la carpeta. "Sher, este es el informe financiero del último pedido. Por favor, confírmalo", dijo Isla.

"Está bien, déjame comprobarlo", respondió Sheryl mientras tomaba el documento de sus manos. Isla se recostó en la silla frente al escritorio mientras ella revisaba el informe. Ver cómo la compañía rehacerse y levantarse puso a Sheryl de muy buen humor esos días.

Mientras Isla observaba cómo los ojos de su amiga brillaban de alegría, rompió el silencio y le preguntó: "Oye, Sher, ¿por qué no nos relajamos un poco y lo celebramos esta noche? Nos lo merecemos".

La sonrisa de Sheryl se desvaneció mientras miraba a Isla con confusión. "¿Celebrar...? ¿Qué celebramos? ¿Acaso no es normal que nuestra empresa gane dinero?", contestó mirando todavía a su amiga, mientras pensaba que no había necesidad de una celebración especial.

Isla se rio ante la inocenci

dijo con calma: "No te preocupes, Sher. Podemos ir al hospital y ver a Nancy ahora mismo".

Sheryl suspiró una vez más, y contestó: "Lo sé. Después de todo, lo menos que puedo hacer es ir a visitarla". Si Sheryl supiera que había alguna forma de despertar a Nancy del coma, la habría llevado a cabo de inmediato, pero ese era el gran problema, incluso los profesionales médicos no podían hacer nada con respecto al estado de salud de Nancy, así que ella estaba impotente ante la situación.

Todo lo que podía hacer en ese momento era esperar

y rezar a Dios para que las cosas mejorasen.

Mientras estaba perdida en sus pensamientos, sonó de repente su teléfono y la devolvió a la realidad, era un número no registrado. "Hola, soy Sheryl, ¿quién es?", respondió.

Isla vio a su amiga asentir y luego su rostro se iluminaba con una enorme sonrisa. "Oh, ¿en serio? ¡Eso es genial! ¡Iremos ahora mismo! ¡Gracias!", exclamó Sheryl muy emocionada, y se volvió hacia Isla con una sonrisa tan pronto como colgó la llamada.

Estaba tan feliz que se quedó sin palabras por un momento.

"Sher, ¿quién era? ¿Qué pasó?", preguntó Isla confundida.

Sheryl no pudo evitar contarle de inmediato lo que le habían dicho: "Isla, era la enfermera del hospital. ¡Me ha dicho que Nancy se ha despertado hace una hora! ¡Ha salido del coma!", contestó Sheryl muy contenta.

Al escuchar la buena noticia se sintió realmente emocionada, ya que significaba que Nancy estaba bien y, además, ellos ya no tendrían que sentirse tan culpables.

"¡Qué buena noticia! ¡Deberíamos ir allí ahora mismo!", contestó Isla, quien al ver a Sheryl con un brillo de alegría y sin preocupaciones, también comenzó a sentirse realmente feliz por su amiga.

Entonces Sheryl se levantó de su asiento y respondió con una enorme sonrisa en sus labios: "¡Vamos!". Sin embargo, antes de dirigirse al hospital, decidieron pasar por el supermercado para comprar una cesta de frutas para Nancy.

Cuando llegaron a la habitación alegres y sonrientes, encontraron a Nancy sentada en la cama, tomándose una sopa de arroz caliente. Rápidamente levantó la cabeza y vio a Sheryl parada junto a la puerta abierta. En ese momento, los ojos de Nancy se abrieron sorprendidos y preguntó: "Sher, ¿por qué estás aquí?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir