ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1171 Despertarse de repente de un dulce sueño

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9701

Actualizado: 2020-02-13 02:08


El ascensor llegó y todos trataron de entrar corriendo para escapar de la escena que estaba a punto de tener lugar. Avisaron a Sheryl y a Isla: "El ascensor está aquí, nos vamos ya. ¡Adiós!".

Otros se hicieron eco: "Sí, es hora de irnos". Todos intentaban evitar la vergonzosa situación. El ascensor estaba sobrecargado y algunos no pudieron entrar, así que decidieron bajar por las escaleras en lugar de esperar al siguiente. Sheryl observó aquel ridículo espectáculo sin decir nada.

Rachel lo vio todo desde su reservado y sonrió con orgullo. Ese era el tipo de efecto que quería, y deseaba que Sheryl fuera testigo de primera mano, ya que quería destruir su felicidad y su confianza en Charles. Pensando en la reacción de Sheryl cuando los viera juntos, no pudo evitar sonreír.

"Charles, ¿cómo te sientes ahora?", preguntó suavemente. Se hacía la inocente mientras, lentamente, le daba un masaje. "¿Te parece bien esta presión? Aprendí este método cuando filmaba una película de medicina tradicional china hace mucho tiempo. El guión decía que este masaje en el pecho disipaba los efectos del alcohol, pero no estoy segura de si es efectivo o no. ¿Te sientes mejor?".

"No funciona", respondió él con frialdad. Cuando entraron en la cabina, Rachel le había pedido que se acostara porque eso provocaría la invención de teorías salvajes por parte de las personas que los vieran. Habría sido más efectivo para el desarrollo de su plan, pero él no la escuchó, se sentó en el sofá, y ahora estaba molesta porque no había cooperado. Incluso tuvo algunas dificultades para conseguir que se quedara en la habitación con ella.

"Así es como funciona este masaje, no sentirás ningún efecto inmediato después, pero es el tratamiento más inofensivo para tu cuerpo", le explicaba con tono convincente. Quería que se quedara en la cabina el mayor tiempo posible para que más personas, especialmente Sheryl, pudieran verlos en la misma habitación, en una situación íntima. 'Mi pobre Sheryl, ¿cómo te sentirás cuando veas esto?', pensó y sonrió contenta.

Sonaba música en la cabina, y la combinación con la luz tenue creaba un ambiente de romance.

No era posible escuchar desde el exterior de la cabina de qué estaban hablando pero, por la cara sonriente de Rachel, parecía evidente que realmente la mujer disfrutaba de aquel momento.

Estaba tan cerca de él que parecía que la tenía en sus brazos, no la rechazaba en absoluto.

Isla estaba a punto de precipitarse en la habitación para atraparlo engañando a Sheryl, pero justo cuando se disponía a hacerlo, precisamente Sheryl la hizo retroceder rápidamente.

"¡No entres!", ordenó. Era una mujer bastante delgada y siempre parecía frágil, por eso Isla se preguntó de dónde sacaba una fuerza tan explosiva para empujarla hacia atrás de esa manera.

"Sher, ¿te haces cargo de lo que está pasando? ¿Por qué no me dejas entrar? ¡Él está ahí dentro!

ún no termino el masaje. Si lo dejamos aquí, nuestros esfuerzos habrán sido en vano. ¿Por qué no me dejas terminarlo?", protestó. Había intentado por todos los medios que se quedara allí con ella y estaba dispuesta a hacer todo lo posible para evitar que se fuera.

"¿Nuestros esfuerzos habrán sido en vano?", preguntó él en tono burlón. Su expresión había cambiado. Preguntó con indiferencia: "Rachel, ¿tienes miedo de que los esfuerzos que realizaste en este masaje sean en vano, o tienes miedo de no ganar nada con los esfuerzos que hiciste esta noche?".

"Charles, me temo que no sé de qué estás hablando", respondió ella, un poco asustada. Temía que adivinara sus verdaderos propósitos y fingió no haber hecho nada malo.

"¿No lo sabes? ¿Por qué no se lo preguntas a tu compañero, Lance? Rachel, no me tomes por tonto. ¡Bebí mucho, pero no estoy borracho! Sé exactamente dónde estoy y es bastante obvio lo que tratas de hacer". Como ya tenía las respuestas que buscaba, no pensaba seguir dándole esperanzas. Sabía lo que ella le había hecho a Sheryl y quería que pasara por el mismo dolor.

Una mujer así de mala se lo merecía.

"Charles... Yo... No sé a qué te refieres, no te sigo", fingió, como si no supiera nada sobre el plan de Lance. Pensó que hacerse la inocente podría engañarlo.

"¡Sal de la habitación ahora mismo! No necesitas que vuelva a repetirlo, ¿verdad?", exigió él. Estaba tan irritado con ella que no quería seguir hablando. Parecía tan miserable y tan lamentable... y toda su miseria se la había causado ella misma con su propia conducta. Nadie sentiría lástima por ella. Todas sus miradas de lamento eran solo una especie de pretensión hacia él.

"Yo... ¡Yo no hice nada malo! ¿Cómo puedes tratarme así?". No podía aceptar que Charles lo hubiera visto todo, no entendía por qué tenía que perderlo otra vez cuando casi se había ganado su corazón. ¡Rachel acababa de despertarse de su dulce sueño!

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir