ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1184 Cediendo

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11425

Actualizado: 2020-02-16 01:16


"¡Mira lo que acaba de hacer esa mujer! ¿Cómo se atreve Sheryl a hacernos eso?", tan pronto como Sheryl se fue, Rachel liberó su ira gritando en la dirección en la que se había marchado.

ʺ¿Quién se cree que es? ¿Cómo se atreve a venir a nuestra propia compañía a darnos órdenes?ʺ, vociferó Holley, quien también estaba furiosa por la forma en que Sheryl se había comportado. La razón por la cual le había pedido a Rachel que invitara a Sheryl a Tarsan Corporation, fue porque quería hacerla pasar un mal momento y avergonzarla.

Sin embargo, parecía que las cosas habían dado un giro inesperado, y las que resultaron humilladas fueron ellas dos.

Ser humilladas en su propio territorio era algo demasiado vergonzoso. ¡Sin mencionar que eran dos contra una! Su plan había resultado toda una desgracia.

Rachel volteó hacia Holley y la miró con el ceño fruncido mientras le decía: ʺ¡Todo esto sucedió por tu tonta idea! ¿Notaste la arrogancia que reflejaba su rostro? ¿Y la altanería con la que nos habló? ¿Cómo se atrevió a tratarnos así?ʺ, dijo Rachel, presa de la ira, pues no podía soportar que sucediera ningún contratiempo, sin importar cuán pequeño fuera.

La simple sensación de derrota hacía que Rachel se pusiera furiosa, como si fuera alérgica al fracaso. Se enojaba tanto que comenzaba a culpar a cualquier persona, y en ese momento estaba culpando a Holley, como si lo sucedido hubiera sido solo su culpa.

ʺEstoy de acuerdo en que Sheryl no debió haberse portado tan arrogante, pero no puedes culparme de su comportamiento. Esto no es del todo culpa mía, y lo sabesʺ. Esa situación también había puesto de mal humor a Holley, y todo empeoró cuando Rachel comenzó a echarle la culpa de lo que había sucedido. Muchas veces Holley había sido acusada erróneamente, y no podía soportar que lo hicieran una vez más. No estaba dispuesta a cargar con toda la culpa en silencio.

Después de escuchar lo que Holley había dicho, Rachel comenzó a darse cuenta de que había ido demasiado lejos con sus reproches. Ya que si Holley se enfurecía y finalmente decidía retirarle su apoyo, debido a lo mal que la había tratado, nadie más estaría dispuesto a ayudarla con su plan. Respiró hondo en un intento de recobrar la compostura. Unos segundos después, miró a Holley con una mirada de arrepentimiento, y con voz sincera, le dijo: ʺLo siento, Holley. No fue mi intención echarte toda la culpa. Me sentí demasiado abrumada y enojada por lo que sucedió con Sheryl, así que te culpé de todo. ¡Odio ver cómo Sheryl casi siempre puede salirse con la suya, y cómo consigue todo lo que quiere, a pesar de que no se lo merece!ʺ.

Al escuchar las palabras de Rachel, Holley pudo percibir que había comenzado a ceder. La ira de Holley también comenzó a disiparse y trató de calmarse. A pesar de que no estaba contenta debido a que Rachel la culpaba por cada fracaso, no tuvo más remedio que, una vez más, tragarse ese enojo y disimularlo con un comportamiento más apropiado. Además, aún necesitaba la ayuda de Rachel y de Tarsan Corporation para poder lidiar con su situación más adelante, por lo que estar del lado de Rachel era la única opción que tenía para asegurarse de que al final las cosas saldrían bien para ella. Holley respondió con voz tranquila: ʺNo te preocupes, Rachel, esto también es mi culpa. Yo también fui presa de la ira. Te ofrezco disculpas por haberme portado tan grosera. Tienes razón al decir que f

s.

Sheryl los ignoró e inmediatamente se sentó en su silla, cerrando los ojos para que el cansancio y la preocupación que la aquejaban se disiparan. Mientras tanto, Isla iba pasando por la oficina de Sheryl, cuando iba de salida. Se detuvo al escuchar algunos ruidos provenientes del interior de la oficina, pensando que quizás alguien se había escabullido, así que abrió la puerta sin hacer ruido, para ver quién era el intruso que estaba allí adentro, a esa hora.

Se sintió aliviada de ver a Sheryl sentada en su silla, pero no podía entender por qué estaba allí a esa hora, así que le dijo: ʺ¿Sher?ʺ. Sheryl abrió los ojos al escuchar a Isla, quien parecía muy confundida cuando cerró la puerta, después de haber entrado a su oficina. Sheryl hizo su mejor esfuerzo por mantener la calma y no dejar que sus emociones la traicionaran o se vieran reflejadas en su rostro.

ʺ¿Que no fuiste a ver a un cliente? ¿Por qué regresaste tan rápido? ¿Dónde te reuniste con él? ¿No llegó? ¿O la reunión fue muy rápida?ʺ, preguntó Isla, visiblemente confundida. Sheryl la miró y notó que estaba a punto de irse a casa, pero se había detenido por los ruidos que probablemente había escuchado, cuando Sheryl entró a la oficina. Por otra parte, Isla no sabía realmente a dónde había ido Sheryl, por lo que no tenía idea de la montaña rusa emocional que había experimentado en las últimas horas.

Después de escuchar todas las preguntas de Isla, Sheryl se tomó su tiempo para responder. Hizo una pausa, se las arregló para recuperarse rápidamente de los pensamientos que la atormentaban y respondió escuetamente: ʺSí, la reunión fue muy rápidaʺ.

ʺ¡Oh, genial! Pero ¿para qué regresaste a la oficina? ¿No deberías estar en casa descansando?ʺ, preguntó Isla, tratando de no parecer una entrometida. Notó que Sheryl lucía un poco diferente ese día, y aunque no sabía exactamente cuál era esa diferencia, estaba segura de que algo andaba mal.

Unos segundos después, se dio cuenta de que la razón por la que Sheryl lucía diferente ese día, era porque no estaba de buen humor.

De hecho, durante los últimos meses, no recordaba haberla visto de buen humor.

Isla había estado junto a Sheryl esos pocos meses, así que pudo darse cuenta de eso, sin necesidad de hacerle más preguntas.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir