ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1195 Sola, miserable y herida

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11032

Actualizado: 2020-02-18 00:23


Sheryl no estaba segura de si debía creer en las palabras de Charles. 'Tal vez dice la verdad, tal vez no. Es totalmente posible que haya ido a Cloud Advertising Company después de salir con Rachel', pensó para sí misma. A decir verdad, le frustraba muchísimo no poder confiar en él. Sin importar cuánto lo intentara, sencillamente no podía.

"Mi teléfono estaba apagado e Isla olvidó llevarse el suyo, por lo que no pude llamarte para avisarte que iba a llegar tarde a casa", respondió Sheryl con voz fría sin siquiera mirar a su esposo a la cara. Mientras pronunciaba esas palabras con voz temblorosa, se dio cuenta de que había dado una excusa patética. Sin embargo, que su celular estaba apagado era cierto.

Además, todavía no estaba lista para revelarle sus dudas sobre él y Rachel, y solo pensar en lo que podría pasar si sacaba el tema la hizo estremecerse.

Sin embargo, estaba totalmente segura de una cosa: separarse de Charles no era una opción. No podía dejarlo ir.

"Sher, la verdad es que no entiendo por qué te has vuelto tan fría conmigo, solo espero que puedas tener algo de fe en mí, en lugar de confiar en los chismosos que lo único que quieren es hacernos daño", dijo Charles, haciendo énfasis en la última oración. Sin dudas, y para su propia sorpresa, Charles había notado que en los últimos días su esposa había cambiado, que se comportaba diferente con él. Se había vuelto extrañamente callada, y cada vez que le hablaba, se encontraba con una respuesta fría e indiferente de su parte. Era como si Sheryl hubiese construido, con sumo cuidado, un caparazón a su alrededor, el cual Charles encontraba extremadamente difícil de romper. Por alguna razón, tenía la sospecha de que Rachel tuvo algo que ver con ello, pero en ese momento no tenía más opción que intentar hacer que Sheryl le dijera qué estaba sucediendo exactamente. Por el momento, esa era la única forma en que podría dar con una solución a su problema.

Sin embargo, Sheryl tenía la mente demasiado nublada como para darse cuenta de que Charles había hablado en serio, por lo que terminó malinterpretándolo.

'¿Es que está tratando de evadir el tema? Seguramente no quiere que sepa que cometió un error...', supuso ella, con lágrimas asomando por el rabillo de sus ojos. Rápidamente, apartó la mirada para que Charles no se diera cuenta de que estaba a punto de llorar; y con un tono aún más frío que antes, dijo:

"Me voy a la cama". Con su pecho lleno de todo tipo de emociones en conflicto, Sheryl sintió que se quedaba sin aliento. En consecuencia, pensó que la mejor manera de evitar una discusión era huir de allí. De lo contrario, podría terminar perdiendo el control y soltándole a Charles todas las dudas que tenía sobre él y Rachel.

No quería que eso terminara sucediendo, ya que

odiaba derrumbarse frente a alguien cuando estaba en una posición indefensa. Pero cada vez le resultaba más difícil mantener la compostura.

"Sher...", Charles intentó decir algo, pero su esposa ya se había apresurado a la habitación.

Estaba sin dudas frustrado, y no pudo evitar dejar escapar un suspiro de impotencia. Sentía que estaba

perdiendo a su esposa, y que no podía hacer nada para evitarlo.

Había hecho todo lo posible para aclarar el malentendido entre ellos, pero todos sus esfuerzos termi

así que entró en pánico al verse incapaz de detener el sangrado.

Comenzó a pensar que en un momento de dolor e impotencia como ese no había nadie en casa que la ayudara, lo que la hizo sentirse miserable. Y como no tenía más opción, tuvo que recurrir a su hijo.

Charles se encontraba en una reunión cuando recibió la llamada. Tan pronto como se enteró de la emergencia que tenía su madre, salió corriendo de la sala de conferencias sin dar importancia a las miradas atónitas de los allí presentes. Se dirigió directamente a su auto y salió del estacionamiento, y tan rápido como pudo condujo a Dream Garden.

Mientras estacionaba el auto en la entrada, se dio cuenta de que la casa estaba completamente en silencio. Al pensar que su madre estaba allí, sola, angustiada, y en peligro, sintió el corazón en la boca. Sin pensarlo dos veces, salió del auto y corrió hacia adentro. Cuando entró corriendo en la casa, el sudor le goteaba de la frente y estaba sin aliento. "¿Cómo te sientes, mamá?", preguntó ansioso al ver que esta se encontraba en la sala de estar.

"Me envolví la herida con unos vendajes, pero la sangre sigue fluyendo...", respondió ella con voz temblorosa. Al ver a su hijo, lanzó un suspiro de alivio y las lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas. En el suelo, cerca de ella, había un montón de vendas manchadas de sangre.

Al ver esto, Charles abrió bien grandes los ojos, y sin perder tiempo, dijo nervioso: "Vamos, te llevaré al hospital".

Al instante, le envolvió la herida con una de las vendas, y después la llevó al auto y se fueron.

De camino al hospital, Charles condujo a una velocidad peligrosa. Y en varias ocasiones casi cruza la luz roja de los semáforos. Si su madre no hubiera estado con él habría, sin duda alguna, superado el límite de velocidad.

Un momento después llegaron al hospital. Enseguida, Charles la llevó a urgencias, donde el médico le desinfectó y curó herida, y por último le dio una inyección. Después de eso, el médico preguntó con ternura: "He vendado la herida. ¿Cómo se siente, señora Lu? Pues, el corte no ha sido muy profundo, así que no se preocupe. Pero recuerde volver en unos días para que le cambiemos la venda".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir