ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1207 No es justo

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10503

Actualizado: 2020-02-21 00:02


Sheryl convocó todas las fuerzas que le quedaban y miraba a Leila. "No importa lo que digas, nunca te perdonaré. No quiero volver a verte en esta casa nunca más. Por favor, quiero que te vayas cuanto antes", exigió. Entonces, sin esperar a ver cómo reaccionaban las dos mujeres, se dirigió hacia la puerta, la abrió y salió. En el momento en que cerró la puerta detrás de ella, se sintió golpeada repentinamente por una ola de agotamiento. Luchó por mover las piernas, ya que sentía como si hubieran sido reemplazadas por pesados sacos de arena. Cansada, arrancó su auto y se fue de ahí.

La cara de Melissa se había oscurecido tanto que resultaba casi aterrador verla mientras miraba ceñuda hacia la puerta con sus manos temblando en sus costados. Ella se las arregló para calmarse, después de un minuto fue hacia Leila para acariciarle suavemente la espalda, y le dijo tratando de consolarla: "Leila, solo ignórala. No tiene derecho a decirte esas cosas, así que siéntete como en casa. Ella no es quien manda aquí".

"Gracias, Melissa. Sé que me respalda, pero no puedo soportar que usted y Sheryl peleen por mí", respondió Leila de manera encantadora.

"Para serte sincera, realmente no me agrada Sheryl. Charles merece alguien mucho mejor que ella, pero es muy manipuladora y tiene mucho encanto, por lo que mi hijo está hechizado bajo su yugo y escucha cada palabra que ella le dice. Leila, necesito tu ayuda. Quiero que trabajes conmigo para echarla de aquí. Esa mujer no está en condiciones de ser la señora de esta casa. ¡Tú eres muy diferente! Eres amable y bonita, justo el tipo de chica que quiero para mi Charles. Siempre me agradas, Leila, así que quiero que seas mi nuera algún día. Entonces, ¿qué te parece? ¿Me ayudarás?". Abrumada por la emoción, Melissa había dado rienda suelta a sus verdaderos sentimientos, y Leila se emocionó por sus palabras, pero eligió bajar la cabeza y mostrarse tímida, luego le dijo a Melissa con recato: "Para ser sincera, he tenido sentimientos por Charles desde hace bastante tiempo, pero nunca intenté ir tras él por Sheryl. Venir aquí y verla intimidada por ella me hizo enojar mucho, y es por eso que aceptaré su oferta, Melissa. ¡La ayudaré a sacar a esa mujer de la casa y al mismo tiempo lucharé por mi propia felicidad!".

Después de la cena, Leila acompañó a Melissa a hacer las compras. Las dos caminaban, tomadas de la mano, y parecían ser muy cercanas, por lo que cualquiera que pasara y las viera podría incluso pensar que eran madre e hija. Paseando por las calles comerciales, Leila contemplaba las luces brillantes y las tiendas concurridas, y de repente se sintió abrumada por una gran ola de nostalgia. ¡Cómo echaba de menos el ajetreo y el bullicio de las grandes ciudades! Las dos entraron a una tienda de ropa y los ojos de Melissa se vieron inmediatamente atraídos por un hermoso vestido. Desafortunadamente, el color brillante y el diseño moderno le provocaron dudas, ya que temía ser demasiado vieja para ponerse ese tipo de prenda. Leila notó su mirada ansiosa puesta en el vestido e inmediatamente supo que le había encantado, así que le dijo con su voz más encantadora:

mente mientras colgaba el teléfono. El lado cariñoso de Charles era una de las razones por las que lo amaba tanto.

Mientras ella se dirigía a Shining Company, Holley y Rachel se apresuraron para llegar a Silver Corporation.

"¡Holley, te juro que no volveré a confiar en ti nunca más! Desde que regresé del extranjero te las has arreglado para arruinar todos mis planes. ¡Ya no quiero trabajar contigo!", se quejó Rachel, quien todavía no podía superar lo que había sucedido el día anterior.

Lo que pasó en el restaurante japonés les dio mucha vergüenza. No solo habían tenido que pretender que no les importaban las críticas e ignorar las miradas despectivas de los demás clientes, sino que también tuvieron que enfrentarse al desprecio de Charles, lo cual fue un gran golpe para Rachel. Ella no podía recordar la última vez que se había sentido tan avergonzada. Todo había sido como un gran insulto.

"Srta. Bai, esta vez fue algo totalmente inesperado. Tú también estuviste allí y sabes que estuvimos a punto de lograrlo. Si el Sr. Lu no hubiera aparecido, las cosas habrían sido muy diferentes. Realmente no tenía idea de que él aparecería en ese restaurante", intentó defenderse Holley, aunque sabía que lo que dijera no haría ninguna diferencia. Si todo hubiera salido bien, Rachel la habría recompensado, pero en el momento en que las cosas comenzaron a salirse de control, de repente toda la culpa recayó en ella.

Estaba herida y frustrada, pero estaba dispuesta a soportar los abusos de Rachel simplemente porque se moría de ganas de ver caer a Sheryl.

"¡No hay excusas! Desde que apareciste solo ha habido accidentes. ¿Cómo es posible que todo nos salga mal? ¿Por qué Sheryl tiene tanta suerte? ¿Por qué las cosas siempre terminan beneficiándola? ¡No es justo!", gritó Rachel. Ella había soportado muchas tonterías en el pasado, pero ante sus ojos, esta explicación era la peor que le habían dado hasta ahora, y su sangre hirvió al escuchar las patéticas palabras que habían salido de la boca de Holley, pues no eran más que excusas para cubrir su terrible incompetencia.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir