ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1210 Temor a la muerte

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9891

Actualizado: 2020-02-21 01:55


"Estoy de acuerdo contigo", Sheryl asintió con una dulce sonrisa. Sus mejillas se sonrojaron mientras le susurraba a Charles al oído: "Quizás podamos divertirnos en tu auto, ¿ese es tu plan? Recuerdo que no te gusta conducir SUV, pero hoy...".

Charles le dirigió una mirada traviesa y sonrió. "Eso suena genial, ¿por qué no se me ocurrió antes? ¡Oh, sí, podemos tener sexo en mi auto! Intentemos algo nuevo para ver si es más emocionante", respondió Charles con una amplia sonrisa, mientras se separaba de Sheryl a regañadientes. Rápidamente se puso la ropa para después abrocharle la blusa a su esposa y, sosteniendo su mano, le ofreció ansiosamente: "Vamos, Sher".

Pero parecía que Sheryl tenía otro plan; ella solo se recostaba en el sofá y jaló a Charles para acercarlo. "Estoy tan cansada, cariño, no quiero caminar", respondió coquetamente.

Luego frunció los labios para rodearle el cuello con los brazos íntimamente y lo miraba a los ojos. Quería ver su reacción.

"¿Ah, sí?", él dibujó una sonrisa juguetona y respondió con la misma indulgencia: "¿Qué tal si te llevo al auto?". Sheryl lo miró por el rabillo del ojo y dijo: "¿Qué dirán tus empleados si te ven cargándome delante de ellos?". Charles le lanzó una sonrisa pícara y respondió: "¿A quién le importa? Te llevaré en mis brazos delante de todos; tú eres mi esposa, la mujer que más amo. Además de ser la mujer más bella del mundo. Todas las demás mujeres se pondrán celosas de lo feliz que te haré".

Mientras hablaba, la levantó en sus brazos y la llevó hasta la entrada, luego abrió la puerta de un golpe y se dirigió hacia el ascensor ignorando a sus empleados.

Y, tal como lo había prometido, todo el personal de la oficina miró a su jefe con la boca abierta y los ojos casi desorbitados.

'¿En verdad es el mismo Sr. Lu que normalmente vemos tan serio y distante? ¿Por qué siempre se convierte en un dulce caballero cuando su esposa está presente? Todos los días

se comporta como un líder empresarial agresivo que mantiene a sus empleados a raya, pero cuando está con su esposa, parece ser un marido complaciente', pensaron con admiración.

Las chicas jóvenes de la compañía comenzaron a quejarse: "Dios mío, la señora Lu tiene mucha suerte. A mí me encantaría que un hombre tan rico y guapo como él me sacara de esta compañía en brazos. ¿Cuándo voy a conocer a alguien así?", dijo una.

"Si un hombre me trata así de bien, me caso con él de inmediato, no me importa que no tenga dinero ni estatus. Pero, ¿por qué no puedo tener un esposo así? ¿Por qué? ¡No es justo!", comentó otra.

Las empleadas solteras en Shining Company tenían las manos en el pecho mientras rezaban por su propia felicidad después de ver la forma en que su presidente trataba a su esposa. Si se trataba de parejas ideales, Charles y Sheryl acababan de poner la vara demasiado alta.

Segundos después, la joven pareja tomó el ascensor para llegar hasta el estacionamiento subterráneo. Charles

el hospital, el médico le ordenó específicamente que descansara más, evitara la fatiga excesiva y fuera al hospital si se sentía incómodo. Se dio cuenta de que lo mejor sería ir a la sala de urgencias cuanto antes.

Sin demora, se levantó tambaleándose de su asiento, agarró las llaves de su auto y fue corriendo al estacionamiento subterráneo.

Cuando finalmente logró arrastrarse hasta su auto, apenas podía pararse derecho; el dolor punzante en su estómago literalmente lo estaba empujando hacia abajo. Estiró la mano para abrir la puerta, pero una fuerte convulsión lo tomó por sorpresa y ni siquiera pudo subir al auto.

Miró a su alrededor sin poder hacer nada; el estacionamiento vacío y silencioso parecía estar sumergiéndolo en la oscuridad. De repente, un fuerte miedo lo invadió.

'¿Qué debo hacer ahora? El dolor me está matando y me es imposible conducir hasta el hospital', reflexionó, entrando en pánico. Se negó a dejarse vencer por la muerte y, con manos temblorosas, sacó su teléfono para llamar a su asistente.

Este último atendió la llamada de inmediato y Nick le contó su condición antes de pedirle que llegara al estacionamiento subterráneo lo antes posible.

Cuando colgó el teléfono, se derrumbó y se sentó en el suelo con la espalda apoyada contra su auto. El sudor frío comenzó a gotear en su frente, pero

una sonrisa burlona persistía en sus labios. Resultó que no era tan valiente y fuerte como creía: tenía mucho miedo de morir de esta manera. Todavía tenía muchas cosas que hacer y, lo más importante, todavía tenía un sueño que alcanzar. No quería morir. No así. No ahora.

El tiempo transcurría y cada momento que pasaba le parecía una eternidad. Lentamente, un frío envolvente llenó el estacionamiento, hasta que terminó por perder las últimas fuerzas que le quedaban. Inclinándose hacia un lado, se dejó caer al suelo y se colocó en posición fetal, cruzando los brazos sobre su pecho en un intento por mantenerse caliente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir