ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1222 Ven a verme

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8660

Actualizado: 2020-02-24 00:02


"Tía Melissa, voy camino a Dream Garden. Estaré allí en cinco minutos". Cuando la educada voz de Leila llegó desde el otro lado de la línea, una sonrisa apareció al instante en el rostro de Melissa.

'Leila es una chica muy educada y obediente. Desde luego es mucho mejor que Sheryl. ¿Por qué Charles tuvo que enamorarse de una mujer tan mala como ella? Si no fuera por ella, Charles y yo ahora estaríamos mucho más unidos', reflexionó Melissa enojada.

Leila llegó a Dream Garden poco después de que Melissa colgara el teléfono. "Siento haberle hecho esperar, tía Melissa. Me quedé atrapada en un atasco", manifestó Leila con la culpabilidad escrita en su rostro.

Sin embargo, la verdad distaba mucho de ser lo que ella contó. La razón por la que llegó tarde no fue por el tráfico, más bien fue porque quería evitar encontrarse con Charles. Sabía lo mucho que él la odiaba, así que esperó a que se fuera a trabajar antes de aparecer por Dream Garden. Evidentemente, no tenía ninguna intención de enfurecerlo.

Leila sabía muy bien que aparentar ser una buena chica ante Melissa, era básico si quería volver a ganarse la confianza de Charles. Aunque estaba esperando tener una buena oportunidad para cambiar su mala imagen a ojos de Charles, antes de que llegara ese día, tenía que evitarlo.

Pensaba que, por el momento, la única forma en que podía complacer a Charles era hacer feliz a su madre. Mientras más disfrutara Melissa de su compañía, más la alabaría frente a su hijo, allanando así su camino.

Leila conocía a Charles desde hacía bastantes años, y tenía clara una cosa sobre él: era un hombre sentimental; no era difícil suponer que se preocupaba por su madre y la respetaba.

De hecho, si no hubiera sido por el profundo amor y respeto que Charles le profesaba a su madre, no habría ayudado a Leila a salir de la cárcel.

Como Charles era respetuoso con su madre, ella estaba convencida de que Melissa era una persona importante para él, por eso había decidido halagarla y adularla.

"Está bien, no pasa nada. Me acabo de levantar", respondió Melissa con una sonrisa cordial. Melissa pensaba mucho en Leila ya que, a sus ojos, era una buena chica y, además, le había comprado mucha ropa, así que no le importó que llegara un poco tarde a su cita.

"Ya veo... Apuesto a que aún no ha desayunado. ¿Qué quiere comer? Le prepararé algo", propuso Leila amablemente. Era una mujer extremadamente ingeniosa y astuta, y sabía exactamente cómo debía actuar para estar en Dream Garden. Evidentemente, su amistad con Melissa era lo más importante para ella en ese momento, y

e empecé a cuidar de Clark, siempre pensaba que, algún día, Charles sería mi esposo...". De pronto, la voz de Leila se apagó cuando los recuerdos desagradables volvieron a su mente. Desde que se enamoró de Charles, solo había experimentado el dolor de ser rechazada una y otra vez, no había dejado de sufrir. Pensó que, aunque compartiera esas malas experiencias con Melissa, no se sentiría mejor, así que se guardó aquellos sentimientos en su interior.

Leila culpaba enteramente a Sheryl de cada momento de miseria y desesperación que tuvo que sufrir, y se juró a sí misma que la haría pagar por todo lo que le había hecho.

"Leila, cuando tengas tiempo libre, ven a verme. Me siento tan aburrida de quedarme sola en casa... Si Sheryl te ve aquí, se enfadará. Eso es exactamente lo que quiero. ¡Estoy harta de esa perra!", maldijo Melissa con los dientes apretados.

Leila sonrió internamente mientras aceptaba su petición. Aunque era cierto que trataba de evitar a Charles, si Melissa la invitaba, no tendría miedo de acudir, ya que sabía que él no la lastimaría por el bien de su madre.

"Está bien, Melissa. Vendré a verla cada vez que esté libre. No tengo trabajo desde que me liberaron, así que me quedo en casa todo el día, y el aburrimiento me está matando. Le haré compañía y, de ese modo, no estaremos solas", acordó Leila con gusto. Al mencionar deliberadamente su desempleo a Melissa, acababa de disparar otro dardo.

'Puede que Melissa no le pida a Charles que me ofrezca un trabajo pero, ¿si lo hace? En ese caso podré trabajar en su compañía...', reflexionó.

"Oh, casi olvido que no tienes trabajo. Es culpa de Charles. ¿Qué tal si...?", dijo Melissa, deteniéndose en mitad de la frase y suspirando.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir