ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1225 El sueño de Nick

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10903

Actualizado: 2020-02-24 01:32


Profundamente dormido, Nick saboreaba lo que acababa de lograr en su sueño. En toda su vida, nunca había estado tan orgulloso de sí mismo, la emoción y la satisfacción llenaban su corazón. Ansioso como estaba, sacó su teléfono para compartir su alegría. Y justo cuando estaba a punto de llamar a Sheryl e Isla, la figura de una mujer apareció frente a él.

Por alguna extraña razón, esto lo sobresaltó, luchó y se esforzó por ver de quién se trataba. La mujer se dirigía hacia él con una sonrisa amable, y la expresión de su rostro era tan dulce que Nick comenzó a marearse. Por alguna razón, sintió que tenía que apartar la vista. Cuando estaba a punto de liberarse de la sensación, la mujer, rápidamente, dio un paso hacia adelante para detenerlo. De pie ante él, y con las manos en las caderas, la energía que emanaba era agresiva, lo que dejó a Nick atónito.

Sin saber qué hacer, se quedaba congelado donde estaba, tragando saliva por el nerviosismo. Lentamente, la mujer volvió a acercársele. Lo más extraño de todo era que en ningún momento dejó de sonreír.

Finalmente, los dos estaban tan cerca que Nick pudo observar claramente cada pequeño detalle de su rostro. Su piel clara irradiaba belleza, juventud y vigor, y su presencia hizo que Nick se sintiera cada vez más avergonzado. Antes de que pudiera apartar los ojos, los labios de la mujer se encontraron con los suyos. Sus labios se sentían tan suaves y cálidos, que llegó a pensar que iban a derretirse en su boca como si fuesen de chocolate. Sin embargo, el beso surrealista alejó toda la ansiedad que había estado sintiendo.

De repente, la mujer echó la cabeza hacia atrás y le sonrió. Después de que Nick recuperó el sentido, levantó los ojos y miró, finalmente, a la mujer que acababa de reclamar sus labios.

Su proximidad lo intimidó, pudo sentir su corazón acelerándose a mil por hora y su sangre corriendo hacia su cabeza.

"¿Me amas?", preguntó la mujer. Su voz era tan gentil y aterciopelada como la forma en que besaba.

Aun sonriendo, retrocedió un par de pasos. Al escuchar esto, Nick tuvo que tomar una pausa.

"Sí...", respondió, por fin, y agregó: "Te amo". Su voz parecía bastante vaga y sus mejillas emitían un suave resplandor rojo.

"¡Qué bueno escucharlo!", respondió la mujer, y en menos de un segundo su dulce sonrisa desapareció. Ahora, en lugar de los ojos gentiles, la mujer miraba a Nick con enojo: "¿Pero me mereces? ¿De verdad crees que un hombre como tú merece una mujer como yo?", le preguntó.

Ese cambio repentino en la actitud de la mujer incomodó a Nick. A pesar de todos sus esfuerzos, la cosa que le causaba más terror y ansiedad finalmente apareció en su subconsciente. Al pensar en esto, su corazón se hundió en tristeza.

Acostumbrado como estaba a siempre tenerle miedo a ser lastimado por la persona que amaba, había aprendido a nunca enamorarse. De hecho, había construido una barrera bastante sólida para mantenerse alejado de las mujeres. Sin embargo, en sus sueños no contaba con esa protección, por lo que tenía que enfrentar ese miedo cara a cara.

Pero, por lo menos, en el mundo onírico era diferente de quien realmente era. El Nick de sus sueños era un hombre de negocios, rico y exitoso, que había asumido numerosos proyectos a g

ar en carcajadas.

'¿Pero quién fue el que casi vomitó tan pronto como probó su primer bocado de comida del hospital?', pensó ella riendo.

La sonrisa de Cassie lo hizo sentir avergonzado: sabía que se estaba burlando de él.

Por alguna razón, se sintió obligado a explicarse, por lo que levantó los ojos para mirarla. Sin embargo, antes de que pudiera decir algo, su dulce sonrisa lo había cautivado. Por un momento, sus ojos permanecieron pegados al rostro de la mujer, y tan pronto se dio cuenta de esto bajó rápidamente la mirada, esta vez a su cuerpo. Era como si hubiera olvidado cómo hablar.

Debido a que Cassie estaba de licencia ese día, no llevaba el uniforme de enfermera al que Nick se había acostumbrado a ver cada vez que entraba a la habitación. En cambio, llevaba una falda azul que le recordaba la tranquilidad del agua. El tono del color hacía que su piel clara se viera aún más brillante. Y el escote que tenía exponía la mayor parte de la blanca piel de su torso, mostrando sus dos afiladas y encantadoras clavículas.

A menudo, Cassie llevaba falda, pero no fue hasta este día que Nick le prestó la suficiente atención para darse cuenta de su belleza. Al verla vestida de esa forma, Nick inevitablemente la encontró muy atractiva, y una parte de él sentía que estaba completamente hechizado.

La expresión estupefacta del hombre hizo que Cassie se sintiera un poco nerviosa, así que para tratar de sacarlo del pequeño trance, agitó la mano frente a su cara.

"¿Te sientes bien? ¿Nick? ¿Estás pensando en qué comer? Por favor, dime algo", a lo que él respondió:

"Ah... ¿Qué dices?". Finalmente, Nick volvió a la realidad, sintiéndose avergonzado de que sus sentimientos se apoderaran de él. Rápidamente, respondió: "Cualquier cosa me va bien, no soy exigente cuando se trata de comida".

"Sé que no eres exigente con la comida, pero sí con quien la prepara", respondió ella. A pesar de la situación, Cassie no pudo evitar sonreír de nuevo, tan divertida por sus reacciones. Después de un momento, agregó: "¿Qué tal si te traigo algo de comida al vapor y un tazón de sopa? Ese tipo de comida es fácil de digerir. Sin dudas te caerá bien".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir