ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1246 ¿No me lo permitirá

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9924

Actualizado: 2020-02-28 02:50


Después de dejar a sus hijos en la escuela, Sheryl regresó a Dream Garden, pero antes de siquiera salir de su automóvil, vio por el espejo retrovisor que otro auto venía tras ella y cuando el vehículo estaba más cerca, se dio cuenta de que se trataba del auto de Leila.

La mujer bajó la ventanilla y le silbó para indicarle que necesitaba un lugar para estacionar, el ruido agudo y desagradable de su silbido tomó a Sheryl por sorpresa.

'¿Quién se cree que es?', murmuró Sheryl, irritada por la aparición de la mujer.

'¿Acaso piensa que esta es su casa'. "Señora Lu", dijo el conductor mientras inclinaba la cabeza hacia Sheryl

y aunque solo dijo su nombre, Sheryl sabía que el conductor quería saber si tenía que dejar espacio para que Leila se estacionara o no. Como estaban en el único lugar que quedaba para estacionar, el conductor no podía tomar la decisión por su cuenta. Sin decir nada y apretando labios por un momento, Sheryl finalmente asintió, inclinando levemente la cabeza en dirección al conductor. Al principio, ella no tenía la intención de hacerle ningún favor a Leila, pero como no tenía que salir más ese día, podía dejar su auto en el garaje subterráneo antes de la hora habitual.

Con el permiso de Sheryl, el conductor volvió a encender el automóvil y lo estacionó en el garaje subterráneo, mientras que casi al mismo tiempo y sin dudarlo, Leila se adelantó para tomar el lugar de aparcar de Sheryl. Cuando la puerta del automóvil se abrió de golpe, la mujer extendió sus largas y bien formadas piernas al salir del auto, para luego mostrar su rostro delicado, protegido con gafas de sol oscuras.

La chica estaba vestida de forma glamorosa: su falda negra destacaba perfectamente las curvas de su cuerpo y el escote de su blusa dejaba al descubierto sus sensuales hombros. Su esbelto cuello estaba decorado con un collar de donde colgaba una piedra de color azul esmeralda. Se notaba que había puesto empeño en arreglar su apariencia para venir aquí, pero aunque había logrado su propósito, Leila ignoraba que la forma más encantadora de mostrar su belleza femenina era lucir delicada y vulnerable, así que lo abrupto y atrevido de su entrada había echado a perder la impresión de belleza.

Disgustada por lo que veía, Sheryl se dio la vuelta y entró en la casa, mientras, a sus espaldas, Leila la miraba fríamente y se mordía los labios.

El profundo rencor que sentía hacia Sheryl era más fuerte que nunca. En su mente, Leila gritaba: 'Cada vez que veo a esta perra, todo lo que quiero hacer es hacerla pedazos y echar sus restos a los animales. ¡De no ser por ella, yo no habría pasado tanto tiempo en prisión! ¡Hizo que desperdiciara mis mejores años en ese maldito infierno! ¡Todo es culpa suya y nunca lo olvidaré!'.

Mientras pensaba esto, el resentimiento y el odio se agolparon en el pecho de Leila y las emociones casi la hicieron perder el control de sí misma, pero logró controlarse y siguió a Sheryl a la casa. En el c

de lo que se suponía que debía decirle en privado. Ella apreciaba mucho a Leila y la consideraba su nuera y por supuesto que había soñado con que Leila terminara siendo la esposa de Charles, para que esta última pudiera cuidar de ella y de su hijo. Pero como estaban frente a Sheryl, Melissa sabía que lo mejor era cuidar sus palabras por el momento.

De repente, se volvió para mirar a Sheryl y Nancy. "¿Qué estás haciendo? ¿No ves que tenemos una invitada? ¡Anda rápido y prepara el té para Leila!", ordenó a Nancy.

"Sí, señora Lu", respondió Nancy y bajando la cabeza, se dirigió a la cocina tal como se le ordenó.

Melissa le dirigió a Sheryl una mirada de insatisfacción. "Ve a ayudarla. Quiero estar a solas con Leila. Es privado, así que no permitiré que nos escuches".

'¿No me lo permitirá?', Sheryl no podía creer lo que acababa de escuchar.

'¡Soy la esposa de Charles! ¡Su nuera! ¿Cómo puede tratarme como una extraña frente a alguien que no es de la familia? ¿Tiene idea de las cosas horribles que esa mujer le ha hecho a esta familia?', pensó Sheryl mientras luchaba por contener las lágrimas que estaban por brotar de sus ojos.

'Nunca me aceptará. ¿Por qué no me echa de esta casa? Si lo hace, no estaría aquí para interponerme en su encuentro con Leila. ¿Por qué me pidió que me quedara? Esta mañana, dijo que yo era la señora de la casa, pero ahora me está tratando como una extraña. ¡Ante sus ojos, no soy nada!'.

Al recordar lo feliz y entusiasmada que se veía Melissa cuando recibió a Leila hacía un rato, Sheryl se entristeció, ya que Melissa nunca la había tratado a ella de forma parecida.

Después de deshacerse de Sheryl, Melissa se volvió hacia Leila para darle otro abrazo, y al verlo Sheryl se sintió desesperada. Sin pronunciar nada, Sheryl estaba quieta mientras mostraba una mirada fría e indiferente. Se decía a sí misma: 'Esta será la última vez que me hace daño', y respiró varias veces profundamente hasta que por fin se calmó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir