ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1254 ¡Listo!

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9376

Actualizado: 2020-03-01 10:06


Debido a la divulgación de cierta información secreta, sus jefes ya habían descubierto que Sheryl debía tener algo que ver con el envenenamiento de Leila, también les habían informado de que una vez que Leila recuperara la conciencia, cooperaría dándoles más información. El impacto del accidente se había exagerado a propósito, así que lo que comenzó como una chispa, ya se había convertido en un gran incendio.

A Sheryl le parecía que, en realidad, nadie tenía interés en hablar con ella y como no tenía ninguna intención de seguirles el juego, decidió ir a sentarse en un asiento cercano, en silencio. Se decía a sí misma que era obvio que no tenía sentido intentarlo de nuevo, pero justo en este momento, una alta figura empezó a acercarse a ella desde el otro extremo del pasillo.

Se trataba de Charles. Su esposo había estado buscando a Sheryl desde que puso un pie en el hospital y después de enterarse de que Leila estaba en la sala de emergencias, no perdió más tiempo.

A lo lejos, pudo ver a Sheryl, sola en el asiento del hospital, ya que podía reconocer su familiar figura en cualquier lugar y al verla allí sola, a Charles se le rompía el corazón.

"¡Sher!", gritó el hombre.

Al oír esa voz familiar, al principio ella pensó que debía estar imaginando cosas. 'Debo estar soñando despierta. ¿Cómo podría estar él aquí?', se dijo Sheryl a sí misma

y soltó una amarga risa mientras sacudía la cabeza y la tristeza se mostraba claramente en su rostro. ¡Cómo deseaba tener a Charles a su lado ahora mismo! Así ella no se sentiría tan sola y al menos, tendría un hombro para apoyarse.

"¡Sher!", gritó él de nuevo, después de acercarse unos pasos más a ella.

Al volver a escuchar esa voz, Sheryl se levantó bruscamente y giró la cabeza hacia el sonido, aún no daba crédito a sus ojos mientras observaba al hombre que se acercaba cada vez más.

'Realmente se trata de Charles. ¿Pero por qué está él aquí?', se preguntó Sheryl.

"¡Sher!", volvió a decir Charles y cuando finalmente estaba lo suficientemente cerca, tomó a la mujer entre sus brazos. Por tercera vez, dijo su nombre y esta vez, su voz se escuchaba suave y cariñosa.

"¡Charles!", Sheryl le devolvió el abrazo con fuerza y con lágrimas en los ojos.

Había estado conteniendo sus emociones durante demasiado tiempo, pero al sentir que Charles estaba a su lado, no había forma de que pudiera contener más las lágrimas. ¡Había sido un día horrible para ella! Charles era como un faro de esperanza en medio de la noche oscura, ya que, finalmente, tenía a alguien en quien confiar. Todo lo que quería hacer era esconderse en sus brazos y desahogar todas sus emociones, pero, por mucho que quisiera hacerlo, no podía. Todavía había reporteros que los vigilaban en este momento y además, estaban en el hospital. Se promet

sado...".

Después de finalizar las llamadas, Charles volvió a guardarse el teléfono en el bolsillo y dándose la vuelta, caminó hacia Sheryl sin siquiera volver a mirar a los periodistas.

"Listo", dijo Charles, sonriendo a Sheryl, quien había quedado gratamente sorprendida. 'Lo arregló todo tan fácilmente', se dijo Sheryl a sí misma con asombro.

Al poco rato, los reporteros que la habían estado observando se fueron, o para ser más precisos, habían huido de Charles como si se tratara de un monstruo.

Sheryl estaba asombrada por el poder que había mostrado Charles. Se limitó a hacer algunas llamadas telefónicas simples y ahora los molestos reporteros que los habían seguido se fueron.

"No me mires con esa expresión de admiración", le dijo, sonriendo. De repente, Charles le guiñó un ojo y le dijo con voz apasionada: "Mi cama te ha extrañado mucho".

Sheryl se sorprendió por un momento, pero luego se ruborizó por la timidez y para disimular su vergüenza, golpeó el pecho masculino suavemente con su pequeño puño.

¿Cómo podía este hombre decir algo tan descaradamente sexual en un hospital?

"Vámonos de aquí", dijo Charles de repente y tomando a Sheryl de los hombros, comenzó a caminar.

"¿Nos vamos? Pero, ¿adónde?", exclamó Sheryl confundida. Leila todavía estaba en coma, ¿cómo podían irse?

"Ordenaré que alguien se quede aquí con Leila. No te preocupes, apuesto a que estás agotada. Volvamos a casa para que descanses", le dijo Charles al tiempo que se detenía para darle un suave beso en el cuello, incitándola.

"Bueno... está bien, entonces", accedió Sheryl y de repente recordó que sus hijos ya habrían llegado de la escuela. Tenía que volver a casa para verlos o seguiría preocupada por ellos.

Charles se sintió satisfecho con su respuesta y sonriendo ampliamente, acompañó a Sheryl hacia la puerta principal del hospital.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir