ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1257 ¡Yo no la empujé!

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11228

Actualizado: 2020-03-02 00:02


Inmediatamente, Sheryl y Charles fueron a su habitación. Mientras subían las escaleras, Sheryl no vio ninguna señal de Melissa, por lo que no pudo evitar preguntarse si había salido o algo.

Cuando finalmente llegaron y cerraron la puerta, Sheryl no pudo soportar más la curiosidad, así que decidió volver y preguntarle a Nancy dónde estaba su suegra. Sin embargo, tan pronto como se dio la vuelta para irse, Charles la detuvo tomándola del brazo.

Sheryl no entendió por qué había hecho eso hasta que vio la expresión coqueta en su rostro.

"Cariño, no nos hemos visto en una semana. ¿No me extrañas?", preguntó con ternura.

Sheryl se quedó hipnotizada por el hermoso rostro de su esposo, y la forma en que le habló le aceleró el corazón. Sin embargo, no tardó mucho en volver a sus sentidos. Charles esperaba recibir una mirada coqueta, pero lo que recibió fue una de enojo.

'¿Cómo puede estar de humor para coquetear, especialmente en esta situación? ¡Acaso no ha entendido que estoy metida en un gran problema! Además, Leila todavía está en el hospital, y solo Dios sabe si su operación será exitosa. No estoy de humor para lidiar con esto en este momento', se quejó Sheryl en su propia mente.

Pero Charles no era tonto, y se dio cuenta enseguida de lo que estaba pasando. Por esa razón, le rogó con voz dulce: "Cariño...", al mismo tiempo que la miraba con ternura.

Sheryl lo observó con atención por un momento. '¿Qué debería hacer con este hombre?', se preguntó, pero al final lanzó un profundo suspiro y se rindió a él. En ese instante, se acercó y tocó su rostro bien estructurado. Y estrechando los ojos, le susurró: "Charles, estoy realmente preocupada...", a lo que este respondió:

"Lo sé, querida. Lo sé". Entonces, el hombre tomó la mano de su esposa, que estaba sobre su rostro, la acercó a sus labios, y la besó. Mirando a Sheryl a los ojos, con absoluta seriedad le prometió: "No te preocupes. Yo me encargaré de esto".

Y tan pronto como terminó de hablar, el hombre envolvió a la mujer con sus brazos, lo que hizo que la ansiedad que la había estado consumiendo disminuyera. En ese instante, Sheryl estuvo a punto de decir algo, pero escuchó la voz de los niños abajo, así que se apartó, miró a su esposo con una gran sonrisa, y luego exclamó de alegría: "¡Clark y Shirley están de vuelta!", e inmediatamente salió de la habitación con Charles siguiéndola. "Cuidado con las escaleras, cariño", le dijo Sheryl a su esposo con una sonrisa, al mismo tiempo que le indicaba que se apurara. Pero antes de que pudiera bajar el primer escalón, notó que Melissa se acercaba.

Ambas intercambiaron miradas, y Sheryl notó la repulsión y la malicia en sus ojos.

No tenía idea de por qué su suegra actuaba de manera tan hostil con ella, ni mucho menos cuándo empezó a hacerlo. Pero de algo sí estaba segura: su aversión y hostilidad empeoraban cada día.

Sin embargo, Sheryl no cayó en su juego, así que ignoró su provocación, y con una sonrisa la saludó: "¡Hola, mamá!".

Melissa, por su lado, no le respondió y solo se burló de ella. Dado que su hijo no estaba en casa, pensaba que no tenía sentido ocultar el desprecio que sentía hacia Sheryl, así que no iba a perder la oportunidad de humillarla.

La actitud de Melissa no perturbó a Sheryl ni un poco, puesto que ya estaba acostumbrada. Por ello, aún sonriendo, continuó s

scaleras.

¡Pum! ¡Pum! ¡Pum!

Ahora, Melissa yacía en el suelo, inmóvil e inconsciente.

Sheryl estaba petrificada, tenía la mirada en blanco, y aún tenía la mano levantada en el aire.

Sencillamente, esta situación la sobrepasó, y la pobre mujer no sabía qué hacer ni cómo reaccionar.

"¡Mamá!", bramó Charles con voz ronca y bajó corriendo las escaleras.

Sheryl logró levantar la vista lentamente y vio la mirada oscura en el rostro de Charles. Sus cuerpos chocaron cuando pasó junto a ella, lo que hizo que Sheryl perdiera el equilibrio y cayera levemente a un lado.

A decir verdad, esto habría hecho que Sheryl también rodara escaleras abajo si no hubiese sido porque se aferraba con fuerza a la baranda.

Con mucha dificultad, trató de ponerse de pie, pero su cuerpo había comenzado a temblar. Cuando por fin lo logró, se volvió y vio que Charles estaba en el suelo junto a su madre. Había un detalle que no notó hasta ese momento: de la cabeza de la anciana estaba brotando sangre en abundancia.

"¡Nancy, llama a una ambulancia!", gritó Charles, histérico, y luego levantó la mano temblorosa y tocó el rostro de su madre. El miedo y el pánico se apoderaron de su rostro a medida que sujetaba a su madre con fuerza. Con voz ronca, susurró: "Mamá, quédate conmigo. Mamá, ¡di algo! ¡No te puedo perder, mamá! Por favor, reacciona. ¡Mamá!".

Con dificultad, Melissa parpadeó lentamente. Puso los ojos en blanco y le dio a su hijo una rápida mirada. Luego, luchó por levantar la mano y señaló a la aterrorizada Sheryl, que aún estaba en las escaleras. "Sheryl... Sheryl Xia... Me... empujó...", logró pronunciar, llevando a cabo el plan que se había trazado.

Al escuchar esto, los ojos de Charles se dilataron por el shock y la incredulidad.

Por su lado, Sheryl se preguntó qué estaba diciendo Melissa, pero después de verla apuntando hacia ella, el miedo y el pánico la invadieron por completo.

'Yo... No hice nada... No, yo no lo hice, lo juro... ¡No la empujé! ¡No lo hice!', se explicó la pobre mujer en su cabeza.

Esperaba con todo su corazón que Charles no le creyera a Melissa. Lentamente, volvió la mirada hacia él. Al ver a su esposo directamente a los ojos, se dio cuenta de que ese era su final.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir