ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1262 Ella se ha despertado

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9455

Actualizado: 2020-03-03 00:02


"De acuerdo. Ahora que ha demostrado su sinceridad, firmaré el contrato. Espero que no me decepcione", Alan le entregó el contrato a Rachel después de haberlo firmado y ella lo metió en su bolso con cautela, sintiéndose finalmente aliviada.

Inmersa en sus propios pensamientos, Rachel se sorprendió cuando Alan la jaló hacia su pecho y le susurró al oído: "Señorita Bai, ¿qué tal si nos vamos a otro lugar para divertirnos?", le sugirió, coqueteando.

Ella no lo pensó dos veces; simplemente se aferró a su brazo y dejó que la condujera fuera de la cabina.

La suite tenía una lujosa cama doble en medio de una decoración moderna y elegante, con un techo alto y una gran ventana. En la sala de estar se encontraba una pantalla plana de alta definición y también había un baño con estilo, además de una cocina americana con nevera, horno de microondas y lavavajillas. El aroma a lavanda inundaba la habitación, mientras una lámpara de pie ofrecía un brillo suave en la habitación.

Tan pronto como abrió la puerta, Alan puso su mano gorda en el sostén de Rachel y, cuando tocó su pecho firme y suave, cedió ante el deseo.

Si no hubiera habido tantas personas en el pasillo, le habría hecho el amor a la chica en ese mismo instante sin dudarlo.

Cuando entraron en la habitación, él lanzó una patada hacia la puerta y esta se cerró con un golpe. Luego alzó a Rachel hasta su pecho y la arrojó sobre la cama doble grande y suave.

Esta acción la tomó por sorpresa, haciendo que cayera con demasiada fuerza sobre la cama y se sintiera mareada. Cuando estaba a punto de levantarse, Alan se abalanzó sobre ella;

era tan gordo que su cuerpo encima de ella no le permitía moverse ni un centímetro y tenía dificultad para respirar normalmente.

"¡Eres tan hermosa!", Alan dejó escapar una sonrisa desagradable mientras bajaba la cabeza para besar su suave cuello.

Al ver esta escena, Rachel se estremeció de miedo. No era la primera vez que estaba en un hotel con un hombre; a veces, hasta era buena en ese tipo de situación. Pero en ese momento, tenía una sensación desagradable y muy fuerte en su corazón.

Rachel usó todas sus fuerzas para alejar un poco a Alan. "¡Espera!", jadeó ella.

"¿Qué? ¿Estás pensando en echarte para atrás ahora que ya he firmado el contrato?", Alan preguntó en un tono amenazante, mientras miraba con disgusto a la mujer que se encontraba debajo de él.

'La diversión estaba a punto de empezar, pero ella me detuvo. ¡Maldita sea!', maldijo por dentro, lleno de ira. No estaba dispuesto a dejarla ir.

Al darse cuenta de la expresión tan hosca en su rostro, Rachel dibujó una sonrisa tentadora y dijo coquetamente: "No me malinterpretes, señor Zhao. Yo...". Luego se miró la ropa y continuó: "Todavía no tomo un baño, y estoy toda sudada. Me siento incómoda, así que quisiera...".

alvajemente a sus acciones y pronto sus gemidos y respiraciones entrecortadas llenaron toda la habitación.

En una de las mejores salas VIP

Melissa seguía en coma. Charles había estado sentado junto a su cama desde que la trasladaron a la sala.

Cuando Sheryl abrió la puerta, vio a su esposo con cara de angustia; recargado en la silla, parecía desanimado y frustrado con los ojos ligeramente cerrados. Era evidente que no había descansado lo suficientemente.

Ella solo se quedó de pie junto la puerta un instante, y luego caminó en silencio para evitar despertarlo.

Se sintió desconsolada al ver a su marido en este estado.

'Desde que regresó del extranjero, no ha descansado ni un día. Su madre se cayó de las escaleras y todavía no se despierta, así que seguramente está agotado tanto física como mentalmente', pensó.

Con una lonchera en la mano, Sheryl fue de puntillas hasta la cama, sacó la sopa, los platos y el arroz, luego los dejó en silencio sobre la mesa. Charles abrió sus pesados ojos y al darse cuenta de la presencia de Sheryl, inmediatamente se volvió hacia ella.

"¿Qué hora es?", preguntó, frotándose la sien.

"Las once y media", respondió Sheryl. "Ven aquí y come un poco, no has tomado nada en todo el día. Lo único que vas a lograr es desgastarte, necesitas reponer energías".

Sin decir ninguna palabra, él le lanzó una mirada inconsciente a su madre, antes de levantarse y caminar hacia su esposa. Efectivamente, se sentía cansado y hambriento.

La pareja comió en silencio; Sheryl no pronunció ni una sola palabra porque su corazón se sentía muy pesado después de lo que había sucedido. Charles, por otro lado, prefería no hablar de eso.

Casi habían terminado sus respectivos almuerzos cuando una voz débil llegó a sus oídos.

"Charles...", Melissa llamó débilmente.

'Por fin se ha despertado', pensó Sheryl con incredulidad.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir