ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1266 Darle otra oportunidad

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9328

Actualizado: 2020-03-03 03:52


A pesar de todo lo sucedido, Sheryl aún no quería darse por vencida. Estaba decidida a visitar a la madre de Charles, con la esperanza de conmoverla aunque fuera un poco. A pesar de que era consciente de las pocas probabilidades que tenía de que Melissa dejara a un lado su odio hacia ella, estaba convencida de que debía darle otra oportunidad. De otro modo, si elegía darse por vencida, le sería imposible tener una vida feliz con su esposo e hijos. Esa era una de las razones. La otra era porque quería que Charles supiera que estaba siendo sincera y que verdaderamente se encontraba muy preocupada por el bienestar de Melissa.

Con una lonchera hermética en su mano, Sheryl pasaba junto a las personas y las enfermeras que se encontraban en el pasillo del hospital.

Sin embargo, justo cuando estaba a punto de dar vuelta en la esquina del pasillo, logró escuchar algunas voces que le resultaron bastante familiares.

Así que se detuvo tan pronto como reconoció a las personas que platicaban y se quedaba escuchando.

Sheryl echó un vistazo y, en efecto, había acertado acerca de las dos personas que se encontraban en el pasillo.

Leila le lanzó a Charles una inocente mirada, y con voz dulce, le dijo, "Sr. Lu, de todo corazón te agradezco que hayas pagado mis gastos médicos e incluso que contrataras a una enfermera para cuidarme. Realmente aprecio tu ayuda, pero no sé cómo podré pagarte tanta amabilidad".

Sin ninguna expresión en su rostro, Charles respondió rotundamente, "Tan solo hice lo que debía. Después de todo, te desmayaste en mi casa, y era mi deber hacerme responsable de lo sucedido. En fin, ¿cómo te sientes?".

Charles la miró, totalmente inexpresivo. De hecho, él solo había preguntado por su condición por mera cortesía. No obstante, para Leila, significaba algo muy diferente, pues pensaba que lo que acababa de decir Charles eran las palabras más dulces que había escuchado.

"Ya estoy mejor, gracias. La enfermera que contrataste hizo muy bien su trabajo, y ella también habla muy bien de ti". Después de decir estas palabras, Leila fingió estar avergonzada y bajó la cabeza.

Cualquier hombre que viera a una chica tan hermosa como Leila actuando de esa forma seguramente se sentiría bastante atraído por ella.

Pero Charles no era cualquier hombre. Él era una excepción. Así que le preguntó despreocupadamente, "¿Qué te dijo la enfermera?".

"Bueno, dijo que eras alguien responsable, también dijo que...", y allí se detuvo con el propósito de lograr un efecto dramático. En ese instante le dio un rápido vistazo, para después mirarse los pies antes de continuar, "Dijo que habías sido muy amable conmigo, y que tenía mucha suerte de haberte conocido".

Claramente esas palabras no eran de la enfermera, sino de Leila. Solamente así, podía c

solamente se trató solo de una coincidencia, y en realidad Sheryl no quiso lastimarme...".

"¿De qué estás hablando? ¡Está claro que lo hizo a propósito! ¡Te quería matar! ¡Incluso también intentó asesinarme! Recuerdo que estaba hablando con ella en la escalera, y en cuanto dije algo que le molestó, me dio un empujón y me hizo caer por las escaleras. Es una mujer tan malvada. ¡Y es tan injusto! ¿Por qué tengo que enfrentar esta vida tan dura? Estuve separada de mi hijo durante quince años, y mientras me fui, se casó con una mujer tan maliciosa. Oh, Charles, si no te divorcias de ella y la echas de nuestra familia, te digo que no quiero vivir más", al decir eso, Melissa se cubrió el rostro con sus manos y comenzó a llorar. Después se secó las lágrimas mientras lloriqueaba.

Escuchar el rechazo de Melissa hacia Sheryl hizo feliz a Leila por dentro, pero sabía que tenía que expresar una falsa preocupación en su rostro. Así que inmediatamente tomó un pañuelo de la mesita de noche, para limpiar las lágrimas de la cara de Melissa. Trataba de reconfortarla para que se tranquilizara.

Sin intentar consolarla a su madre, Charles se quedaba quieto, pero su rostro se ensombreció llenándose de ira y frustración. Comenzó a apretar los puños, provocando que sus venas saltaran bajo su piel.

Desde que Melissa se había despertado, no dejaba de instar a Charles a dejar a Sheryl y enviarla lejos de su casa, casi todos los días desde aquel incidente.

Charles había hecho grandes esfuerzos para defender y justificar a Sheryl desde el principio, pero cada vez que comenzaba a hablar a favor de su esposa, Melissa se ponía sensible y comenzaba a llorar. Incluso llegaba al punto en que se golpeaba la cabeza contra la pared, asustándolo por completo. En este punto, estaba en una encrucijada, y por primera vez no sabía qué era lo que debía hacer.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir