ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1276 ¿Te gustaría ir al cine conmigo

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10424

Actualizado: 2020-03-05 00:46


Mientras vivía en el extranjero, Black escuchó mucho sobre Holley, especialmente de personas experimentadas del mundo de los negocios. Todos decían que era una mujer talentosa y sobresaliente, y que si no hubiese sido por su contribución a Tarsan Corporation, la empresa habría terminado, sin duda alguna, en la ruina.

En ese momento, Black miró a su alrededor, barriendo la mirada por sobre la multitud que estaba allí, y tan pronto como sus ojos se posaron en Holley, dejó la mirada fija en ella. Aunque, a decir verdad, desde hacía un rato que había estado observándola sin que se diera cuenta. Black no era tonto, y supo enseguida lo que hacía: que estaba tomándoles fotos a los hombres mientras estos coqueteaban y se divertían con las bailarinas.

Unas horas después, ya todos se habían ido de la sala privada, excepto Holley y Black.

Mientras miraba con satisfacción las fotos que ahora tenía en su poder, Holley se dio cuenta de que no estaba sola allí. Sin embargo, ella también había estado mirando a Black. Cada vez que desviaba la mirada, ella movía los ojos en su dirección para analizarlo. Había concluido que, aunque joven y encantador, era evidente que era un hombre impredecible. Además, Holley sabía muy bien que las apariencias podrían mentir. Sin embargo, no pudo evitar sentirse un poco atraída e intimidada por él.

Pero uno de sus principios era nunca acercarse o asociarse con personas que no pudiese tener bajo su control, y a pesar de cuán tentador le resultase Black en ese momento, esa era una regla que no pensaba quebrantar.

Antes de levantarse de su asiento y dirigirse directamente hacia la salida, se volvió para mirarlo una vez más, y tan pronto como vio sus ojos, sonrió levemente.

En cuanto a Black, la sonrisa lo tomó por sorpresa, por lo que no pudo evitar sentirse cautivado por el encanto de la mujer. Quedó como atontado por unos segundos, y cuando finalmente volvió a sus sentidos, Holley ya no estaba allí. El hombre se puso de pie de un salto y salió de la sala con la esperanza de poder alcanzarla.

Mientras tanto, Holley llamó a un taxi justo afuera de la entrada del hotel.

El vehículo se detuvo frente a ella, y cuando estaba a punto de entrar, una voz llegó a sus oídos, gritando su nombre.

"¡Señorita Ye! ¡Espere!".

Inmediatamente, Holley se dio la vuelta y vio a Black corriendo hacia ella.

Sus ojos se posaron en el apuesto hombre y se pegaron a él, haciendo que su corazón se acelerara. Unos segundos después, Black estaba de pie frente a ella, y su larga sombra se proyectaba en el suelo. En ese momento, Holley se quedaba cautivada observando el guapo y bien estructurado rostro de Black.

En el fondo, ella estaba convencida de que Charles era el único hombre que amaba, así que nunca se involucraba con otros hombres, a menos que tuviera que hacerlo.

Por ese motivo, sabía que los nervios que sentía no se debía a que pudiese enamorarse de Black, puesto que todo lo que quería de él era obtener sus acciones en Tarsan Corporation. Sin embargo, no podía engañarse: este hombre, rico y prometedor, que la admiraba tan apasionadamente la

mientras observaba a la mujer cerrar la puerta detrás de ella. Era como si le faltara algo.

'No negaré que me gusta esta mujer. En los últimos años he salido con muchas chicas, pero ella es sin duda la más especial que he conocido, y me aseguraré de que sea mía', resolvió con absoluta determinación antes de regresar a su automóvil y conducir a casa.

A la mañana siguiente, Sheryl llevaba a los niños a la escuela, y no tardaron mucho en llegar a Eton Kindergarten. Antes de que entraran al edificio, Sheryl los ayudó a ponerse los bolsos;

y después los observaba caminar hacia la puerta, donde sus maestros los saludaban. Antes de cruzar la puerta, los dos niños se despidieron de su madre agitando la mano.

"¡Mamá, mira! ¡Hoy está haciendo buen tiempo! ¡Ten un buen día!", gritó Clark antes de desaparecer detrás de la puerta.

Las cariñosas palabras del niño tocaron profundamente el corazón de Sheryl, a lo que esta respondió con una leve sonrisa.

Tan pronto como los niños estuvieron dentro del edificio y fuera de su vista, Sheryl alzó la mirada hacia el vasto cielo azul.

'Es verdad, hoy realmente hace buen día. El cielo está azul como el océano, y hay muchas nubes blancas como el algodón. ¡Qué hermoso!', comentó, completamente hipnotizada por ese espectáculo de la naturaleza. Cerró los ojos y lanzó un profundo suspiro, tomando así un poco de aire fresco.

De repente, el fuerte sonido de una bocina rompió su ensueño.

Asustada, abrió los ojos abruptamente y frunció el ceño. '¡Qué grosero tocar la bocina cerca de un jardín de infantes!', dijo para sí misma. Al instante, siguió con la mirada la dirección de donde venía el ruido, y vio un auto a pocos metros de la escuela. Se dio cuenta de que se trataba de Nick.

"¡Sher!", gritó él, saludándola con la mano.

Verlo allí tomó a Sheryl por sorpresa, y cuando volvió a sus sentidos, caminó directamente hacia él.

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que se vieron, por lo que Sheryl pensó que, tal vez, hablar con él un rato podría hacerla sentir mejor, aunque fuese un poco.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir