ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1287 Infertilidad

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8535

Actualizado: 2020-03-08 00:02


¿Acaso su aventura amorosa la hizo ilusionarse demasiado?

A pesar de que Rachel le ofreció una experiencia romántica impresionante, Alan sólo se rio de su estupidez y de ninguna manera haría lo que ella le había pedido, todo lo que él le dio era una promesa vocal. "Muy bien, este asunto de las acciones no es un gran problema, organizaré una reunión con Holley para comprártelas", espetó Alan.

Al escuchar esto, Rachel tuvo algo de esperanza y suspiró aliviada.

"¡Muchas gracias, Alan!", al decir esto, ella lo envolvió en un abrazo y lo besó con entusiasmo.

Por supuesto que Rachel estaba encantada de saber que tenía la ayuda de Alan, con su apoyo, ella ciertamente podría recuperar su compañía. Desafortunadamente, Rachel no sabía que tan pronto como Alan salió del hotel, llamó a Holley inmediatamente.

"Hola, ¿estoy hablando con la señorita Ye? Habla Alan. Me preguntaba cuándo estarías disponible para vernos, tengo un secreto que puede interesarte", él declaró con una sonrisa maligna.

Holley tardó un momento en recordar que Alan era el gerente general de una compañía promedio.

Debido a su desagradable hábito de mirar a las mujeres de forma libidinosa y coquetear con básicamente cualquier chica que conocía, Holley ya tenía una vaga impresión de Alan, con tan poco talento empresarial, lo más probable era que él simplemente fuera un hombre que se dormía en sus laureles.

En ese sentido, Holley no estaba dispuesta a encontrarse con Alan, además de que tampoco creía que él supiera algún secreto crucial, quizás sólo estaba inventando algo para aprovecharse de ella.

"Hola, Sr. Zhao, en verdad me encantaría pero estoy muy ocupada en estos días, ¿por qué no me cuentas por teléfono de qué se trata?", Holley le inventó la primer excusa que se le vino a la mente para rechazarlo.

Incluso con su respuesta, Alan no se dio por vencido, él estaba convencido de que de alguna manera podría encontrarse con ella.

"En cuanto al secreto, creo que es mejor discutirlo cara a cara, no es tan conveniente hablar por teléfono, mejor dime, ¿cuándo estás disponible, señorita Ye?", Alan insistió una vez más.

Esta vez, Alan estaba completamente seguro de que Holley estaría de acuerdo en reunirse con él, la idea de conquistar a una mujer así sonaba increíblemente atractiva.

El pretexto de Alan le parecía ridículo a Holley. 'Por favor, ¿realmente existe algo que no se pueda discutir por teléfono?', sin más tiempo que perder, ella afirmó estar ocupada y colgó el teléfono de inmediato.

Como era de esperar, Holley no

en su cuerpo, Leila comenzó a creer que realmente algo estaba mal, ya que la medicina parecía ponerla peor, ella pensó que tal vez el problema estaba en la droga que había ingerido.

Perturbada, Leila llamó al vendedor, pero aun así, él le explicó que tales reacciones sólo eran temporales. El hombre había obtenido la droga de contrabando, por lo que en realidad no tenía idea de sus componentes, todo lo que él sabía era acerca del dolor abdominal que podía ocurrir después de tomarla.

Al escuchar sus vagas respuestas, Leila ya no le creía en absoluto, a juzgar por las declaraciones ambiguas de este hombre, ella podía decir que él estaba ocultando algo.

Ahora que Leila insistía en interrogarlo repetidamente, el hombre se avergonzó lo suficientemente como para admitir el mayor efecto secundario de la droga: esta podría provocar la infertilidad de por vida en una mujer.

'¿Infertilidad de por vida? ¿Pero qué diablos hice? ¿Por qué me tomé esa droga?', Leila estaba llena de indignación.

Casi aplastando su celular con la mano, ella se quedó sin palabras, una oleada de temor se cimbró en lo más profundo de su ser.

Leila jamás imaginó recibir este tipo de noticias.

Después de todo, ¿qué podría ser más perjudicial que la infertilidad para una mujer de su edad que aún no se había casado o dado a luz a un hijo?

El rostro de Leila palideció mientras sus labios temblaban, ella no podía decir ninguna palabra.

Debido a que Leila estaba paralizada y en silencio, el hombre al otro lado de la línea sólo podía escuchar sus jadeos, aunque él quería intentar consolarla con palabras amables, tenía demasiado miedo de que ella volviera a gritarle, así que colgó de inmediato.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir