ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1305 La operación

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7553

Actualizado: 2020-03-11 01:08


"Bueno, no es nada complicado... Solo tienes que fingir un accidente automovilístico después de emborracharte, y alguien tiene que morir en él. Todo lo que tienes que hacer es asegurarte de que parezca real. Dime una cosa, ¿no vale la pena intentarlo, sobre todo cuando quieres que tu familia tenga una mejor vida?", explicó Terrence casualmente, como si planear un asesinato no fuese la gran cosa.

El conductor, por su lado, tenía los ojos bien abiertos; estaba atónito, sin palabras, no podía creer lo que acababa de oír.

Ya que Terrence no tenía prisa, se sentó junto a Stuart y esperó a que le respondiera, al mismo tiempo que tocaba la mesa con sus dedos. Durante todo ese momento Terrence no paró de sonreír.

A los ojos de Stuart, sin embargo, la sonrisa lucía torcida y distorsionada como la de un demonio que había venido a atormentarlo; le hacía sentir que no tenía escapatoria.

Ese plan le parecía increíble. Después de todo, el pobre hombre jamás había considerado hacer algo tan terrible. Sin mencionar que, con todos los radares de velocidad en las carreteras, era prácticamente imposible que saliera ileso de esa situación.

Pero... si lo hacía, podría ganar suficiente dinero para que trataran a su hija. La verdad era que, en toda su vida, Stuart jamás había visto una suma tan grande de dinero. Si tuviese ese millón de dólares, su hija tendría la oportunidad de recuperarse y su familia podría mudarse a un lugar mejor.

De repente, el rostro de su hija, demasiado pálido como lo recordaba y torturado por la enfermedad, cruzó por su mente. Pensaba en ella con tristeza. Recordaba cómo cada vez que iba a su casa y la escuchaba saludarlo felizmente, no podía evitar culparse por no poder hacer nada por ella; ni siquiera podía ganar suficiente dinero para la cirugía.

Aun así, Stuart dudó mucho, no estaba seguro de si debía aceptar la propuesta. Después de un largo rato, finalmente se decidió y dijo: "Acepto, pero con una condición: tienes que hacer un depósito a mi nombre por valor del 50% del monto, de lo contrario no podré confiar en ti".

"No hay problema. Puedo transferirte los quinientos mil hoy mismo". Por supuesto, Terrence ya había anticipado que Stuart reaccionara de esa manera;

y después de que este prime

é un buen chico y cuida a tu hermana. Voy a salir por un momento".

Y con un gesto inocente, Shirley le dio las buenas noches a su madre. "Adiós, mamá, vuelve pronto. ¡Te extrañaré!".

Aunque Clark podía sentir que algo grave estaba sucediendo, quería que su madre se sintiese mejor, por lo que dijo: "No te preocupes, mamá, la cuidaré bien".

En su corazón, Sheryl agradeció a sus hijos por ser tan sensibles.

Después de eso, se apresuró a recoger sus cosas y salió.

En el hospital, Sheryl prácticamente corrió por la galería antes de llegar finalmente a la sala de emergencias. Después de firmar el formulario de consentimiento y la factura, se sentó y esperó en silencio a que la operación terminara. Cuando el doctor salió para informarle sobre la situación, lo que dijo vagaba en la mente de Sheryl, haciéndola sentir como si su corazón flotara en el aire.

"Hola, señora Lu. Bueno, déjeme decirle que su señor esposo tuvo mucha suerte, ya que de alguna manera logró esquivar el impacto fatal. Aun así, sufrió un golpe en la cabeza, cuyas consecuencias desconocemos. Si resulta ser grave, podría terminar en coma. Tenga la seguridad de que haremos todo lo que esté en nuestras manos para evitar que eso suceda, pero debe conocer los posibles riesgos. Por favor, esté preparada".

De alguna manera, en ese instante Sheryl se sentía extraña, como si tuviese una fuerte embriaguez. Estaba tan aturdida, que por un momento olvidó cómo hablar, por lo que solo asintió en respuesta al médico.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir