ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1329 Todo terminó sin dejar nada en claro

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7535

Actualizado: 2020-03-16 00:13


"Sher, por favor, primero cálmate y escúchame. Entiendo lo que sientes y claro que no quiero que Leila se quede", le dijo Charles, mientras que sentía que su corazón se rompía cuando notó las lágrimas que brotaban de los ojos de Sheryl. Besó suavemente su frente y la tomó con fuerza entre sus brazos, para evitar que ella luchara para alejarlo.

Charles estaba abrumado por sentimientos encontrados, sentía pena y arrepentimiento por no poder evitarle a Sheryl toda esta tristeza, y deseaba que hubiera una manera de hacerla feliz todo el tiempo. No había una mejor satisfacción que ver la brillante sonrisa de Sheryl.

"No esperaba que mamá le pidiera a Leila que se quedara, de hecho, cuando me lo mencionó allá en el hospital, me opuse. Pero ya sabes qué tipo de persona es mi madre, nunca se detiene hasta obtener lo que quiere. Tenía miedo de que ella no lo dejara pasar y te causara problemas si la contradecía, así que cedí un poco y acepté".

Lo que Charles había dicho no era ningún consuelo para Sheryl, y en ese momento, todo el agravio y la ira la invadieron como una marea creciente. Sheryl recordó cómo Leila se había reído de ella y la había maltratado, así como todas las veces que ella había tenido que ceder ante Melissa. Recordó la expresión decepcionada en el rostro de Charles cuando la miraba como si ella tuviera la culpa, y todos estos recuerdos tristes se repetían en su mente como una interminable película.

En el fondo, Sheryl quería preguntarle a Charles cuánto tiempo tenía que soportar todo esto. ¿Tenía que sacrificarse y ceder todo el tiempo ante las decisiones de Melissa?

La cara de Sheryl se veía pálida y estaba temblando de ira, ya había tenido suficiente de todo esto. Podía sentir cómo su pecho se apretaba con el dolor que aplastaba su corazón y las lágrimas continuaban corriendo por sus mejillas, mientras lloraba cada vez más fuerte.

"¡Charles, ya es suficiente!", exclamó Sheryl finalmente, separándose del abrazo de Charles. "No puedo quedarme ni un segundo más en esta casa. Si dejas que Leila venga a vivir aquí, haré mi equipaje y me iré de inmediato. De todos modos, creo que ya no hay un lugar para mí en esta casa", dijo Sheryl, al tiempo que apretaba los puños hasta que sus uñas casi herían

rovenía de una fuente desconocida, pero se hacía más profundo cada día.

La declaración de Charles dejó a Sheryl sin palabras. Lo que le dijo no solo le dio valor sino que también la hizo sentir esperanzada, así que solo se quedaron quietos por un rato, abrazados, saboreando ese momento. Al rato, Sheryl se apartó de los brazos de Charles y levantando la cabeza, lo miró a los ojos y le preguntó, sopesando las palabras, "Pero, ¿qué hay de Leila? ¿Y qué hay de nuestros problemas? Incluso si logras hacer que me quede, esos problemas seguirán ahí. No podemos ignorarlos para siempre y pretender que no existen, sino que tenemos que enfrentarlos, ¿no?".

"Sher, no quiero dejar que Leila se quede. Si al principio lo acepté fue solo para calmar a mamá. Después de todo, ella todavía te guarda rencor por lo del accidente, así que supuse que acceder a que Leila se quedara era una forma de quedar a mano con ella, para que ya no tuviera una excusa para hacerte las cosas más difíciles", le explicó Charles con sinceridad, convencido de que Sheryl era lo suficientemente inteligente como para entenderlo.

Sabía que era un poco injusto, pero se prometió a sí mismo que algún día compensaría a Sheryl.

Ahora, al escuchar las razones de Charles, Sheryl entendía que no había una mejor opción, de hecho, la única opción que tenía era estar de acuerdo.

"Sheryl, créeme. No te defraudaré más, lo prometo. Juntos podemos superar esto", dijo Charles cariñosamente mientras miraba a Sheryl a los ojos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir