ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1344 ¡Vete de aquí!

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11001

Actualizado: 2020-03-19 01:06


'¿Dónde está Black? ¿A dónde se escapó de repente?', se preguntó Holley. Se sentía desconcertada e inquieta por la repentina desaparición de Black.

De repente, se dio cuenta de que no sabía nada de él. No tenía idea de dónde buscarlo, además de su compañía y su casa. De hecho, su vida personal, sus amigos y el lugar al que iba para estar tranquilo eran un completo misterio para ella.

Indefensa y exhausta, no tuvo más remedio que esperarlo fuera de la puerta de su casa.

Se sentó en el suelo, con una apariencia agotada y demacrada. En el fondo de su corazón, creía firmemente que Black pronto aparecería, ya que, después de todo, él la amaba mucho y volvería a ella después de que su ira se disipara. Soñando despierta, imaginó que él se sentiría tan conmovido al verla esperándolo, que la perdonaría y todo volvería a la normalidad.

Desafortunadamente, después de mucho tiempo, a pesar de que de alguna manera había pasado varias horas esperando en el frío, todavía no había señales de él.

De repente, sintiendo una punzada de dolor en el estómago, se dio cuenta de que no había comido nada desde la tarde, ni siquiera había tomado ni una gota de agua. 'Espero no tener cólicos estomacales de nuevo. Debería ser más atenta con mis hábitos alimenticios', pensó, sintiéndose preocupada por su salud.

Cuanto más pensaba en comida, más difícil le resultaba soportar el hambre que sentía. Su estómago gruñía como si se estuviera quejando, y se retorcía en el suelo para tratar de silenciar el ruido. Mareada por el hambre que le roía, empezó a sentir pequeñas gotas de sudor formarse en su frente.

Luego se cubrió el vientre con las manos, con la esperanza de conseguir un poco de consuelo.

Pronto, su mente comenzó a decirle que se fuera, en lugar de soportar el hambre y el dolor de estómago. '¿Por qué eres tan estúpida para sufrir por un hombre? ¿Por qué no te vas y dejas que haga lo que quiera? ¿Realmente vale la pena el precio que estás pagando por él?', pensó. Sin embargo, incluso estando aturdida, se acordó de lo que Rex le había dicho la otra noche. Desde ese día, sus palabras habían estado persiguiéndola, y temblaba cada vez que las recordaba.

No tenía el valor de imaginar lo que pasaría si él cumplía sus promesas. '¿Y si Black le dijera algo a Rex? Se volvería loco si pensara que me había mantenido en contacto con Charles en secreto. ¡No! ¡Tengo que arreglar esto antes de que ocurra algo malo!'.

Aunque las ideas negativas no hacían nada para mejorar la situación, no podía dejar de pensar en las terribles consecuencias. La familia Hu había hecho su fortuna con la ayuda de su estrecha conexión con mafiosos y miembros del bajo mundo, así que, si Rex quería castigarla, ella no tendría forma de escapar.

Los pensamientos aterradores enviaban escalofríos por su columna vertebral, pero lo único que podía hacer en ese momento era aguantar el hambre y seguir esperando a Black con paciencia.

A medida que el cielo se oscurecía, el ambiente se volvía más tranquilo, reflejando una sensación de horror. Una fuerte neblina se dispersó, consumiendo el color verde de las hojas, el pasto y la maleza, de tal manera que volvió todo del mismo gris que las rocas.

Además, el aire helado empeoraba las cosas, y Holley lamentaba no haber llevado cons

vo las muñecas.

Como no deseaba mirarla a la cara, cerró los ojos y liberó su ira en forma de placeres carnales.

Sus manos deseosas recorrían todo el cuerpo de la chica, acariciando su piel. Le metía la lengua en la boca, besándola con mucha lujuria. La chica estaba excitada, como si los dedos de él hubieran provocado un corto circuito en su mente de la mejor manera posible. En respuesta, ella rodeó con mucho entusiasmo su cuello con los brazos y envolvió las piernas a su alrededor.

Black había encontrado a esta mujerzuela al azar en un club. Para ella, cazar hombres solitarios en el bar era su manera de divertirse. A veces, buscaba personas adineradas; otras veces, se sentía impulsada por un voraz apetito de placer carnal. Aquella tarde, había escogido un buen bar y se había preparado para encontrarse con un hombre rico. Puso su mirada en Black apenas lo vio entrar al local. Sus ojos lujuriosos devoraron su bello rostro y su figura masculina, pero, sobre todo, dirigió su ansiosa mirada al reloj envuelto alrededor de su muñeca, evaluando inmediatamente su valor y quedando estupefacta, ya que costaba más que un apartamento. Inmediatamente, supo lo que quería y decidió presentarse a él en bandeja de plata.

Notó a Black sentado frente a ella, tomando solo, y dedujo que aquella era una rara oportunidad que no podía permitirse perder. Sin más demora, se acercó a su mesa y le dirigió una sonrisa encantadora que le permitió sentarse a su lado. Así fue cómo se conocieron.

Ahora, mientras ella disfrutaba del apasionado beso, Black de repente aflojó su agarre sobre su cuerpo y la apartó.

"¡Vete de aquí!", gritó él, de la nada. Sus ojos estaban llenos de odio y tenía una mirada dura en el rostro.

Sin lugar a dudas, la chica estaba perpleja y conmocionada por el repentino cambio en su expresión. Estaba inmóvil y con una mirada atónita en el rostro, preguntándose qué había sucedido. Black entrecerró los ojos y volvió a gritar: "¡¿No me oíste?! ¡Dije que te vayas de aquí!".

Su cara enojada y retorcida hizo que la chica se sintiera muerta de miedo. A toda prisa, ella se apresuró a recoger sus cosas del piso y salió corriendo de la casa, semidesnuda.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir