ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1360 No podía afrontar las consecuencias

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 6514

Actualizado: 2020-03-22 01:40


Después de colgar el teléfono, Leila miró con lástima a Sheryl, mientras pensaba en lo patética que era, ya que la naturaleza fría y calculadora de Leila no le permitía mostrar simpatía por Sheryl.

Leila era tan arrogante y prepotente que ya se podía ver a sí misma colgada del brazo de Charles como su pareja, se imaginaba humillando a Sheryl y lanzándole miradas petulantes.

Sin embargo, su cuadro perfecto pronto se deshizo cuando pensó en lo triste y preocupado que estaba Charles por Shirley, ya que estaba enamorada de Charles y no podía soportar la idea de verlo tan afligido. En ese momento, decidió cambiar el plan que había establecido previamente

y con ese pensamiento en mente, Leila se dio la vuelta rápidamente para irse. Antes de que saliera, Melissa le preguntó a dónde iba, pero Leila no le explicó mucho, ya que no podía decirle que tenía prisa por ver al hombre que contrató para secuestrar a Shirley, con el fin de pedirle que la liberara.

Leila se apresuró a marcharse y sus pensamientos estaban tan concentrados en sus planes que no se dio cuenta de que un hombre empezó a seguirla desde el momento en que dejó Dream Garden.

La mujer sacó su teléfono celular y llamó al secuestrador, pero para su decepción, por más que insistió, nadie contestó la llamada. ¡Era como si el criminal hubiera desaparecido de la faz de la tierra! A Leila se le ocurrió algo y tenía un mal presentimiento. Parecía que algo andaba mal. Rápidamente llamó a un taxi y se dirigió al lugar donde retenían a Shirley, pero ni el taxista ni Leila notaron que un automóvil los seguía desde la distancia.

Después de adentrarse en el área del gueto del distrito de South Street, Leila salió del taxi y corrió hacia la casa donde vivía el hombre. El camino que conducía a la casa era irregular y rocoso, Leila tropezó varias veces porque se había puesto tacones altos que le hacían perder el equilibrio, especialmente con la prisa que llevaba. Sin

las sienes para relajarse, mientras sus ojos mostraban la preocupación que lo inundaba.

Al escuchar eso, Leila entró en pánico. Podía sentir cómo se aceleraban los latidos de su corazón y de repente, el miedo que sentía hizo que su rostro se pusiera muy pálido. Nunca había esperado que algo así sucediera, todo parecía haberse salido de control.

Se contuvo para reprimir el pánico que sentía y dijo con voz insegura: "Charles, acabo de recordar que tengo algo urgente que hacer, tengo que volver a mi habitación ahora. No te preocupes demasiado, tiene que haber una solución".

"Está bien. Ve a encargarte de tus asuntos", dijo Charles, sin pasar por alto el cambio en la expresión de Leila, lo cual le confirmó que ella era la responsable del secuestro de Shirley, aunque no se esperaba algo así.

Las cosas se le habían ido de las manos a Leila. Charles pensaba en todo lo que había sucedido y en cómo todo había sido culpa de esa maliciosa mujer. Él estaba furioso y quería matarla con sus propias manos, pero, por el momento, tenía las manos atadas y no podía arriesgarse a hacer nada. Necesitaba ser paciente y usar a Leila para descubrir dónde estaba Shirley.

Cuando Leila entró a su habitación, lucía como si acabara de ver un fantasma, estaba abrumada por el pánico y el miedo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir