ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1365 El resentimiento de Nancy

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9931

Actualizado: 2020-03-23 00:57


Sin pensarlo demasiado, Cora se hizo de la vista gorda ante los ojos hinchados de Cassie, agarró su cintura, sonrió y sugirió: "¡Vamos a cenar juntas! Yo invito".

"¿Cenar?", Cassie murmuró confundida. De pronto, ella comenzó a tener algunas sospechas e intentó analizar las intenciones de Cora. "¿Por qué quieres invitarme a cenar tan de repente?", preguntó Cassie.

Comprendiendo el pensamiento de su amiga, Cora no pudo evitar reírse por dentro y pensó: 'Ja, mira lo ansiosa que está, debe estar preocupada de que fuera idea de Jordan invitarla a cenar'.

"¡Relájate! Mi hermano no estará allí, sólo seremos tú y yo", ella explicó manteniendo su sonrisa radiante.

Cassie dio un profundo suspiro de alivio al escuchar eso, aunque no le tenía mucho cariño a Jordan, tenía problemas para rechazar su hospitalidad hacia ella. Cassie no tenía una muy buena impresión de él ya que pensaba que su mirada era un tanto agresiva. Cuando Jordan la contemplaba, ella nunca podía estar cómoda pues se sentía amenazada como mujer.

Ahora que ya estaba segura de que Jordan no estaría en la cena, Cassie estuvo de acuerdo con la invitación de su amiga.

"Está bien, vamos, ¿a dónde quieres ir?", ella preguntó con una sonrisa de satisfacción.

"¿Qué tal ese viejo restaurante al que solíamos ir? No es el mejor de la zona pero siempre estamos satisfechas después de comer allí, ¿no?", sugirió Cora.

"Suena bien, podemos ir allí después del trabajo", Cassie asintió con un movimiento de cabeza.

Cuando terminó su turno en el hospital, Cassie se dirigió directamente a los vestidores para prepararse para ver a Cora, pero antes de que tuviera la oportunidad de sacar su teléfono y marcarle a su amiga, alguien más la llamó.

Pensando que era Cora quien la buscaba, Cassie se sorprendió bastante al ver el nombre en la pantalla de su móvil: "¿Gamora?".

"Amiga, ¿dónde estás?", la voz de Gamora sonaba bastante urgente.

"Estoy en el hospital, acabo de salir de trabajar, ¿qué sucede?", Cassie preguntó con el entrecejo fruncido.

Esta era la segunda vez que la joven recibía una llamada tan repentina, recordando lo que había sucedido en el bar Seven Nights, ella tenía que estar más alerta que nunca. Desde ese día, Cassie catalogó a Gamora como una persona complicada y lo mejor era mantener su distancia con ella.

"Cassie, debes ser muy cuidadosa estos días, recuerda irte a casa tan pronto como salgas del trabajo, no salgas hasta tarde", Gamora advirtió después de una pausa.

Confundida, Cassie no tenía idea de por qué Gamora le había dicho esto, pero antes de que pudiera preguntar al respecto, ella colgó sin decir adiós.

"¿Gamora? ¿Sigues ahí?", Cassie habló en voz alta apretando el teléfono con su mano, no obstante, del otro lado de la línea sólo había silencio.

"¿Qué pasa? ¿Por qué estás mirando tu celular?", Cora le preguntó desconcertada.

"Nada, es sólo que me llamó un compañero de clase de la universidad", Cassie respondió con un

eranza de aliviar la angustia en su corazón.

En una dolorosa agonía, Charles oró por dentro: '¡Dios, por favor ayuda a mi mujer... también ayúdame a mí, te lo suplico!'.

Quizás su oración se escuchó hasta el cielo porque poco después Sheryl comenzó a murmurar algo mientras dormía. "Shirley... mi niña... ¡devuélvemela!", ella gimió con los ojos cerrados, parecía que estaba lidiando con algún tipo de pesadilla y las palabras salían directamente de su corazón.

En menos de un segundo, las lágrimas comenzaron a rodar por las mejillas de Sheryl, manchando la almohada contra la que descansaba la cabeza.

Mientras lloraba, Charles podía ver que ella abría su corazón y cada palabra cayó sobre él como rocas pesadas sobre sus hombros.

"¿Por qué...? ¿Por qué Charles es tan indiferente conmigo? ¡Lo detesto! ¡Me duele tanto! ¡No puedo soportar quedarme más con él!", Sheryl comenzó a gritar dejando a su marido atónito.

Los latidos del corazón de Charles se aceleraron casi caóticamente, sintiéndose perdido sin saber qué hacer, él tomó la mano de su esposa y la apretó con fuerza porque no quería perderla. Después de un momento, el hombre volvió a sus sentidos y comenzó a reflexionar sobre sí mismo.

Las palabras de Sheryl provocaron un fuerte sentimiento de desesperación en Charles, el arrepentimiento lo venció por llegar demasiado tarde a darse cuenta de la angustia de su mujer y sus ojos se volvieron vidriosos.

Eran tantos sus sentimientos encontrados que él no pudo evitar reprocharse en su interior. '¡Sher, nadie podría ocupar tu lugar en mi corazón! No puedo negar que he estado tratando de ser indiferente contigo, pero realmente lo lamento... y mucho. Sin embargo, eso no significa que no te quiera, ¡siempre te he amado con toda mi alma! Incluso cuando los mares se sequen y las piedras se descompongan, mi amor por ti nunca cambiará...', Charles estaba tan ansioso por transmitir cuánto la amaba que casi perdió el control y gritó en voz alta.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir