ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1383 Pesadillas

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10308

Actualizado: 2020-03-27 00:12


Lo que sucedió anoche pasó por la mente de Sheryl vívidamente como una película, ella hizo el mayor esfuerzo para asegurarse de que cada paso fuera perfecto y no podía permitirse ningún error o accidente.

Esta era la oportunidad que Sheryl estaba buscando, la cual quizás no volvería a repetirse, Leila era muy astuta y engañosa, mientras que ella era noble y de buen corazón. Si Leila no hubiera descuidado esta vez, Sheryl nunca habría tenido la posibilidad de ponerla bajo control para obligarla a revelar dónde escondieron a Shirley aunque estaba desesperada por encontrar a su hija. En el hospital

La mujer yacía inmóvil en la sala privada y todavía no se había despertado ni una sola vez.

Doce horas habían pasado rápidamente y en este punto, el médico estaba seguro de que Sheryl estaba fuera de peligro, luego de darle otra revisión minuciosa, el doctor regresó a su oficina y llamó a Charles para mantenerlo informado sobre el progreso de su esposa.

"Disculpe, tengo una pregunta, si mi mujer ya está fuera de peligro, ¿por qué no se despierta?", Charlie preguntó con preocupación. Él entró de inmediato en el consultorio del médico con la esperanza de que hubiera una señal de que Sheryl se despertaría pronto.

El doctor lo miró después de leer el historial clínico de la joven y respondió con seriedad: "Sr. Lu, por favor no se preocupe, estas cosas llevan algo de tiempo. Después de todo, su esposa fue atacada inesperadamente en su condición ya debilitada, ella ha pasado por mucho y necesita más tiempo para descansar, creo que se despertará cuando se sienta completamente mejor".

"Está bien, doctor, gracias por informarme", respondió Charles. Las palabras de los médicos le ofrecieron un poco de consuelo para quitarse un peso de encima, sin embargo, él no se relajaría por completo hasta que Sheryl se despertara y pudiera ver su dulce sonrisa.

"De nada, Sr. Lu, sólo estoy haciendo mi trabajo, su esposa mejorará pronto, cuídela mucho y si tiene alguna inquietud, no dude en ponerse en contacto conmigo", agregó el médico.

Charles asintió y salió del consultorio, luego se frotó la cabeza distraídamente y caminó hacia la sala donde estaba su mujer. Cuando entró en la habitación y vio a Sheryl, una sonrisa de alivio apareció en las comisuras de sus labios, él notó gotas de sudor en sus cejas y esto le recordó que necesitaba bañarla.

Habían pasado dos días desde que Sheryl se duchó por última vez y Charles sabía que ella se sentiría mal si supiera que estaba sucia, la sonrisa en su rostro se ensanchó cuando recordó cómo solía enojarse su esposa.

Después de cerrar la puerta por privacidad, Charles fue al baño y empapó una toalla debajo del grifo, luego volvió a la cama y procedió suavemente a limpiar la cara y el cuello de Sheryl con sumo cuidado, él nunca había hecho esto antes, por lo que sus movimientos fueron lentos para no lastimar a su mujer.

De pronto, Charles notó el moretón en el cuello de Sheryl y su sonrisa se desvaneció poco a poco, el hombre sintió cómo la ira crecía dentro de su ser y se iba haciendo cada vez má

quería que lo molestaran a menos que hubiera una emergencia realmente importante.

Toda su atención estaba en Sheryl ahora y no podía dedicarle tiempo a Shining Company.

Charles acercó una silla al lado de la cama de Sheryl y se sentó, el asiento no era muy cómodo porque él era un hombre alto, sin embargo, esto no pareció importarle, su esposa era la única persona que le importaba en este momento y nada más.

Charles sólo la contempló y no se dio cuenta de la hora, pero de pronto, escuchó a Sheryl murmurar algo mientras dormía, entonces se inclinó y acercó la oreja a su boca para poder oírla mejor.

"¡No, me duele! ¡Por favor no me hagas daño! ¡Aléjate de mi hija! ¡Aléjate de ella! ¡Déjanos en paz por favor!", ella murmuró con los ojos cerrados.

El corazón de Charles se rompió cuando vio que Sheryl estaba teniendo una pesadilla, ella fruncía el ceño mientras dormía, sus párpados temblaban y las lágrimas se deslizaban por las esquinas de sus ojos.

Él no la interrumpió y se quedó callado para escuchar más, sin embargo, Sheryl hizo una pausa, era como si lo que él oía estuviera en su imaginación.

Entonces, Charles decidió acariciar su cabello amorosamente para calmarla.

"¡Cariño, soy yo Charles! Estoy aquí contigo. Todo está bien, no tengas miedo, los protegeré a ti y a los niños. Siempre estaré aquí para ustedes, sólo relájate que yo me quedaré aquí a tu lado...", él susurró independientemente de si ella podía escucharlo o no.

Al momento siguiente, los ojos de Charles estaban enrojecidos por la furia, no había ni un rastro de suavidad en ese momento ya que el hecho de que alguien la hubiera lastimado llegó a su mente como una afilada daga.

Charles frotó suavemente los hombros de Sheryl para calmarla hasta que su respiración fuera lenta y constante de nuevo, cuando él vio que su mujer estaba tranquila y relajada, se levantó y se dirigió a la puerta. El hombre llevaba una tormenta en su interior, una tempestad que estaba a punto de estallar y causar estragos a cualquiera que se le pusiera en frente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir