ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1389 ¿Te has lastimado

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8255

Actualizado: 2020-03-28 00:15


En lo que podría considerarse una desafortunada coincidencia, justo cuando Cassie estaba a punto de acercarse a Nick, otra película terminó, por lo que un río de gente salió precipitadamente de la sala de cine, bloqueando su camino.

"¡Lo siento! ¡No te vi!", dijo una persona, disculpándose con Cassie tan pronto como se dio cuenta de que la había pisado por accidente.

Sin embargo, Cassie no prestó atención a esto, y sacudiendo la cabeza se puso de puntillas para mirar ansiosamente la multitud. Pero para su pesar, Nick ya se había ido.

"¡Maldición!", exclamó, apretando los puños con desilusión.

Cassie se quedaba allí, parada, jurándose a sí misma que había visto a Nick.

Por otro lado, también estaba segura de haber visto a una mujer a su lado. Esta tenía una figura alta, y su largo pelo le cubría los hombros. Cassie supuso que debía ser la persona cuyas manos habían salido en la foto.

En ese momento, le comenzó a doler el corazón. Aunque no había visto el rostro de la mujer y sus conclusiones solo se basaban en suposiciones, sabía que un hombre no habría ido al cine con una mujer solo para ver una película. Sin duda alguna se trataba de algo más.

'¿Cuándo regresó Nick? ¿Y por qué no me contactó? O, ¿acaso se ha enamorado de esa mujer?', pensó Cassie, muy molesta.

No estaba en condiciones de encontrar una manera de calmarse. Atrapada en su propia desesperación, incluso se olvidó de Cora, que aún estaba en la sala viendo la película. Y con un enorme pesar en el corazón, Cassie caminó sin rumbo y sin prestarles atención a las personas ni a las cosas a su alrededor.

De repente, se detuvo ante el inesperado sonido de su teléfono celular. Alguien la estaba llamando.

Sin embargo, la canción que había puesto como tono de llamada la distrajo nuevamente, por lo que en lugar de contestar de inmediato, dejó que el teléfono continuara sonando hasta que la persona que llamaba colgó. Luego, lo sacó lentamente para averiguar de quién se trataba.

Era el número de Cora.

Enseguida, Cassie recordó que esta todavía la estaba esperando en la sala, por lo que inmediatamente le devolvió la llamada.

"Cassie, has tardado mucho en el baño, ¿te encuentras bien? La película acaba de terminar, ¿dónde estás?", dijo Cora, preocupada y al borde de las lágrimas, ya que temía que Cassie hubiera sido secuestrada nuevamente.

Ante esto, Cassie se mordió el labio, sintiéndose culpable por preocupar a su amiga. Inmediatamente, le ex

mó emocionado: "¡Cassie!".

Por su lado, Cassie, estaba tan cansada que decidió descansar un rato; y mientras se frotaba las piernas y los pies, oyó una voz familiar. Al principio, pensó que solo se estaba imaginando cosas, hasta que un par de fuertes brazos la levantaron.

"¡Jordan!", gritó ella sorprendida cuando vio la cara del hombre.

Era la persona que menos esperaba ver en ese lugar y momento.

"¿Qué te ha sucedido? ¿Estás bien?", le preguntó él, angustiado y sin poder dejar de mirarla con preocupación.

Cassie sacudió la cabeza, sin saber cómo explicarse. De hecho, Jordan era la última persona que quería ver. Sin embargo, irónicamente, era él quien apareció para ayudarla.

"Cora me llamó hace unos momentos, preocupada de que pudieras estar en problemas, así que vine tan rápido como pude. No te ves nada bien, déjame llevarte al hospital". El silencio de Cassie, sumado a la ansiedad que Jordan había sentido durante todo ese rato, hizo que este se desesperara; tanto, que estaba a punto de tirar de su mano.

Sin embargo, Cassie la retiró rápidamente para evitar que la tocara. Luego, sin decir palabra alguna, se dio la vuelta con la intención de alejarse. Pero justo en el momento en que levantó el pie para dar el primer paso, un dolor agudo le subió por las piernas y provocó que su cara se retorciera de agonía.

"¿Te has lastimado los pies?", le preguntó el hombre, al mismo tiempo que bajaba la mirada para revisarlos. Se dio cuenta enseguida de que los tenía hinchados. Aunque ella llevaba sandalias, podía ver que sus dedos no solo estaban hinchados, sino que también estaban rígidos y llenos de sangre.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir