ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1395 Una habitación vacía

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11037

Actualizado: 2020-03-29 01:01


El hombre tatuado estaba demasiado ansioso como para quedarse mientras observaba a varias personas a lo lejos que caminaban hacia la cabaña, su corazón comenzó a palpitar y el miedo se aferró a él. En este punto, el captor no tenía mucho tiempo para dudar, tenía que escapar lo más rápido posible, de lo contrario, su identidad quedaría expuesta o peor aún, sería atrapado con las manos en la masa. El tiempo era esencial y el hombre sólo tenía algunos minutos para huir, al final decidió no matar a Shirley como Jim le había ordenado, él sabía que no lograría salir de allí si tuviera que llevársela así que corrió hacia la puerta trasera, la abrió de un puntapié y se echó a correr.

El sonido de unos fuertes pasos se escuchaba cada vez más cerca, para entonces, Shirley suponía que sus padres debían haber encontrado su ubicación y ahora venían a rescatarla. El comportamiento del hombre tatuado explicaba mucho, lo que ayudó a la pequeña a probar su suposición, incluso ante el miedo y la incertidumbre, ella trató de mantener la calma. Por la inquietud de su captor, la niña sintió que él estaba demasiado ocupado buscando una salida como para prestarle atención, así que ella intentó no llamar demasiado su atención ni arriesgar su propia seguridad.

Una vez que el hombre tatuado desapareció sin dejar rastro, el rostro de Shirley se convirtió en el reflejo del miedo y la emoción, las lágrimas de alegría brotaron de sus ojos y esta vez les permitió escapar y rodar por sus mejillas.

Cuando varios hombres irrumpieron en la cabaña, vieron a una niñita llorando, sentada sola en el suelo con las manos atadas a la espalda con una soga, su rostro estaba cubierto de mugre y sus ojos estaban rojos e hinchados.

Shirley observaba mientras los hombres la rodeaban pero ninguno de ellos se parecía a su padre, todos llevaban trajes negros idénticos y parecían robots, inexpresivos y algo mecánicos en su comportamiento, la niña no sabía qué hacer con ellos y su repentina llegada no la hizo sentir segura en absoluto.

A Shirley le resultaba difícil enfrentar la verdad, un momento atrás había pensado que este terrible episodio de su vida pronto terminaría cuando comenzó a escuchar los múltiples pasos. La niña ya se había imaginado en los brazos amorosos de su madre pero ahora le parecía que todo era sólo una triste fantasía delirante en su cabeza, los hombres de negro que estaban frente a ella parecían aún más terroríficos que el hombre tatuado que la vigilaba antes.

El cuerpo de Shirley temblaba de miedo y los miraba llena de temor, la niña se sentía como una gacela indefensa que estaba separada de su madre y que ahora se encontraba atrapada por un grupo de leones hambrientos. Los pensamientos negativos seguían llegando a la mente de la pequeña, el sudor frío cubrió todo su cuerpo y ella sintió que su corazón estaba a punto de explotar.

Un hombre alto y tosco intentó acercarse a Shirley de una manera muy cautelosa, se llamaba Benjamin y era quien estaba a cargo del grupo. A juzgar por la forma en que la pequeña lo miraba, Benjamin entendió que la niña todavía estaba perpleja, así que decidió tranquilizarla antes de hacer cualquier intento repentino de acercarse a ella, los demás observaron todos los rincones de la habitación tratando de encontrar las huellas dejada

viera en peligro, para Leila él sería el responsable de cualquier cosa que le sucediera a la pequeña, a fin de cuentas, todo lo que el hombre quería era el bienestar de la niña.

Por fortuna, Benjamin llegó a la conclusión de que probablemente Shirley tenía fiebre. 'Quizás ella cayó inconsciente debido al agotamiento, eso no debería ser un gran problema', se dijo esperanzado. Después de varios segundos, Benjamin suspiró profundamente y respondió: "No pasa nada, la niña sólo tiene un poco de fiebre, primero llevémosla al hospital".

El conductor asintió con la cabeza y no preguntó más, tan pronto como Benjamin y sus hombres entraron, el chófer no perdió ni un segundo más para dar la vuelta al auto antes de irse rápidamente al hospital más cercano.

"Por cierto, dado que vamos al hospital, es posible que debamos mostrar nuestras tarjetas de identificación y también las de la pequeña, eso podría exponernos... ¿qué es lo que debemos hacer si eso pasa?", un hombre preguntó desde el asiento trasero.

"Bueno, si eso sucede, diremos que somos su familia, el doctor no preguntará demasiado, ¡no te preocupes!", Benjamin respondió con certeza.

Todos se quedaron callados asegurados por las palabras de su líder, mientras que Shirley se movía con inquietud y a veces dejaba escapar un gemido de incomodidad.

Diez minutos más tarde

Fuera de la cabaña, el sonido de un auto frenando irrumpió el silencio, un coche se detuvo e inmediatamente Charles saltó y corrió al interior del lugar.

De su camino hacia la choza, Charles condujo su automóvil tan rápido como pudo, había perdido la cuenta de cuántas veces tuvo que rebasar otros coches y pasarse los altos. Él conocía los riesgos y lo hizo de todos modos, después de todo, la vida de su hija estaba en juego con cada segundo que pasaba.

Charles abrió la puerta de una patada una vez que se acercó a ella, él pensaba que finalmente vería a su querida Shirley, pero para su decepción, cuando miró adentro no encontró nada más que una habitación vacía. En el piso sólo había un montón de cenizas y colillas de cigarro, cuando Charles miró a su alrededor, lo único que encontró fueron algunos trozos de cuerda hechos un desastre.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir