ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1402 ¿Por qué no saco provecho de esta oportunidad

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 12230

Actualizado: 2020-03-31 00:02


Sheryl no pudo evitar sentirse profundamente sorprendida por lo que Cassie acababa de decir, y sin pensarlo dos veces se opuso: "¡Oh, Cassie! ¡Deja de decir esas cosas! ¡Me alegra mucho hablar contigo! ¡Y más aún que compartas tus problemas conmigo! Si tienes tiempo, ven a visitarme, ¿de acuerdo? ¡Es muy aburrido estar sola aquí!". Mientras hablaba, Sheryl miraba a Cassie con honestidad y bondad.

"¡De acuerdo! Entonces, vendré tan pronto como esté libre", prometió Cassie, con una sonrisa en el rostro. Después de haberse desahogado de esa manera, Cassie sentía que se había esfumado gran parte del peso que había mantenido en su corazón.

Sin embargo, volvió a pensar en Nick, y todos los recuerdos la angustiaron. Desesperada, sentía una punzada en el corazón, por lo que se lamentó: '¡Qué cruel puede ser Nick! ¿Por qué me ha hecho tanto mal? ¡Dios mío, por qué! ¿Es que acaso hice algo que lo ofendió y ahora tengo que sufrir para redimirme?'.

En Dream Garden

Melissa y Leila regresaron juntas a Dream Garden. Estaban silenciosas y parecían distraídas; al entrar por la puerta, Leila comenzó a temblar de miedo. Sin previo aviso, sus pies se debilitaron al punto que parecían de gelatina, por lo que tuvo que reunir todas sus fuerzas para sostenerse y apoyarse contra la puerta. Todos sus intentos fueron en vano, ya que inevitablemente se dejó caer al suelo.

Por su frente se deslizaban enormes gotas de sudor, y su rostro estaba pálido como la leche. Leila mantenía la cabeza baja, evitando así la mirada persistente de Melissa. El miedo se había apoderado de sus pensamientos.

Sin embargo, Melissa se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, y no pasó por alto la estupidez y la cobardía de Leila. Aunque Melissa no podía ver el rostro de Leila con claridad, se quedaba mirándola fijamente. Sentía un enorme desprecio por ella. '¿Cómo es que le di mi confianza a esta tonta mujer?', pensó, irritada.

Por su lado, Leila estaba completamente ocupada por sus sentimientos de frenesí e indefensión, así que no le prestó demasiada atención a la presencia de la anciana. Para ella, enfrentarse a la ira de Melissa era insignificante en este momento. Además, no podía dejar de pensar en las palabras que había escuchado en la sala de Sheryl.

'¿Qué debería hacer ahora? ¿Cómo puedo escapar de este desastre?', pensó, desconcertada por todos esos desfavorables acontecimientos que le ocurrían. Por mucho tiempo se sintió excesivamente confiada debido a que Melissa estaba de su lado. Sin embargo, después de descubrir que Sheryl ya empezó a sospechar de ella, concluyó que era completamente posible que Charles también dudara, y esta posibilidad la enloqueció. Tarde o temprano, Leila tenía que aceptar con pesar, Charles iba a seguir el instinto de su esposa y, eventualmente, descubrir la verdad. Era solo cuestión de tiempo para que Leila cosechara lo que había sembrado.

Leila estaba total y completamente aterrorizada; tanto, que comenzó a lamentar su imprudente decisión. A pesar de que tenía merecido sufrir las consecuencias de sus propias acciones, ella todavía intentaba negar su error y culpaba de todo a Sheryl. Con este estado de ánimo consumiéndola lentamente, maldijo en su mente: '¡Te odio tanto, Sheryl! ¡Nada de esto habría pasado si no hubiese sido tan confiada y orgullosa! ¡Arruinaste todos mis planes, perra! ¡Y tu actuación inocente fue demasiado ingeniosa! Pero ten claro una cosa, si toco fondo, te arrastraré conmigo'. Pero la ansiedad rápidamente reemplazó toda su ira cuando pensó: 'Si Charles descubre la verdad y se entera de todo lo que he hecho, ¿pensará que soy una mujer malvada? ¿Qué sucedería si nunca me p

ncero, jamás me imaginé lo mucho que me iba a costar conseguir a esta pequeña niña! ¡No tienes idea del esfuerzo que tuve que hacer para localizarla!", dijo Benjamin con ahínco, presumiendo de su arduo trabajo.

Esta buena noticia trajo una oleada de felicidad a Leila. La tristeza que había sentido desapareció por completo; e, incluso, le era difícil contener la emoción. Después de mucho tiempo, por fin sus problemas parecían estar resolviéndose, lo que la calmó un poco. ¡Toda la tristeza que había consumido su corazón se fue sin dejar rastro!

'¡No puedo creer que finalmente encontré a Shirley! Solo Dios sabe que he estado bajo mucha presión, ¡sin contar el miedo que me provocaba la posibilidad de que algo malo le sucediese! Si eso hubiese pasado, podría haber terminado en la cárcel. ¡No puedo creer que casi cometo un error que me arruina la vida!', pensó Leila mientras daba un profundo suspiro de alivio.

"¡Oh, eres tan confiable e infalible como siempre! ¡Por eso te pedí ayuda! ¡Me siento tan afortunada de tener un amigo como tú! ¡Gracias, Benjamin, eres el mejor amigo!", le agradeció Leila, emocionada, con todo su corazón. Después de todo, no era poca cosa lo que había logrado. Aparentemente, Benjamin se sintió absorto y halagado por las dulces palabras de Leila, y no podía dejar de sonreír.

Pero, a decir verdad, Leila no podía esperar para pedirle a Benjamin que se reunieran en un sitio acordado. Antes de enviar a Shirley de regreso, quería comprobar en persona que se trataba de ella, y que se encontraba bien.

Mientras puso la mano en la manija para salir, recordó de repente lo que Charles había dicho. Ahora que sabía que Charles había comenzado a sospechar, Leila creía que este ya no volvería a pensar bien de ella; e incluso si le llevaba a su hija sana y salva, este podría no sentirse agradecido, sin pensar qué pasaría si descubría que ella fue la responsable de su secuestro. Sin duda alguna, y tal como había pensado antes, si Charles descubría la verdad sufriría las consecuencias.

'¿Debería devolverle a Shirley en este momento tan crítico? ¿Y si...?', comenzó a reflexionar Leila. De repente, se le ocurrió una idea.

'Si traigo a Shirley de vuelta, básicamente no ganaré nada. ¿Por qué no saco provecho de esta oportunidad que tengo entre manos? ¡Quizás Shirley me sirva para hacer que Charles me perdone! ¡Qué idea tan brillante!', pensó Leila, con una gran sonrisa en el rostro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir